martes, 7 de septiembre de 2021

TRILOGIA DE LAS TRES PRIMAS, NÚMERO 3: BLANCAFLOR Y LOS TRASTÁMARA

 


Cuenta nuestro investigador Anacleto Matero, de la Academia de la Historia Jamás Demostrada que hay una tierra en la Península Ibérica rodeada de altísimas montañas donde ni los godos, visigodos y ostrogodos que llegaron por allí, ni los romanos, hollaron jamás con sus embarradas sandalias. Testigo fue aquella inhóspita tierra en los tiempos anteriores incluso al hilo negro, de un hecho insólito e irrepetible que acabó en una celebración espectacular y cuyas consecuencias aún se sufren. De hecho, costó una dinastía entera de nobleza, reyes y reyas (perdón, reinas).

 

Cuenta el sabio investigador que aquel potente pueblo virgen de sangre extranjera, vivía entre dichas altísimas montañas, casi inexpugnables, al norte de la península con el gélido mar del norte a sus pies. Apenas labraba la tierra porque sandías, cebollas, uvas y demás piezas redondas, rodaban ladera abajo cuando estaban maduras, perdiéndose en los inmensos ríos y en el mar, a poco que se descuidaran. Así que se acostumbraron a los frutos secos, el escaso vino de alguna cepa enana y el pescado que podían pillar desde la orilla pues no se adentraban en el agua ya que habían llegado a la conclusión casi científica, de que haciéndolo, se mojaban. La carne la obtenían cazando algún jabalí que no corría lo suficiente. También en los inclinados huertos y con mucho ingenio obtenían algunas verduras de hoja y criaban vacas perfectamente adaptadas a las cuestas de las montañas: las había paticortas del lado derecho y paticortas del lado izquierdo, lo cual que unas miraban siempre al norte y otras siempre al sur.

 

Pero esto no era vida. Así que los señores de aquellas tierras, reunidos con otros señores de aquellas mismas tierras, pero de un poco más allá, decidieron nombrar un rey que casara con una reina y tuvieran un hijo, príncipe valiente, que fuera a buscar una solución allende las altísimas e inexpugnables montañas. Debía ser joven, fuerte y casadero con una mujer joven, fuerte y casadera ¡de raza! La asamblea se celebró bajo el Tejo milenario y tras largas horas de discusiones con argumentos y razones mil, llegaron a un acuerdo que reflejaron en un Acta que nuestro agente Anacleto, ha conseguido. Lo reproducimos a continuación íntegro, coma más, coma menos:

 

“- ¿Kas ká? -comienza diciendo el anciano que preside.

 

- Tá, bai -responden los asistentes como conclusión final.”

 

Así pues, eligieron a Urtancholabarríatxotorena (Kepa para los amigos), el más aguerrido, que casó con las más aguerrida, Karkatabundatxekao (Maitechu entre las amigas) y tras varios partos, por fin nació el niño, aunqueeee… ¡¡esmirriado!! Nadie se lo podía explicar, lo achacaron a Dabura, la bruja mala esposa del diablo, pues ellos, que se sentían el pueblo escogido por los dioses, estaban maldecidos por el perverso de los perversos. "Hasta aquí hemos llegao" dijo Urkuku, el brujo de la tribu, "Esmirriao casará con una hija del diablo y así tendrá que dejar de perjudicarnos, seremos sus nuevos parientes". Pero por más que le invocó con sus ritos tribales acompañado de reggaeton, el del averno no se dignó acudir a la cita, por lo que decidieron mandar a Esmirriao en misión a sus dominios "si el diablo no viene a la montaña, será la montaña quien vaya al diablo" (frase que en siglos posteriores fue un tanto modificada, pero cuya autoría es de Urkuku). Al muchacho le faltaba valor y salud, por lo que se quedó a poco del lugar, escondido y llorando en una cueva. Necesitaba un empujoncito.

 

Y la ayuda apareció. Magoa, la bruja buena, se presentó en forma de una gran luz lechosa que iluminó la noche y entró en la cueva, su dulce voz femenina le dijo “Esmirriao, yo te ayudaré” y lo elevó por los cielos trasladándolo hasta una poza de aguas cristalinas, rodeada de las más coloridas flores y verdes arbustos, como él jamás había imaginado que existiera (además que en el interior de las montañas no había ni de lejos cosas tan bellas). Allí se bañaban tres pibonazos en pelota picada, y como el agua ya he dicho que era transparente, a “Esmirriao” se le salían las pupilas de los ojos mirando cosas tan bellas como aquellas que, por supuesto, tampoco había en el interior de sus montañas: pieles blancas, torsos redondeados, pechos turgentes, figuras esbeltas, pelo brillante… ¡O sea, que se enamoró! De las tres, pero sobre todo de una en concreto.

 

- ¡Ofú hermanahs, ya tenemo otro mirón azomao a los liriohs!, ¡mi armaaaaa, que te ze van a caé lo ojho de tanto abrilooo! -dijo una de ellas.

 

Ella era, la que gritaba, la más blanca y radiante, bella como la primera flor de primavera, por lo que Esmirriao la llamó Blancaflor ¡mira qué original! Lo que no sabía Esmirriao es que las tres eran las hijas del diablo y que, bajo su aparente belleza, ocultaban la más absoluta entrega a la maldad imbuida por el padre desde su nacimiento. Así, podían transformarse en sirenas, walkirias o lo que hiciera falta para arrastrar el alma de los incautos hasta el infierno. Esmirriao como loco se declaró, ella lo rechazó, él insistió, ella lo insultó, las hermanas se partían el pecho de la risa, él llegó al éxtasis y entonces… la pequeña, que era la más lista y desde hacía tiempo se olía que ella iba a heredar una cerilla usada el día que el padre abdicara, perdiendo el reino, el título y tal vez fuera enviada a cualquier cenagal como bruja fea con verruga peluda y todo en la nariz, se lo pensó, porque a fin de cuentas el muchacho era un Príncipe y…

 

- Mi querio Ezmirriao, zoy Infanta de un Gran Zeñó, aunque no Prinzesha, como me guztaría, zi tu me prometehs… -dijo la muy sibilina poniendo ojhitoz, digo ojitos.

 

- Eso te lo gesuelvo yo en cuantico nos pgometamos y, de que yo sea Guey, tu segás mi Gueina -nótese que no se trata de un defecto al hablar fruto de los nervios, sino que el pobre sumaba a todo lo dicho, un problema con la egue, digoooo con la erre.

 

Así las cosas, el diablo, trastocado con bata de cola y corona de oro para la ocasión, le dijo al Esmirriao cuando éste acudió a pedir la mano de Blancaflor.

 

- Muy bien me parece que te guste mi niña, pero yo no voy a dar su mano a un cualquiera ¿de qué vive tu reino? ¿qué tiene? ¿qué me puede aportar? -el pobre muchacho se rascaba la cabeza sin saber qué decir, leña no faltaba, y algún jabalí o vaca que comer tampoco, el vino era escaso y lo demás… Pero Blancaflor que era tan lista como su progenitor, se adelantó:

 

- ¡Oh, mi zeñó padre! El Prínzipe eztá nerviozo y no azierta, pero yo zé que eze reino tiene grandehs extenzionehs de zerealehs y de videhs, ricaz y frezcahs huertaz y granjaz de animalehs muy variadoz, azí como inmenzohs bozquehs rebozantehs de caza… ¡Ah, y comerzia con las gentehs que zacan el oro de lahs montañahs y lo embarcan en el eztrecho, mi arma!

 

- ¿Ah, sí? -respondió el padre, sabedor de la verdad- pues yo lo tendría que ver antes con mis propios ojos ¿a qué estamos, a martes? Pues el viernes visitaré tu reino y acordaré con tu padre el rey Kepa los términos de la boda.

 

A Esmirriao le empezó a sudar el cogote y los calzones se le escurrían al suelo con el temblor de las canillas ¿cómo iba a conseguir crear esos campos, huertas y granjas? Blancaflor sonrió y se lo llevó de la mano al jardín “no zeahs puzilánime, Ezmirriao, que entre Magoa y yo mizma, lo vamohs a conzeguir.”

 

Y llegó el viernes y acudió el diablo disfrazado de rey. Y se encontró con unos interminables campos de cereal y de vides antes de llegar a las montañas, bien sabía él que allí no había nada, pero calló. Un camino que ni él conocía, se adentraba por una garganta entre las altísimas montañas. Esmirriao estaba tan alucinado como el propio diablo, pero callaba, aquejado de una afonía que lo tenía mudo de la sorpresa.

 

- Aitá, ¡no veas qué campos de cereal y vides tenemos pasado el monte Támaga! -dijo a su padre tras las correspondientes presentaciones, el cual le miró displicente “se me ha vuelto orate” pensó.

 

- ¿Támaga? -preguntó el rey Kepa, pero enseguida se dio cuenta - ¡Ah! Támara, claro. O sea, que tenemos campos tras Támara, pues mandaré un rey allí… ¡Enriqueeeeee, calienta que sales a jugar! -Y sacó una botella de un licor blanco con el que brindaron por el buen acuerdo y el nuevo reino y formaron una juerga con flamenco y tal, que duró tres días de borrachera.

 

Y así fue como se inició la dinastía al otro lado de Támara, o sea, tras Támara. O eso dice nuestro don Anacleto, que de ahí surgieron los Trastámara. De hecho, una heredera de Esmirriao y Blancaflor llamada Blanca Garcés, casó con un heredero del tal Enrique (aunque eran primos, inauguraron la costumbre de hacerlo entre ellos por temas de las herencias, ya sabéis, menos impuestos y no se divide tanto la hacienda), pues bien, el propio rey tomó el licor blanco que bebía la familia en las grandes celebraciones y lo llamó Blanca en honor a la abuela e iniciadora de la saga.

 

- ¿Blancaaaaa? ¿de qué? -le interrogó su esposa que estaba algo mosca con las constantes cacerías que se marcaba el monarca heredero homónimo en El Pardo.

 

- ¡De Tabarra! 

 

- ¿Y eso?

 

- ¡La que me estás dando, mujer!

 

Famosa también fue otra “Blanca” hija de Sancho de Navarra y Sancha de Castilla, de donde viene el famoso dicho “Sancha es Castilla” por que le prohibió a su Sancho hacer uso del licor de Blanca, al cual se aficionó en exceso, hasta que un día el monarca se enfadó y dijo aquello de “si Sancha es de Castilla, Blanca es de Navarra” y sus seguidores gritaron “¡Blanca de Navarra! ¡Blanca de Navarra...!” y se pusieron todos a beber como unos cosacos peninsulares. La nombrada, que no aguantaba las trifulcas familiares, habló con sus primas Blanca Nieves y Blanca Paloma (la Cenicienta) que se habían montado un chiringuito financiero por algún lugar de Europa y les iba genial con el negocio, se largó en su busca, pero al pasar por Champaña conoció a un joven que luego resultó ser rey del lugar y se casaron; su hermana que se olió el percal hizo un Erasmus en Inglaterra y conoció y se casó con Ricardo Corazón de León. 

 

El gen de la diablesa Blancaflor dirigía la existencia de las herederas pues otra, Blanca de Évreux, casó con el rey de Francia. Hasta que una de ellas, imbuida por las nuevas ideologías que cruzaban el viejo continente dijo: “ya no nos va ser reinas consortes ¡nosotras reinamos, nosotras decidimos! ¡igualdad y empoderamiento, mujeres a la Corona, joder!!”. Así, Blanca I de Navarra, reina consorte de Sicilia hasta entonces, asumió el reino al que dio el nombre de Navarra que pasaría a su hija, Blanca II de Navarra, pero el diablo, que no paraba de enredar, malmetió hasta que por culpa de un crimen fraternal nunca aclarado, unas leyes que dicen que venían de los tiempos de Matusalen… en fin, que la Corona paso a cabeza masculina y hasta mucho tiempo después, no volvió a una cabeza femenina, una tal Juana, creo, pero eso ya es tema para otra investigación.

 

Al menos de todo ello, nos quedó el licor, eso sí. ¡Chin chin!




@ 2021, by Santiago Navas Fernández



Con esta tercera parte se cierra la Trilogía de las tres Primas Blanca, si quieres leer las otras, aquí tienes los enlaces:


Número 1: LA VERDADERA Y FANTÁSTICA HISTORIA DE BLANCA NIEVES. Leer aquí.


Número 2: BLANCA PALOMA "LA CENICIENTA", leer aquí.



martes, 31 de agosto de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES EN MADRID LII: VALDEACEDERAS, UN PASEO POR EL TETUAN DE LOS JARDINES.


Nos encontramos en el barrio donde nació Tetuán de las Victorias como tal, actual distrito de Tetuán. Valdeacederas es el nombre que recibía la actual calle del Capitán Blanco Argibay, descendía desde la Carretera de Francia hacia la cuenca más baja, quizá agrupando a inmigrantes que trabajaban en las huertas junto a los arroyos que allí había, lejos de los Altos de Tetuán. Su importancia fue tal que cuando por fin se decidieron a llevar el metro dese Tetuán hasta Plaza Castilla, sesenta años después de su inauguración, dejaron una estación intermedia con el nombre de Valdeacederas. El caso es que la calle es una de las más comerciales, petada de pequeñas tiendas conserva aún algo de su tipismo de casas bajas en una remodelación continua, incluido su ensanche y un cierto arbolado en alcorques, lleva camino de ser un gran barrio moderno. Valdeacederas tiene sus límites desde la calle Pinos Alta hasta la calle Marqués de Viana y el PARQUE AGUSTÍN RODRIGUEZ SAHAGÚN completo (incluido el Camino del Chorrillo) junto con la calle Bravo Murillo y la de Sinesio Delgado, incluyendo un buen tramo del paseo más sinuoso de Madrid.

viernes, 27 de agosto de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES EN MADRID LI: ALMENARA-VENTILLA, UN PASEO POR EL TETUAN DE LOS JARDINES.



Este barrio tiene su frontera interna en la calle de Pinos Alta, a pesar de que en realidad, las características urbanísticas se conservan similares a las del vecino barrio de Valdeacederas y solo notamos un cambio según nos acercamos a la Avenida de Asturias, espina dorsal de la profunda transformación que duró 25 años a finales del siglo pasado. El nombre de "Almenara" identifica el fuego que se encendía como señal en las atalayas árabes, pero en este caso se aplica a un barrio que incluye La Ventilla, otro espacio con identidad propia que comprende una zona al extremo del distrito que adquirió su nombre por una Venta o Ventilla que existía al paso de la Carretera de Francia. Por eso en el título, saltándome las normas he puesto el nombre de ambos, que es a lo que mi entender corresponde. Es cierto que en la historia del antiguo distrito había un lugar que se le conocía como "la almenara del Obispo", un aliviadero de agua del Canal de Isabel II que hoy ha quedado dentro del PARQUE RODRÍGUEZ SAHAGÚN y del cual queda el recuerdo según vimos en el recorrido por el tal.

lunes, 23 de agosto de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES EN MADRID L: CASTILLEJOS, UN PASEO POR EL TETUAN DE LOS JARDINES.


Bravo Murillo gira en busca de Plaza de Castilla y al encuentro del Paseo de la Castellana, acotando el mapa del barrio en forma de cuña. El origen de Bravo Murillo es la antigua Carretera de Francia, cuando ni la Castellana ni la Plaza de Castilla existían, sólo había dos caminos que partían hacía Chamartín de la Rosa y Fuencarral. En nuestro paseo, lo primero que vemos es que la estructura de las casas del entorno de General Perón-San Amaro, continua en Castillejos hasta casi la calle de Sor Ángela de la Cruz que, ésta sí, marca una clara diferenciación urbanística y no la calle de San Germán.

miércoles, 18 de agosto de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES EN MADRID XLIX: CUATRO CAMINOS, UN PASEO POR EL TETUAN DE LOS JARDINES.

 

Un buen punto para iniciar esta visita es la glorieta de Cuatro Caminos y más en concreto la calle de los Artistas ¿no os sugiere ese nombre multitud de cosas? a mi me encanta. Este va a ser nuestro paseo por estos dos barrios de Tetuán, Cuatro Caminos y Castillejos, que se ubican uno a continuación de otro entre la calle de Bravo Murillo y el Paseo de la Castellana como el cuerpo de una lanza cuya punta acaba en la Plaza de Castilla. Entre ambos barrios, juntan la mayoría de parques, jardines y zonas de ocio del distrito, ya visitados en anteriores paseos, tal y como expliqué en el artículo referido a dar algunos apuntes antes de iniciar esta mini serie (volver a ver aquí), por lo cual nos los vamos a saltar siguiendo con la costumbre de este blog de no repetir recorridos. Podemos señalar las calles Dulcinea o Aviador Zorita como una frontera entre los dos mundos tan distintos, hasta su final en la avenida del General Perón, y luego continuar por la calle de la Infanta Mercedes hasta el Triángulo de Oro, cerca ya de la Plaza de Castilla.

viernes, 13 de agosto de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES EN MADRID XLVIII: BELLASVISTAS Y BERRUGUETE, UN PASEO POR EL TETUAN DE LOS JARDINES.



BELLASVISTAS

La antigua Casa de Socorro de San José y Santa Adela se ubica en la esquina de la Avenida de Pablo Iglesias con la calle de la Reina Victoria (en referencia a la esposa de Alfonso XIII, la cual tuvo tanto que ver con la existencia de este lugar), en un extremo del distrito de Tetuán y, en concreto, del barrio de BellasVistas. Desde ahí vamos a partir en nuestro paseo. El edificio citado, configura actualmente el Hospital de la Cruz Roja junto con otros edificios cercanos y una ampliación que hay haciendo esquina con la calle Castillo Piñeiro; su interesante historia la conocimos en nuestro recorrido por "el canalillo" (ver aquí), a su lectura me remito. Por cierto, dicha calle lleva los apellidos del doctor Eduardo Castillo Piñeiro, albacea de la fundadora de la institución, doña Adela Balboa, que tiene su calle también perpendicular al mencionado. Dentro del viejo edificio, existen unos jardines muy coquetos donde tomar un respiro de paz. A su espalda comienza la calle del Doctor Federico Rubio y Galí (Puerto de Santa María, 1827- Madrid, 1902), médico notable cuya biografía podemos repasar aquí y sin relación directa con el Hospital, que hoy ya es uno más de la red de hospitales públicos aunque lo seguimos llamando de "la Cruz Roja".

domingo, 8 de agosto de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES DE MADRID XLVII: DEL TETUAN DE LAS VICTORIAS AL TETUAN DE LOS JARDINES, UN SUEÑO POR ALCANZAR


Vamos a dedicar algunos artículos al distrito de Tetuán aprovechando que vivo en él y casi, casi nací aquí. Lo vamos a recorrer por barrios en sucesivos artículos que irán saliendo tras este. En ellos veremos zonas no visitadas en otros recorridos anteriores, aunque haré referencia a los ya publicados. Pero antes de echar a andar, quería decir que existen verdaderas montañas de información sobre Tetuán: blogs, libros, vídeos... así que lo que pretendo es trazar unos recorridos para presentaros el distrito, dar a conocer algunos lugares importantes y saber de la existencia de parques y jardines de su entorno, sobre los cuales ya veremos la particularidad   que tiene Tetuán. Pero antes de nada, voy a hacer una nota introductoria de la historia (abreviada, por supuesto) y circunstancias que ha contribuido a que todo esto existe y sea mi lugar de residencia.



lunes, 26 de julio de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES DE MADRID XLVI: PARQUE JUAN CARLOS I (4 de 4): DE PIRÁMIDES, RUTAS, AGUA Y OTROS.


Acabada la senda, antes de seguir, hay que referirse a unos montículos que nos hemos encontrado y seguiremos viendo en nuestras rutas por el parque, entre todos destacan unos en concreto que son más llamativos por su elevación: LAS PIRÁMIDES, usadas en algún caso como pedestal gigante para la exposición de una escultura, en total son cinco estructuras numeradas según la costumbre romana, del I al V, de origen artificial creadas usando la tierra retirada para hacer el Lago y la Ría con sus dos estanques, Sur y Norte. La III y la IV están dentro del Anillo central y el resto, son externas.

martes, 20 de julio de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES DE MADRID XLV: PARQUE JUAN CARLOS I (3 de 4): LA SENDA DE LAS ESCULTURAS.

 

En la rotonda de don Juan de Borbón, abuelo del actual rey, encontramos un monumento que forma parte de LA SENDA DE LAS ESCULTURAS con el número 1, así figura en el cartel que encontraremos dentro del propio PARQUE DE JUAN CARLOS I. Esta es la entrada principal del recinto y es por donde vamos a empezar hoy; por cierto, que hay un gran aparcamiento gratuito que es bien aprovechado por los propios visitantes y por los que van a trabajar a los edificios de enfrente, eso sí, tener en cuenta que es parte del Parque y por tanto, tiene horarios limitados.

jueves, 15 de julio de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES DE MADRID XLIV: PARQUE JUAN CARLOS I (2 de 4): LA ESTUFA FRÍA Y EL JARDIN DE LAS TRES CULTURAS.



La ESTUFA FRÍA se encuentra dentro del Anillo Central, junto a la Ría y la plaza Central, a un tiro de vista del Jardín de las 3 Culturas, por un camino que viene  recto desde el Pórtico principal por el Paseo de los Cipreses. Fue construida en 1996 por los mismos arquitectos que hicieron posible el Parque. La idea era crear un centro abierto de iniciación a la botánica, un jardín climatizado didáctico donde el visitante se adentrase entre la vegetación mediterránea. El problema es que se dejó un poco de la mano de la madre naturaleza a partir de su inauguración en 2001, por lo que siete años después, "la selva" tuvo que ser restaurada. Hoy día se encuentra un poco triste tras el paso de Filomena, que también ha dejado su huella aquí. No obstante, hay que saber que consta de doce espacios diferenciados que recorrer a lo largo de unos agradables paseos; desde un jardín japonés, pasando por las plantas acuáticas, palmeras, zona de bosque de ribera, cítricos, etc. según vemos en el plano que hay a la entrada y que reproducimos encima de este texto. Ya el edificio de por sí llama la atención desde lejos al ver asomar del suelo e ir creciendo unas ruedas dentadas que en realidad son la parte alta, el tejado de un edificio de estilo post industrial en su estructura abierta para dejar pasar los rayos del sol y el aire, por eso se llama fría, porque carece de calefacción artificial, se templa porque está excavada contra el norte sobre el terreno y así recoge el calor natural, mientras unos aspersores procuran la humedad necesaria en sus 4.000 m2. No te puedes perder el mirador sobre la Ría junto a la entrada sobre la plaza Central, una explanada artificial de hormigón con unas escaleras a modo de graderío que permiten subir a la Estufa.

sábado, 10 de julio de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES DE MADRID XLIII: PARQUE JUAN CARLOS I (1 de 4): EL OLIVAR DE LA HINOJOSA Y EL CAMPO DE LAS NACIONES.

Con motivo de la celebración en 1992 de "Madrid Ciudad de la Cultura" se inauguró el PARQUE DE JUAN CARLOS I, dotado de unas asombrosas cifras: 160 hectáreas de extensión, 30.000 m2 de lago artificial, una Ría de casi 2 km de longitud comunicando dos estanques (Norte y Sur), un Anillo circular de 3 km, paseos señalados por más de 13 kilómetros, el JARDIN DE LAS TRES CULTURAS dedicado a las tres civilizaciones inducidas por las tres principales religiones monoteístas de occidente, una ESTUFA FRÍA con más de 200 especies distribuidas en 12 zonas diferenciadas, 19 monumentos en el mayor museo al aire libre completado con otros 3 más añadidos posteriormente (y otras propuestas arquitectónicas), un auditorio con capacidad para más de 9.500 asistentes (lamentablemente cerrado), 21 hectáreas que conservan un olivar del siglo XVIII con más de 2.800 ejemplares, que son el origen de esta gran finca, entre otros detalles y servicios que vamos a visitar con detalle, por lo cual dividiremos en varios artículos su gran extensión y variedad.

miércoles, 30 de junio de 2021

SERIE PASEOS Y JARDINES DE MADRID XLII: CUANDO LA CASTELLANA SE ACABA PERO EL ARROYO SIGUE.


El arroyo del Carcavon fue un río de extremos, prácticamente existía sólo cuando había grandes lluvias recogiendo las aguas en una vaguada que hoy, más o menos, es el eje Castellana-Recoletos-Prado. Nacía en algún punto más cerca del Hipódromo que de otra cosa y era el causante de charcos y barros; en sus tiempos lamía las tapias del Retiro, pero porque éste era mucho más extenso que ahora; y a partir de Atocha se precipitaba hacia el Manzanares arrastrando lo que otros pequeños afluentes iban sumando. Fue Carlos III el primero en soterrarlo, a pesar de lo cual, en algunas imágenes del Prado, cuando era el lugar de paseo oficial donde ir a mostrarse, se ve una acequia que, además, se usaba como desagüe. Recibió el nombre de Castellana a partir de la Fuente del Obelisco ya mencionada en anteriores artículos, que hoy se puede ver en el Parque de Arganzuela, ordenada levantar por Fernando VII al nacimiento de su hija Isabel. Pues bien, hoy vamos a acabar de recorrer el Paseo de la Castellana hasta la Plaza de Colón, si bien el arroyo aún continúa adelante sin que nosotros lo veamos.

domingo, 13 de junio de 2021

SERIE PASEOS Y JARDINES DE MADRID XLI: DE PUENTE A PUENTE, CAMINANDO POR LA CASTELLANA (y 2 de 2)

En nuestro anterior paseo, nos quedamos admirando el monumento a la reina Isabel I de Castilla, nuestro fin hoy es llegar hasta el Museo al Aire Libre de la Castellana que está cerca del metro de Ruben Darío, nombre por el que se le conoce también. Así que vamos bajando por esta magnífica avenida totalmente ajardinada y con gran riqueza arquitectónica como no hay casi igual. Numerosos detalles la hacen singular, como la fuente que vemos en la foto del encabezamiento, o la farola y el detalle en la esquina del inicio de la calle del Pinar y López de Hoyos junto a la embajada de Portugal, debajo de este texto.

lunes, 7 de junio de 2021

SERIE PASEOS Y JARDINES DE MADRID XL: DE PUENTE A PUENTE, CAMINANDO POR LA CASTELLANA (1 de 2)

La línea que hoy marcan los Paseos de la Castellana, Recoletos y Prado tiene su origen en las sucesivas expansiones de Madrid, desde 1911 las tres juntas recibieron el nombre único de Avenida de la Libertad; tras un nuevo plan de desarrollo y prolongación ejecutado desde 1929, se cambiaría la denominación varias veces, la primera fue Avenida de la Unión Proletaria en 1936 y hasta el final de la Guerra Civil, la segunda como Avenida del Generalísimo, nombre que perduró hasta 1980. No es cuestión de describir la historia del origen de cada tramo, que ya veremos en otros paseos, pero refiriéndonos al Paseo de la Castellana, en el momento que nos situamos alcanzaba hasta el Real Hipódromo (actuales Nuevos Ministerios que ahora veremos), ocupando el espacio por donde corría un arroyo. En 1834 creció hacia el norte bajo el nombre de Paseo Nuevo de las Delicias de la Princesa, refiriéndose a la futura Isabel II, y llegaba solamente hasta el Obelisco que se levantó en honor de la princesa en la actual plaza de Gregorio Marañón, al cual se le denominó Fuente de la Castellana (es el mismo que hoy día, tras una serie de traslados, ha acabado en el Parque de Arganzuela, dentro de Madrid Río y que vimos aquí).

lunes, 31 de mayo de 2021

SERIE PASEOS Y JARDINES DE MADRID XXXIX: DEL CUARTO DEPOSITO A LA PLAZA DE CASTILLA, UNA RUTA CIRCULAR.

Junto a la Plaza de Castilla se encuentra el PARQUE DEL CUARTO DEPÓSITO, perteneciente a la Comunidad de Madrid y sede de la Sala de Exposiciones de la Fundación Canal, construido aprovechando la vieja estructura del dicho depósito del Canal de Isabel II (recordad que hay otros tres parques más de esta titularidad, el PARQUE DE SANTANDER, tercer depósito, el PARQUE DE BRAVO MURILLO y el PARQUE DE RÍOS ROSAS, los vimos en una visita anterior que podemos volver a leer pinchando aquí). Este Cuarto Depósito fue proyectado en 1925 y construido hacia 1940 con un depósito en altura para así solucionar el problema de distribución de agua a las zonas más elevadas del entorno de la ciudad. En 2004, bajo dirección de los arquitectos José Ramón Menéndez de Luarca y Gerardo Salvador Molezún, los 45.000 m2 de superficie se convirtieron en Parque público dotado de amplias rosaledas, amplias praderas con estanques de agua de escasa profundidad, paseos cubiertos que cruzan el parque, un pequeño estanque con chorros de agua y pasarelas que lo hacen por alto, zona de juegos infantiles, el recuerdo de una gran válvula, etc. y con las viejas estructuras del depósito a la vista, aprovechando el interior para la amplia Sala de Exposiciones, dotando de un espacio verde de ocio a una zona de Madrid poco dotada de este servicio. Como todos los pertenecientes al Canal, tiene un horario muy amplio, pero limitado, y es gratuito.


jueves, 27 de mayo de 2021

AMANECÍA


AMANECÍA

 

 

Indalecio levantó la vista, un gato sentado sobre sus cuartos traseros observaba sus movimientos. Los huesos que acababa de descubrir le habían dejado helado, sin duda eran humanos. El capataz de la finca le había mandado mover los mojones por la noche tres metros más allá, así agrandaba los límites de la Huerta sobre el suelo público colindante. “Calla y hazlo, gañán, si no lo harán otros por ti…” Esa era la costumbre en aquellos tiempos, ir tomando trozos de la antigua dehesa, hoy en desuso porque ya no había ganado, o al menos no subía hasta allí, y el terreno había perdido todas sus encinas a base de cortar leña para calentar los hogares de la ciudad. Una mala disposición administrativa autorizó que cada cual entresacara lo que necesitase para abastecimiento propio, pero a una entresaca siguió otra y al final solo quedaron terrones, piedras y encinas sueltas que también acabaron en el fuego o como armazón de una chabola y ya no hubo nada más que sacar, así que ahora el erial era pasto de ampliaciones ilegales a favor de los propietarios de las huertas que lo rodeaban.

 

Años ha, un capitán carabinero concluyó que la desaparición de Sabino “el mielero” quedaba irresoluta. Ni cuerpo ni reo, sólo indicios de una pelea entre dos hombres que dijo un borracho que vio, durante una noche de farra nublado por el alcohol. Y como sin cuerpo no hay delito y a Sabino no le reclamó más que una alcarreña descalza en busca de los dineros, se dio carpetazo al asunto. Porque un puñal ensangrentado puede ser cualquier cosa, aunque nadie sepa decir de quién o de qué.

 

Así que Indalecio miró al gato, sus grandes ojos verdes le observaban y parecían preguntarle “¿pero tu sabes en la que te vas a meter como digas que has encontrado unos huesos?”. Y se lo imaginó, el capataz le echaría de la finca, perdería el trabajo y con ello, el único sustento de su familia y la chabola que a pulso se acababa de levantar en los Altos de Tetuán, donde su mujer trajinaba con los tres zagales. Ahora que estaban a punto de entrar en “la escuelita del Carmen” para hijos de trabajadores de la Huerta. No, no era por él ni por la Ambrosia, era por ellos, para que tuvieran un futuro que no fuera destripar terrones y mover mojones. A fin de cuentas, aunque aquellos restos fueran lo que quedaba de Sabino “el mielero”, el tiempo ya había borrado su recuerdo.

 

El Indalecio tomó una piedra y machacó el cráneo donde se conocía el agujero abierto por un puñal; luego hizo lo mismo con otros huesos y comenzó a diseminar los restos por todo el contorno, incluso mientras iba a la casa del guardés, o luego subiendo por la cuesta hacia la chabola que se acababa de levantar en los Altos de Tetuán, donde la Ambrosia trajinaría con los tres zagales… que se acababan de levantar.

 

Amanecía.



Este relato obtuvo el segundo premio en el certamen convocado por la Casa Vecinal de Tetuán y publicado en abril/mayo de 2021 en el blog:


cordelesdehesavilla.blogspot.com/2021/05/alberto-de-frutos-y-santiago-navas.htm 




@ 2021 by Santiago Navas Fernández

lunes, 17 de mayo de 2021

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID XXXVIII: "ERES MAS VIEJO QUE EL CANALILLO", UN PASEO POR LA ACEQUIA DEL NORTE Y DEL ESTE

Empezamos con una foto de la nevada del pasado enero de 2021, en el camino del viejo canalillo a su paso por la Dehesa de la Villa. De él, del canalillo, procede el refrán del título, si bien es cierto que su antigüedad se data en 1878 cuando se planteó su construcción tras entrar en funcionamiento el Canal de Isabel II, así que aún es más cierto el otro refrán "eres más viejo que el hilo negro". Veamos un poco de su historia, Debajo de estas líneas tenemos el plano del proyecto de construcción.


lunes, 3 de mayo de 2021

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID XXXVII: EL "OTRO PASEO" DEL PASILLO VERDE FERROVIARIO


Puede que no os resulte desconocido el cuadro del encabezado, "LA MELACOLÍA I", obra de Durero con la que abro este paseo. Observadlo y admirar sus formas geométricas, sus símbolos astrológicos, cabalísticos... que disimuló más o menos el autor cuando lo pintó en 1514, fecha que está impresa y a la vista, aunque no la veáis en un primer momento. Su secreto se encuentra en el cuadro que hay sobre el ángel (ver en grande abajo), cuya mayor curiosidad, que no os asombrará si sois matemático o masón (o ambas cosas, incluso alguna más), es que la suma de cada columna, cada fila, cada una de las dos diagonales, el cuadro central (cuatro números) o cada cuadro en cada esquina (cuatro números), siempre darán el mismo resultado: 34; también curioso es que por mera casualidad, la madre de Durero muriera un 3 del 4 de 1514 (si queréis ahondar sobre el artista y el misterio, ver lineassobrearte.com). ¿Y todo esto a qué viene? pues a que este "otro paseo" está lleno de magia, misterio y símbolos masónicos o cabalísticos. Vamos al cuadro y empezamos:
 

viernes, 2 de abril de 2021

LEYENDA DEL PASTOR PANTOLOS DIAZ


Andalduque del Garito y Limoná era el terrateniente, hijo de Hidalgo (de los hijosdalgo que citó Quevedo "porque de algo debían ser hijos"), como tantas rurales hidalguías adquirida con las rentas de la lana de las ovejas y la leche de las cabras, dueño y amo de Villalquinta del Garito, situada en un lugar del cual no me quiero ni acordar por donde se vuelve. En su escudo que ornaba la entrada a su casoplón, figuraba un ejemplar de cada animal dicho, mirando a un zarzal sobre el que una corona de tres puntas bailaba; debajo, como un subrayado, una espada copiada del As de Fournier, completaba las armas del Señor de la aldea que un escribano chamarilero le pintó el día que pasó por allí a entregarle el título.

 

El pastor de sus cabras se llamaba Pantolos Díaz, vivía el alma cántaro en un chamizo junto al tenao del rebaño, sin saber ni cuántas cuidaba, "un montón" decía juntando los dedos negros, pues no sabía contar. Sus greñas sucias y las manos callosas de uñas duras y oscuras, pintaban la imagen delgada y cubierta por la ropa vieja y raída heredada de su difunto padre, una cuerda deshilachada sostenía los pantalones y un bastón hecho con el alambre que sobró de la traída de la luz a la aldea pero que no llegó hasta el tenao, componía su uniforme de los 365 días del año y de la noche, pues la herencia no dio ni para un pijama. Al alba ya abría el ojo, saltando de contento porque venían las ordeñadoras y, entre ellas, Velladora la Mellá. Las demás se reían al ver cómo al mozo le asomaba una baba meliflua al mirarla, sin acertar a soltar una sola palabra. Al final la moza se iba igual que había llegado, con las otras mujeres llevando las cántaras de leche con que harían los quesos, de los cuales uno a la semana recibía Pantolos y una hogaza cada día. Y en la festividad de don Andaluque, una jarrilla vino. De lo de la carne ya se encargaba él, con las trampas que en el campo atrapan un conejo, un palomo o una serpiente. 

 

Pantolos silbaba a los perros y sacaba las cabras, monte arriba monte abajo, entreteniéndose en buscar yerbas y setas con que nutrir la escasa dieta. De vez en cuando se cruzaba con Balidio, el pastor de las ovejas, con el que intercambiaba algún conejo por un poco de vino, que su compañero luego traficaba en la cabeza de partido, en una de esas tiendas modernas que llamaban de ultramarinos. Pero “aluegonoche” Pantolos, encerrados los animales y con el sopor del aguado tinto, tirado en el camastro, se le figuraba que la Velladora le esperaba en el chozo entretenida entre el fuego y la mesa, haciendo una sopa “pá cená” compuesta de agua del arroyo lo que más y algún trozo de conejo, si lo había, o de gurumelos del bosque cuando no pedazos de lo que fuera. 

 

- Nunca te casarás Pantolos ¿no lo ves? ¡pero mírate, hombre! -le decía Balidio- Si ni siquiera sabes decir su nombre Be-lla Do-ro-te-a... ¡que ya tuvieron guasa sus padres!

 

- Vaya mozo guapo que "sachao" tu hija de novio ¿eh? -se reían las compañeras de la madre. Velladora ni se inmutaba.


- Si mi padre, pastor del señor del Garito, se casó ¿por qué no habreme de casar yo? -decía Pantolos. "Cuando las ranas críen pelo", le respondía Balidio.

 

Y paso lo que tenía que pasar, una desgracia. Un día que se encontraba especialmente triste, Pantolos Díaz soñó despierto con Velladora la Mellá, algo tenía que hacer, no quería esperar más y corrió al camino por el que ella habría de pasar, dejando a las cabras solas en el monte al cuidado de los perros. Se apostó detrás de un árbol, cayado en mano, a esperar.

 

Al día siguiente las ordeñadoras no encontraron las cabras en su lugar ni a Pantolos Díaz esperando. Avisaron a don Andalduque que montó en su caballo y acudió con el primogénito al lugar, llamaron a Balidio y se llevaron a dos o tres zagales como ayuda, corriendo tras sus monturas por supuesto, hasta que por fin encontraron las cabras, triscando por su entender, sólo algo contenidas por los perros que siguieron haciendo su labor, pero de Pantolos ni rastro. Recogieron a los animales y a los pocos días, nombraron a otro pastor de cabras, dando por desaparecido al muchacho. Y todo volvió a la normalidad... 


¿Todo?, no. Velladora la Mellá, que jamás había dicho esta boca es mía, ni se dio jamás por enterada de cómo la miraba Pantolos, tampoco esta vez se pronunció, pero su madre según avanzaban los meses, la notó que se iba poniendo más rechoncha y el vestido ya no le cubría la barriga ni le guardaba los pechos. Ella, cada tarde tras la faena y el almuerzo, marchaba a pasear por la ribera del río y, sin que nadie la viera, se tumbaba a la sombra de un determinado chopo, tras los juncos que se movían agitados junto al agua. La tripa fue creciendo y su madre confirmó todas las sospechas cuando ya no pudo subir a ordeñar las cabras y dejó de ir a pasear por la tripa nada desdeñable que tenía, a su debido tiempo Velladora, parió un gurriato colorado y chillón, pero de tal volumen que la pobre entregó la vida ahí mismo.


Nunca nadie se dio cuenta de que en ese chopo colgaba algo único y singular: el bastón del pastor Pantolos Díaz, que asomaba de la corteza como si una mano lo sujetara desde dentro. Aún sigue allí, como se ve en la foto, y alguien dijo que el pobre muchacho concertó con la zagala verse cada tarde en tal sitio y lugar y como dejó de venir y él no quiso alejarse esperándola, se quedó apoyado y el árbol fue creciendo a su alrededor, quedando sólo a la vista el bastón.




@ 2021, by Santiago Navas Fernández

sábado, 20 de marzo de 2021

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID XXXV: EL PASILLO VERDE FERROVIARIO, UN PASEO URBANO (1 de 2)

 


Hoy nos vamos a dar un paseo ferroviario pero en un tren como el de San Fernando: un ratito a pié y otro andando. Vamos a recorrer el llamado Paseo Verde Ferroviario, que oficialmente se tasa en casi 4km desde la calle Segovia hasta la estación de Delicias, la Vía ciclista construida sobre un tramo soterrado del tren que unía las antiguas estaciones del Norte (Príncipe Pío) con la del Mediodía (Atocha) entre arrabales, chabolas, fábricas y un Madrid aún por crearse. Aunque nuestro paseo va a complicarse algo más y por eso lo he dividido en dos artículos.


viernes, 12 de marzo de 2021

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID XXXIV: ¡EL PARDO, A UN PASO DE RÍO!

 

Enrique III mandó construir en 1405, un "cazadero" en el actual lugar de El Pardo,  reflejado con más o menos exactitud en el cuadro "Vista de la torre de la Parada" de Felix Casteló (1640), exhibido en el Museo de Historia de Madrid. Hay menciones a El Pardo desde Alfonso XI, valorado por su riqueza cinegética, así que el monarca, además, mandó construir un camino por el cual llegar hasta allí y que hoy conocemos como SENDA REAL (de la cual tenemos por ahí un artículo que puedes releer si pinchas en el nombre). Pues bien, un día, cual Trástamaras regios, unos amigos hemos querido emular tan luengo caminar, aunque sin caballo, y nos hemos ido hasta allí, ahora bien, hay que aclarar que, sus alrededor de 20 kilómetros se tardan en recorrer sus buenas horitas, con lo cual es preferible disfrutarlo en tramos más cortos, aquí los he separado en tres, por poner un ejemplo. 

viernes, 26 de febrero de 2021

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID XXXIII: LA CIUDAD UNIVERSITARIA A PIÉ.

 

La CIUDAD UNIVERSITARIA de Madrid ("la Complutense") es imprescindible para conocer el desarrollo político, social y económico del siglo XX en la capital, y testigo de todo ello ha sido el cine. Directores como: Edgar Neville, José Antonio Bardem, Vicente Aranda, Fernando Colomo, Daniel Monzón, Gutiérrez Aragón, etc. han usado este escenario en sus obras. Dejo aquí un enlace a la Conferencia del Profesor Dr. Eduardo Rodríguez Merchán sobre el Cine en la Ciudad Universitaria, que figura en Youtube y que incluye numerosas referencias e imágenes de NODO y otras películas enmarcadas en este recinto y su historia:



viernes, 12 de febrero de 2021

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID XXXII: #VallecanaSoloHayUna EL ULTIMO PASEO (PUENTE DE VALLECAS, 4 y final)

En este nuestro cuarto y último recorrido por el Distrito de Puente de Vallecas, vamos a continuar por su interior. Será un paseo muy amable, ya veréis, acompañado de mi amigo José Luis Moreno, vecino de este Distrito. Es obligado comenzar por donde lo dejamos en el anterior, he elegido la Plaza de la Asamblea de Madrid, prácticamente al final de la conocida carrera popular San Silvestre Vallecana. Al menos así aparece en el siguiente enlace con el recorrido oficial: San Silvestre Vallecana.


viernes, 5 de febrero de 2021

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID XXXI: UN PASEO POR EL INTERIOR (PUENTE DE VALLECAS, parte 3)

Si recordáis, la segunda parte de esta serie de artículos sobre los Parques y Jardines del Distrito de Puente de Vallecas lo acabamos en el emblemático PARQUE DEL CERRO DEL TIO PIO, o Cerro de las Tetas (o de las 7 Tetas) como se le llama popularmente, con sus maravillosas vistas sobre todo Madrid. Al otro lado de la calle que lo circunda y dedicada al escritor y periodista don Ramón Pérez de Ayala, se abren dos plazas singulares, dedicadas a FABIÁN FERNÁNDEZ DE ALARCÓN y ÁNGEL FRANCÉS (en ese orden en las dos fotos de abajo), aunque cercanas, bien diferentes en cuanto a su conservación. La primera es llamada así en honor a uno de los curas obreros que se "crearon" entre las chabolas de este barrio. Y la segunda fue dedicada al recuerdo de un panadero que fundó la Asociación de Vecinos Fontarrón. Ángel era el marido de la activista Herminia Azcoitia, destacada por su labor social con los jóvenes del barrio desde la propia asociación, sobre cuyo activismo podemos leer una rápida reseña en Vallecastodocultura.org, echarle un vistazo, son tres minutos de una intensidad apabullante; se propuso su nombre para una plaza a la altura de la Avenida de la Albufera número 78, finalmente se optó por el de otra mujer, también una gran luchadora social costarricense.

martes, 2 de febrero de 2021

DIA MUNDIAL DE LOS HUMEDALES, 2 DE FEBRERO DE 2021

 


El 2 de febrero de 1971 se firmó en la ciudad iraní de Ramsar, un acuerdo sobre conservación de los Humedales, unos ecosistemas especialmente delicados cuya importancia para la vida y el planeta son básicos. Este Acuerdo se considera el primero en su ámbito medioambiental, a través de él se pretendía dar visibilidad a la situación de los humedales y concienciar de la importancia de su conservación, por lo que se decidió que cada año se usaría un lema que visualizase diferentes aspectos; este año se ha elegido "los humedales y el agua" para abordar la crisis del agua que se está produciendo en todo el mundo. Como dice el cartel: AGUA, HUMEDAD Y VIDA: INSEPARABLES.

Según la web del Ministerio español para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico: 

"...sólo el 2,5% del agua del planeta es dulce y la mayoría está almacenada en los glaciares, casquetes polares o acuíferos subterráneos..."

"...menos del 1% del agua dulce se puede utilizar y sólo el 0,3% se encuentra en los ríos y lagos..."

"...el consumo de agua es aproximadamente de 10.000 millones de toneladas al día, aumentando un 1% cada año..."

"...esto repercute directamente sobre los humedales, con una pérdida directa del 90% de ellos desde 1700... tres veces más rápido que la desaparición de los bosques..."

"...como consecuencia del cambio climático, esta desaparición es más dramática en zonas ya áridas, avivando el conflicto creciente por el acceso al agua potable..."

"... una de cada tres especies de agua dulce está en peligro de extinción."

A través de programas de concienciación y de actuaciones sobre el terreno de las Administraciones, se puede incidir en la conservación de los humedales, además de la protección en el uso. Particularmente como ciudadanos podemos también colaborar controlando el uso que hacemos del agua dulce.

Según un artículo publicado recientemente, en España el INE (Instituto Nacional de Estadística) tiene registrado un consumo por habitante y día de 132 litros de agua (dulce, claro), mientras la OMS calcula que con un máximo de 100 litros sería suficiente. Para leer este artículo y hacer un cálculo de tu consumo en particular, pincha en el enlace:

Herramienta para calcular cuánta agua consumes a la semana

Si quieres profundizar más en la campaña sobre los humedales, la Secretaría del Convenio de Ramsar, ha incorporado en su página material específico sobre el tema y un espacio para incluir historias personales breves sobre el tema. El enlace es: http://www.worldwetlandsday.org/es/.

Así mismo, es bueno recordar que los Parques y Jardines del Ayuntamiento de Madrid se riegan con agua reciclada, lo que origina un doble beneficio: la recuperación de agua ya usada y lo que recibimos de vuelta por la existencia de las zonas verdes en la ciudad. Lo vimos en el artículo publicado en este blog el pasado 18 de enero, pincha en Cifras y Proyectos para volverlo a leer, un importante reembolso cuantificado en euros.

Te invito a que veas el siguiente vídeo elaborado específicamente sobre los humedales:





@ 2021, by Santiago Navas Fernández





viernes, 29 de enero de 2021

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID XXX: EL ANILLO VERDE CICLISTA DE MADRID.

 


El Anillo Verde Ciclista es de color naranja, de ahí el juego de palabras del título. Se trata de una vía reservada a bicicletas fundamentalmente y que puede ser compartida por paseantes, corredores, patinadores, etc. con una formación heterogénea, sencilla, acotada y bien señalizada. Un camino asfaltado que suele ser de entre 5 ó 6 metros de anchura, donde la mayor parte, se reserva para las bicicletas, y el resto, para las personas que van a pie o corren, pintándolos de diferente color para que se distingan y separadas por un trazo visual. Esto es muy importante de conocerlo y respetarlo para que todos podamos disfrutar del recorrido sin incidencias. Aunque en ocasiones os encontraréis con un acerado paralelo, entonces el carril es exclusivo para las bicicletas pues el peatón podemos ir por dicha acera. Atención a los tramos que atraviesan Parques, a veces su uso no se entiende.

lunes, 18 de enero de 2021

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID XXIX: DE CIFRAS Y PROYECTOS, EL BOSQUE METROPOLITANO.

La nevada recibida este mes de enero de 2021 ha dejado unos paisajes hermosos, pero también tristes en cuanto concierne a árboles caídos o deteriorados. Seguramente y como han anunciado los servicios del Ayuntamiento, se tardará meses en restaurar la gran cantidad de destrozos en los Parques y Jardines, pero eso no puede ocultar lo que hasta ahora teníamos y los proyectos de futuro inmediato que, tal vez, se ralenticen pero que no deben abandonarse. Hasta puede ser una oportunidad para mejorar lo que teníamos. Más de 600.000 árboles afectados, ver noticia en rtve.es. No es misión de este blog traer noticias de portada (para ese fin hay blogs muy buenos con temática exclusiva sobre Madrid, además de la prensa) sino observar lo que existe y presentarlo en forma de paseos, incluyendo a veces, pequeñas historias de personajes, esculturas o lugares, cuyo significado anime a ir a conocerlo. Y cómo ya llevamos un cierto "parón" debido a la meteorología, confinamientos, etc. vamos a darle una vuelta a las cifras y proyectos en vez de a las visitas presenciales, que recuperaré con la tercera y última parte del Puente de Vallecas. 


NOTA.- Las dos fotos precedentes, corresponden a la nevada vista desde la calle Francos Rodríguez: a través de la rejas del IES Virgen de la Paloma y de la Dehesa de la Villa atardeciendo.

lunes, 11 de enero de 2021

ANOCHE VOLVÍ A SOÑAR CON TRACY

 


La cámara enfocaba a una mujer tumbada en una hamaca junto a una piscina, de repente la imagen se elevaba y alejaba a una velocidad vertiginosa, se veía sucesivamente el contorno de la urbanización, del país, del planeta, ascendía hasta el cosmos, la galaxia... y cuando ya todo era casi oscuro, deshacía el camino y volvía a pasar por todo aquello que habíamos recorrido antes, pero al llegar a la mujer no se detenía, alcanzaba su piel, se introducía por un poro, el rojo nos rodeaba y seguía penetrando para llegar a un paisaje desconocido, organismos y lucecitas como las del cosmos... y al fin, la oscuridad total, la música se detenía y el vídeo acababa. Me desperté así, recordándolo y a oscuras, sin saber si era pronto o tarde, ningún destello del reloj en la mesilla, ni en la ventana, ni insinuándose por debajo la puerta. Estaba en el negro más absoluto, perfecto.

Comencé a recordar. Julia y las niñas se habían ido al pueblo a pasar el fin de semana y yo me quedé para acabar ese trabajo tan importante que tenía que presentar el lunes "¿qué hice anoche?", a ver, en cuanto salieron estuve preparando las cosas que necesitaría y luego cené, vi una película y me tomé una copa... o dos, no sé. Luego entré en el email para recoger material que me habían enviado desde la oficina y allí estaba el vídeo... Pero no recuerdo más.