martes, 7 de julio de 2020

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID I: EL JARDIN DE LAS FEMINISTAS Y SU ENTORNO.


Comienzo con este, una serie de artículos sobre los Parques y Jardines de Madrid y para empezar he elegido uno muy concreto, el JARDIN DE LAS FEMINISTAS y su magnífico emplazamiento cerca del Palacio de Líria, del Centro Cultural Conde Duque y de la Plaza de España, con Emilia Pardo Bazán sentada frente a su última morada en Madrid.


¿Cómo surge esta serie? Un día oí decir que Madrid era un espacio verde: la quinta ciudad en el mundo en número de árboles, unos cinco millones..., pero no lo sé y me propuse comprobarlo, así que armado de buena voluntad y tiempo para hacerlo, establecí lo que llamaré ZANCADAS, es decir, rutas que son grandes y decididos pasos. Es cierto que Madrid cuenta con muchos parques, jardines y cuñas ajardinadas (este término lo explico luego); tiene árboles en algunas de sus calles y tiestos en algunas ventanas; pero cuando ataca la polución... nada es suficiente para una ciudad tan poblada y contaminada.



En Madrid hay árboles que lo son por descarte: no son farolas, pues no dan luz por las noches; no son postes de teléfono, porque ya los suprimieron; no son señales de tráfico, porque éstas están sobre palos de hierro... así que ¡son árboles!, aunque sus hojas estén despintadas, aunque sus troncos estén sucios, aunque parezcan enfermos (o lo están) por insuficiencia respiratoria. Por cierto, que el Ayuntamiento atiende un servicio de avisos sobre éstos (y otros) temas, así que si ves un problema cerca de ti, puedes avisar al 010 y allí te indicarán, pero también por la web, recuerda esto: "madrid.es". ¡Para todo!.


En Madrid hay cuñas ajardinadas, como decía, que son esos espacios diminutos que te salen al paso, o que están medio escondidos, donde el verde crea un oasis en mitad de las calles. Por ejemplo ya que empezamos aquí, tu tomas la calle de la Princesa desde Moncloa (por cierto ¿sabías que esta plaza pretendió ser una plaza Mayor cerrada y porticada, pero el proyecto no tuvo éxito y no se realizó?, te lo cuento aquí) y la paseas tranquilamente, verás esos árboles medio asfixiados porque no pueden con todo el humo que les llega, pero cuando ya estás a punto de llegar al paréntesis de la Plaza de España (cuando la acaben, seguro que estará mejor, hablaremos de ello en otra zancada algún día) con la esperanza de ver algo más verde que el cartel de El Corte Inglés, te encuentras con una cuña delante del Palacio de Liria. Una cuña de un pequeño jardín que apenas da para sentarse, que lleva el nombre de JARDIN DE LAS FEMINISTAS, cuyo cartel ha sido atacado numerosas veces a lo largo de su corta historia. 


Allí encontramos la estatua de Emilia Pardo Bazán (Coruña, 1851-Madrid, 1921), mujer que no se conformó con jugar un simple papel asignado y que se enfrentó a la sociedad que le rodeaba y le impedía desarrollarse en su plenitud, fue la más notoria representante del naturalismo, prolífica escritora de novelas y exploradora de otros géneros, alcanzó diferentes responsabilidades, fundadora de "Nuevo Teatro Crítico", directora de la Biblioteca de Mujeres, Consejera de Instrucción Pública y Catedrática de Literatura en la Universidad Central de Madrid desde 1916; recientemente han aparecido unas cartas cruzadas con Galdós que nos hablan de una mujer de carácter y sensual amante. La estatua es obra del escultor Rafael Vela del Castillo y el pedestal del arquitecto Pedro Muguruza, impulsada por el periodista Eugenio Rodríguez de la Escalera y costeado por un grupo de mujeres españolas y argentinas lideradas por la duquesa de Alba. La inauguración fue en 1926 con la asistencia de los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia, doña María Cristina, el hijo de la escritora y otras autoridades. Ha sido restaurada varias veces, una de ellas, tras la Guerra Civil. Muestra a doña Emilia sentada leyendo un libro que sostiene, con un ramo de rosas al lado. Para conocer más detalles de su vida, os recomiendo leer en Real Academia de la Historia (siempre que pueda, elegiré la versión de la biografía del personaje que tratemos, publicada por dicha Academia Española).


Es una plaza pequeña, de variada y fresca sombra, con Plátanos de sombra a lo largo de la acera, que se complementan con algún Castaño de Indias, pero sobre todo, con Cedros llorones que rodean el monumento de doña Emilia. Cuñas como ésta, jardines ocultos (presuntamente, luego en realidad no lo son tanto, pero eso les hace más atractivos) los hay a montones, algunos jardincillos aún no tienen nombre, pero otros muchos han servido para esos pequeños guiños que deja la iniciativa popular a personajes más o menos famosos, aunque no salgan en la tele,  los hay y los iremos viendo.


Un ejemplo de ello es la cercana plaza de la Guardia de Corps, dotada con Olmos de Siberia, Aligustre y Acacias del Japón, ubicada ante la entrada al Centro Cultural Conde Duque, su nombre hace referencia a la Guardia Real que creó Felipe V en 1704 a imitación de lo que tenían los reyes Borbones en Francia, y en sustitución de la Guardia Real que existía en España durante los Austria a través de diversos cuerpos especiales; o la plaza de Cristino Martos. Esta plaza fue un espacio de diversos usos en torno al camino de San Bernardino, el cual tuvo puerta de entrada propia a Madrid del estilo de la de San Vicente o Alcalá; hasta 1865 se la llamaba plaza de los Afligidos, por estar allí el Convento de San Joaquín en el que se veneraba a la Virgen de los Afligidos, contaba también con una fuente dedicada a este santo que recibía las aguas de la Fuente Castellana, del Alcubilla y Contreras y servía para el aprovisionamiento vecinal, cambiada por otra más señorial siendo alcalde el Duque de Sesto. También fue lugar de la Casa de Socorro del distrito de Palacio. En cuanto al titular del nombre actual, decir que Cristino Martos y Balbi (Granada, 13-IX-1830 - Madrid, 17-I-1893)​ fue un abogado y político español, ministro de Estado en distintos periodos del Sexenio Democrático, además de presidente del Congreso de los Diputados y ministro de Gracia y Justicia, cuya biografía podemos leer en Real Academia de la Historia.



La estructura de la plaza donde abundan Cedros, Plátanos de sombra y otros arbustos, se ha visto afectada por la remodelación efectuada en la plaza de España reinaugurada en noviembre de 2021 (aunque sin acabar), en la que recuperará el desaparecido área de juegos infantiles. Justo en dicho lugar se abre una escalera doble en un monumento con placa al Dr. Ferrán, que a través de dobles escalinatas curvas concluye en una fuente en la calle de la Princesa. Por el otro lado de la plaza, unos jardines de verde césped acompañan los escalones de una rampa lateral. Jaime Ferrán y Clúa​​ (Cobrerá d'Ebre, 01-II-1851 - Barcelona, 22-XI-1929) fue un médico y bacteriólogo español, que descubrió una vacuna contra el cólera y otras vacunas contra el tifus y la tuberculosis, cuya biografía puedes leer en Real Academia de la Historia.


La fuente del Doctor Jaime Ferrán (hay quien la llama fuente de Cristino Martos por estar en un lateral de la plaza; o fuente de los Afligidos, en referencia a la que hubo, aunque no se parece en nada; también la denominan del duque de Sesto e incluso de la Princesa, para simplificar) se realizó en 1950 por los arquitectos Manuel Herrero Palacios y Luis Pérez-Míguez (de los que veremos más de una actuación a lo largo de las próximas "zancadas"), con el auxilio para realizar las vestales, los delfines, los pináculos y los florones del escultor Federico Coullaut-Valera; realizada en piedra de Colmenar, piedra rosa de Sepúlveda y granito (según el qué), tras la remodelación programada por el plan Bidagor en 1944, que sustituyó el camino de San  Bernardino por la calle de la Princesa. El agua surge de una concha que rodean dos delfines que, vagamente, recuerdan a los de la fuente de los mismos en la calle de Hortaleza, y cae en un vaso del que desborda hacia otro a nivel de acera. En lo más alto, el escudo de Madrid nos mira. Las farolas le dan un aire especial, sobre todo en noches bruma donde parece que va a surgir un embozado de los del motín de Esquilache. Una buena forma de salvar el desnivel ideada cuando se urbanizó esta zona. De aquel camino y de aquella plaza, quedan los indicios de varios edificios y el nombre de la calle que pasa por un lateral.


Permitidme una "cuña publicitaria". En Madrid hay millones de metros cuadrados en balcones y ventanas, unos tienen flores y otros están "de miranda". Siempre me planteé que pasaría si todos los vecinos pusiéramos tiestos, tan solo eso, unos tiestecillos en los balcones, terrazas, ventanas... Madrid compondría un Parque kilométrico en fachadas. ¡Figuraos, algo así como jardines colgantes! (también veremos algunos de éstos que existen en la capital en diferentes zancadas). Hay plantitas que cuestan apenas dos euros y pueden durar meses y que puestas en el mismo alféizar, quedan muy bonitos. Hay plantas crasas dispuestas a soportar el tórrido calor e incluso algunas, a florecer cuando arrecie el frío. No olvidemos que donde hay vegetación, la lluvia es más propensa a dejarse ver de una forma ordenada y generosa y donde se junta verde con agua, hay aire, hay vida.


¡VECINOS DE MADRID!: no dejéis una ventana sin florecer, un balcón sin vegetalizar, una terraza sin ajardinar. Incluso con un pequeño huerto ¿por qué no?. Cualquier día me da por hacer un recopilatorio de fotos de balcones llenos de vida vegetal y exhibirlos aquí. Mirad cómo está mi balcón a la hora de escribir esto, y os prometo que periódicamente, va cambiando con flores de temporada.


Pero además de animaros a esto por estética y salud, vamos a ir a por algo más si me queréis acompañar en esta SERIE de ZANCADAS que comienzan aquí. Voy a visitar todos los parques y jardines que pueda, todos los "trocitos de yerba y sombra" que encuentre y los voy a ir mostrando en la "Serie: Paseos, Parques y Jardines de Madrid", cuya jornada, capítulo o parte he dado en llamarlo genéricamente ZANCADA, pues dicho término refleja un paso largo y decidido pero calculado, que es lo que quiero hacer.


Oficialmente los parques y jardines del municipio de Madrid son de titularidad municipal en su mayoría, pero también los hay privados, de empresas, organismos oficiales, instituciones de todo tipo, de la Comunidad de Madrid, etc. En la página web del Ayuntamiento (pincha Parques y Jardines Madrid, cuyo enlace permanente tienes en este blog arriba a la izquierda) se puede encontrar mucha información de ellos, pero no de todos los jardincillos, cuñas y espacios que existen, así que iremos hablando poco a poco de cada uno, de su historia, de su situación, de lo que tienen, de lo que tuvieron o tendrán... A veces dedicaremos un sólo artículo o zancada, otras veces serán dos, o recorreremos varios lugares en un solo día, un barrio, un distrito... Veremos estadísticas (que son públicas), mapas, proyectos, premios, ubicaciones y alguna aplicación propia del municipio que nos puede servir para conocer qué árbol estamos viendo, tal como ésta:


Tienes a tu disposición las etiquetas en la columna de la derecha y muchos enlaces en la de la izquierda. Suscríbete a mi web y recibirás un aviso en tu email en cuanto aparezca algo nuevo publicado.


@ 2020, by Santiago Navas Fernández


P.D.- Este artículo ha sido reformado, ampliándolo, a primeros de diciembre de 2021.




No hay comentarios:

Publicar un comentario