lunes, 26 de julio de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES DE MADRID XLVI: PARQUE JUAN CARLOS I (4 de 4): DE PIRÁMIDES, RUTAS, AGUA Y OTROS.


Acabada la senda, antes de seguir, hay que referirse a unos montículos que nos hemos encontrado y seguiremos viendo en nuestras rutas por el parque, entre todos destacan unos en concreto que son más llamativos por su elevación: LAS PIRÁMIDES, usadas en algún caso como pedestal gigante para la exposición de una escultura, en total son cinco estructuras numeradas según la costumbre romana, del I al V, de origen artificial creadas usando la tierra retirada para hacer el Lago y la Ría con sus dos estanques, Sur y Norte. La III y la IV están dentro del Anillo central y el resto, son externas.


Pirámides I, situadas junto a la II y mucho menores, son dos montículos en los que domina el césped pero también se han plantado árboles, en la más alta de las dos se aprecian unos espectaculares olivos. Sirven para hacer el cierre de los feriales junto al inicio del Parque y del campo del golf limítrofe.

Pirámide II, simula un antiguo zigurat mesopotámico bordeado por dos caminos y una rampa que asciende dando la vuelta a su estructura cuadrada, ofreciendo diferente visiones del Parque, hasta su cima, desde la que podemos ver la estatua 6, el campo del golf, la zona norte de Madrid y el aeropuerto de Barajas.

Pirámide III, es la que da acceso a la escultura número 12, Espacio México, a través de unas escaleras que se van estrechando a medida que ascendemos o de la gran rampa que veíamos ante dicha escultura, las laderas son muy características, se componene de arbustos que realzan el monumento.

Pirámide IV, sobre su loma se alza el monumento número 11 con las letras NOS que, leídas desde el otro lado, se leen SON, es de césped y está adornada con cipreses. Al lado de la III, delante de los Jardines Temáticos.

Pirámide V, la otra gran pirámide que hemos visto en la escultura 14, Sky Hole, nos permite admirar el Olivar de la Hinojosa, el lejano pero no tanto, Madrid de los rascacielos, con el lago y la arboleda de El Capricho a nuestros pies. Los atardeceres son espectaculares.

Otra forma de recorrer el Parque es empezar junto al Centro Cultural Gloria Fuertes, que cuenta con una Fuente en la avenida de Logroño pegada a las escaleras de entrada que es espectacular. Inaugurada en 2001 por el Alcalde Álvarez del Manzano, cuenta con una rampa para facilitar la entrada. Un gran vaso rebosa de agua que cae en cascada sobre un estanque que lo bordea a nivel inferior, dentro del vaso hay una isla artificial con tres estructuras hechas en acero corten que simulan tres árboles cuyas hojas se agrupan en forma de rejilla en los extremos de unos tubos que simulan ser las ramas. En definitiva, un homenaje a las estructuras metálicas situadas en el interior del Parque. De estos árboles pero sin fuente, hay otros en la entrada correspondiente a la Pirámide Solar. 


Tras pasar dicha puerta, encontramos un estanque rodeado por robles rojos, cuyo aspecto en otoño es el que vemos en la imagen de arriba. Si seguimos rectos, atravesaremos un olivar de césped, no es el original, aunque eso no quita para que en mayor o menor medida aquí hubiera olivos. A la izquierda una lomas y a la derecha el lago, pasaremos junto a la estatua del Niño Sol, número 20 de la Senda. También desde dicha entrada comienza una Senda Botánica, por si la queremos seguir. Cuenta ese área con zona de gimnasia y de juegos infantiles, un punto de información adentrándose en el olivar citado y, a la derecha, la Pirámide V donde  conectamos con el Anillo a la altura de la zona de invierno, que nos llevará hacia el estanque Norte, a través de soluciones arquitectónicas como la puerta Este, la Cuña, el Balcón.


el Mirador de Invierno, un balcón sobre la Ría desde el que observar la vegetación de esta época. Está cerca del Homenaje a Galileo Galilei y del Jardín de las 3 Culturas, es decir, por el lado interior del Anillo. Podemos continuar por éste o tomar el paseo que se ve en la foto tras las estructuras blancas como la nieve, que nos llevarán igualmente, aunque de distinta forma, hasta el Estanque del Norte, en este segundo caso, nos dejará junto a una Zona de Juegos llamada "el cohete 2" y "la pirámide de cuerda".

El Estanque Norte es la otra punta del Canal y de la Ría, respectivamente, pero al contrario de lo que pasa con el Sur, está en el interior del Anillo. Otra característica es que el agua llega desde él hacia la Ría mediante un sistema de sucesivas cascadas a continuación unas de otras. Además, en la otra parte, la que conecta con el Canal, es subterránea salvo donde se han practicado unas especie de piscinas y minicanales. Existen graderíos sobre el estanque en ciertas zonas, así como columnas de hormigón similares a los Hitos nombrados en el primer artículo de este recorrido y que encontramos a lo largo del parque, marcando una línea imaginaria con el sentido del flujo del agua. También consta de diferentes praderas que se adentran en el estanque por el centro, salvando algunas cascadas hacia arriba a a través de una estructura metálica en forma de escaleras. El monumento Pasaje Azul se encuentra en la mayor y más baja de todas ellas. También se han instalado unos surtidores donde el estanque se une a la Ría, que se ven funcionar cuando toca.

De ahí estamos a un tiro de piedra de la Pirámide Solar, pensada para guardar y recargar los vehículos de uso en el Parque, dotados de motores eléctricos en un proceso iniciado en 2008 de transformación hacia energías naturales, de forma que la energía solar captada por los 1030 paneles fotovoltaicos adosados como una cortina a sus caras, se transforma en energía eléctrica y se acumula para que durante la noche, los vehículos recarguen sus baterías. Pero no solo esos, incluso opera como "electrolinera" para otros vehículos municipales. Inaugurada en 2012 con sus 18 metros de altura en el centro y 38 metros de arista, su aspecto es impresionante y un referente desde diferentes puntos del propio Parque. Esta medida, unida al uso de agua reciclada y a la instalación de luces especiales para evitar la contaminación lumínica, lo convierten en un centro avanzado en el cuidado del medio ambiente. Buen lugar para acabar esta ruta admirando los árboles metálicos junto a la puerta de entrada/salida de los vehículos eléctricos.

Tomemos ahora (u otro día) la entrada junto al Auditorio, abierto un año antes de la inauguración del parque con capacidad para 9.500 personas y que cuenta con una fuente cibernética, es decir, del mismo estilo que la que hay en la fuente de la plaza de don Juan de Borbón, que es la entrada principal al Parque, pero no es parte del Parque, conviene aclararlo. Por detrás del dicho auditorio, se abre un paseo que cuenta con numerosas zonas de juegos infantiles y canchas de deportes variados, a un lado y otro, que sube paralelo a la vía del ferrocarril y a los aparcamientos que tanto abundan por esta zona.


Es un lugar frondoso perteneciente al paisaje de verano, con merenderos y varios espacios para descansar, el lago también está aquí y el Anillo central lo cruza elevado para superarlo. Poco más adelante y tras pasar por un conjunto de cerezos japoneses, tenemos a la vista el estanque Sur, con el espolón donde se sitúa la escultura número 17, que ya vimos. ¡Ah, y un kiosko por ahí cerca!


El Estanque Sur tiene varias "piscinas" (está prohibido bañarse ¿eh?) donde recibe el agua proveniente del Canal y en algunas de ellas se crían peces. Así podemos verlos pulular cerca de los jardines de la esquina frente al embarcadero del Club de piragüismo, donde podemos encontrar un buen número de sauces llorones y álamos blancos sobre praderas de césped. En la parte alta del estanque se abre un gran espacio junto a la Colina de las Cometas, llamada así por que allí se vuelan. Y nos encontramos con una sorpresa... ¡si funciona!


La Matriz tridimensional es un espacio concreto dentro de la Plaza Sur que se abre al lado del estanque donde desagua el Canal. Es invisible a la vista hasta que se pone en funcionamiento, entonces unos chorros se alzan del suelo, a través de unos conductos que asoman desde una zona de agua que hay por debajo. En total 25 chorros distribuidos en una trama octogonal de 5 por 5, más el juego de focos de diversos colores. El efecto tan vistoso invita en verano a andar entre los chorros del agua, similares a "las playas" del Parque de Arganzuela, dentro del espacio Madrid Río.

El Canal está realizado totalmente en hormigón con los bordes en piezas iguales y unidas formando un arco desde un estanque a otro por el exterior del Anillo-paseo central. Intencionadamente artificial, simula un valle por el que circula el agua salvando el desnivel a veces con una serie de cascadas. El desnivel se aprecia por ejemplo, al atravesar el Pórtico Principal para entrar dentro del Anillo por el paseo que viene desde la rotonda de don Juan. Mientras que al Estanque Sur llega por una acequia rectilínea, en el Norte lo hace subterráneamente si bien con pequeños estanques a la vista en los dos ramales en los que se divide el canal en este tramo. El Canal carece de toda decoración aunque sus orillas a veces muestren vegetación exuberante, pero sí cuenta, además del paso dicho, con pasarelas, puentes, paseos, muros y cascadas. Y aquí acaba este paseo también.

Vamos ahora por la puerta principal que ya señalamos al comienzo de este artículo. Da casi directamente a la Plaza del Recibimiento, a los pies del monumento de las Vigas y en la que podemos apreciar su amplio espacio y en un extremo, cuatro columnas diferentes junto a unos pequeños estanques de planta irregular y conectados por una pasarela con barandilla que da a la parte de atrás. Las columnas, las cuatro irregulares y de hormigón, reciben el nombre de Pilastras y están pensadas para encuadrar la naturaleza que nos espera y como transición hacia la ciudad que dejamos atrás. En una de ellas, se recuerda mediante una placa, la inauguración del propio Parque. A su espalda está el monumento a las Víctimas de Terrorismo. A un lado, encontramos las Nubes cromáticas, consistente es un juego de agua y luces en el suelo, en principio se pretendía que los aspersores pulverizaran el agua sobre las luces consiguiendo el juego de color que inspira su nombre, pero en la actualidad hay 16 chorros, no muy altos con tres focos alrededor de cada uno de ellos, colocados longitudinalmente. Unas flores de temporada acompañan este lugar. El efecto, al igual que los estanques, es romper la sequedad que inspira esta plaza del Recibimiento.


El Pórtico Principal es un arco "triunfal" sobre el camino principal desde la entrada por la plaza de don Juan que nos facilita la entrada hacia el interior del Parque y la zona que cade dentro del Anillo central. Se ubica salvando el desnivel que hace el Canal en esa zona, previo al puente, por cierto, que en éste se abren observatorios para vez el Canal por debajo e incluso algunos árboles han crecido tanto que empiezan a sobresalir por dichos huecos. A partir de aquí el terreno baja, con lo cual actúa como un mirador que nos permite ver lo que nos espera si entramos. Enmarcando el espacio hay dos columnas de hormigón delante del pórtico, y tras él un raíl que sale del suelo, como vemos en la foto superior tomada desde el mismo. Poco más adelante encontramos otro pórtico de hormigón que es la escultura número 10 y después la 9, donde se abre la senda para dejar lugar a un amplio espacio con zona de juegos, zona para mayores y un kiosko.

Si seguimos, llegaremos al Olivar y la Estufa, entre los que nos encontraremos las columnas de hormigón que ya vimos en la primera parte, llamadas Hitos, y que trazan una línea imaginaria que llega hasta el otro lado de la Ría. También por allí llegamos al Jardín de las 3 Culturas, pero antes podemos admirar la Plaza Central a la derecha, junto a la Estufa y a la Ría, la primera hace de mirador y la segunda de plazoleta con escaleras que pueden servir como gradas también.

Y ya que la hemos citado, la Ría es un cauce de agua artificial, separada del Lago, que comunica los estanques Norte y Sur con un recorrido serpenteante por dentro del Anillo, como ocurre con tantos ríos que cruzan una ciudad cualquiera. De hecho, es una solución arquitectónica de diferente anchura, que en algunos puntos cuenta con surtidores, pero que en general transcurre lentamente desde las cascadas del Norte hasta la escuela de piragüismo en el Sur. Recordad que el Canal también une ambos estanques por el otro lado y así se cierra el ciclo del agua.


Cuenta con diferentes puentes y pasarelas que permiten entrar al interior de "la ciudad" y con miradores creados en el Anillo central aprovechando el desnivel, como son "la proa" (donde se sitúa el Mirador de Invierno, ya visto) y "la cuña" (mirando al estanque Norte), la plaza central, la pasarela de la lluvia, etc.  algunas de ellas las vemos en las siguientes fotografías: 


La Ría como el Lago, el Canal y los Estanques, son artificiales y obligaron a una planificación y remoción de tierras que dio origen a las Pirámides y otras lomas, en otros parque de Madrid se han aprovechado taludes y montes naturales o aquellos que se originaron por el desescombro del terreno alrededor como es el caso de los Parques Enrique Tierno Galván, Cerro del Tío Pío, Lineal de Palomeras, Lineal del Manzanares, etc. vistos en otros artículos anteriores. Podemos encontrar una amplia fauna tanto en la Ría como en el Lago (recordad que se puede pescar y que en el Estanque Sur vimos unas piscinas con alevines), tortugas de agua, patos y otras aves, además de reptiles como diversos tipos de lagartijas. El diseño y ejecución es un éxito y un espectáculo digno de admiración como ya advertí en la primera parte del artículo. Así que os animo a recorrer sus numerosos caminos. Pero aún no hemos acabado.

Dentro del Anillo y entre la Ría y el Lago, hay una zona de la que sólo hemos hablado de la escultura número 13, dentro de otro pedazo del Olivar de la Hinojosa, y de las dos pirámides que tiene en su cúspide las esculturas de NOS y Espacio México. Pero hay más cosas increíbles que admirar. A un lado de dichas Pirámides está El Laberinto, imitando los jardines típicos de dicho nombre realizados con arbustos de poca altura, tiene dos modalidades. Una pequeña y cuadrada con carácter infantil y otra mayor y circular para adultos. Se distinguen a simple vista.

Los Jardines Monotemáticos se sitúan a los pies de la Pirámide IV (la del NOS) con una entrada junto al mismo nivel en el que comienza la rampa de la Pirámide III. Están concebidos como jardines independientes, de hecho, están separados por terrenos de transición de uno al siguiente, delimitados por paseos, son accesibles y en línea ascendente desde la entrada dicha, en la que un pórtico parecido al Pórtico Central señala el comienzo, unos olivos en un alcorque común y precedidos de cipreses, nos observan entrar. Un cartel nos describe qué es cada uno.

Y con esto, ahora sí, acabamos nuestro paseo por el PARQUE JUAN CARLOS I, un espacio creado a partir de la nada y que es ejemplo y guía para otros retos verdes. De hecho, es el segundo Parque de Madrid en extensión, por encima de EL RETIRO y por detrás del PARQUE FORESTAL VALDEBEBAS-FELIPE VI (ninguno de los dos visitados aún en la serie de este blog, pero seguro que con el tiempo y ganas... ).

Arce plateado
Arce Plateado

Recuerda que este es el final de un paseo por el PARQUE JUAN CARLOS I que hemos realizado en cuatro artículos o etapas, dada su extensión y riqueza cultural, paisajísticas, monumental y arquitectónica (seguro que aún podíamos encontrar más calificativos). Así que si quieres vuelve a cada uno a través de estos enlaces:

parte 1 de 4: el Olivar de la Hinojosa y el Campo de las Naciones, pincha aquí.

parte 2 de 4: la Estufa Fría y el Jardín de las Tres Culturas, pincha aquí.

parte 3 de 4: la Senda de las Esculturas, pincha aquí.



@ 2021 by Santiago Navas Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario