miércoles, 22 de julio de 2020

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID VI: "DOS JARDINES SECRETOS EN EL CENTRO DE MADRID"


Es más el ruido que las nueces, como dicen en La Celestina, pero ¿a qué hablando de misterios, de lugares ocultos, de secretos, se llama más la atención? Son cosas del subconsciente, cuando no "del inconsciente", que es otro y peor, pero de esos temas, ya hablaremos, ahora a lo nuestro.


Existen en el centro de Madrid, muy cerca el uno del otro, dos entornos verdes muy interesantes de visitar y que asombran a quienes lo hacen, que deseo presentaros: EL HUERTO DE LAS MONJAS y LOS JARDINES DEL PRÍNCIPE DE ANGLONA.


En la calle Sacramento, en el Madrid de los Austrias, muy cerca de la calle Mayor, se sitúa "la Hacienda Pública" del Municipio, en un edificio reconstruido en su interior y conocido como Palacio del conde de O'Reilly a partir de 1939 (antes ya existía, es más, data de 1725, lo que pasa es que en principio fue de casas a disposición del Convento anexo y desde 1830 casa de los Lezcano, una de cuyas hijas emparentó con el mencionado). Bien, pues al lado justo, hay un edificio de viviendas de ladrillo rojo visto y cerrado por una valla metálica del mismo color. Pues ahí es donde estaba desde 1615 el Convento del Santo Sacramento, a cargo de las monjas Bernardas Descalzas, construido gracias al valido de Felipe III, el duque de Uceda. Sin embargo, durante la triste guerra civil española, el convento se vio muy perjudicado y, a partir de 1940, fue reconstruido con el apoyo de la "Dirección General de Regiones Devastas y Reparaciones", a pesar de lo cual, hubo que acabar derribándolo en los años 70. Al Jardín también hay quien lo llama de O'Reilly, pero yo creo que por cantidad de tiempo pasado en él, se lo deben llevar las hermanas Bernardas.


Y como recuerdo quedó, lo que fue El Huerto de las Monjas, un espacio interior donde ellas cultivaban su alimento. Hoy día es un lugar tranquilo, donde perviven algunos árboles frutales y la Fuente de la Priora, adornada con querubines y rebosando agua fresca; unos bancos a la sombra, permiten el descanso y olvidarse de dónde estamos. Me contaba un conocido que trabajaba cerca, que muchas veces que tuvo ocasión "se escapaba" allí para leer tranquilamente asuntos de su trabajo. 

Al jardín se entra por las escaleras que dan acceso a los portales interiores, bajando un poco desde la calle Sacramento. Pero atención, es un derecho de visita, hay un horario y nunca se abre en fin de semana o festivo, a cambio, es gratuito. Luego podemos salir hacia la calle del Rollo y hacia la Plaza de la Cruz Verde, donde contemplar la Fuente de Diana; si cruzamos la Calle Segovia y subimos por la Costanilla de San Andrés hasta la Plaza de la Paja, ese muro lateral corresponde a...


...Los Jardines del Duque de Anglona, anexos al Palacio del mismo nombre, hoy dedicado a viviendas particulares y algunos negocios, pero con una larga historia a sus espaldas. Fue construido entre 1675 y 1690 habitando en él don Pedo de Alcántara Téllez-Girón y Pimentel (que gastó media fachada en poner el nombre), II Príncipe de Anglona y IX marqués de Javalquinto por parte de madre (la otra media fachada fue para los títulos, además de los dichos, hijo menor del IX duque de Osuna), prócer del reino y senador vitalicio cuya vida transcurrió entre batallas militares y la dirección, en diferentes períodos, del Museo del Prado y la Real Academia de San Fernando y hasta le dio tiempo de ser gobernador en Cuba. Goya pintó al duque de Osuna con su familia, el que está sentado en el cojín, es el citado aquí.


Al final, el palacio pasó a manos de Álvaro de Benavides.

Se reformó en 1776 por un tal Vicente Barcenilla, y entre 1802 y 1803, Antonio López Aguado lo adapta al neoclásico imperante. En 1750 se crean los famosos jardines, en un estilo nobiliario tradicional que, en 1920 reforma Javier de Winthuysen, pintor y diseñador de jardines tan importantes como los de Moncloa o el palmeral de Elche, a solicitud de los marqueses de la Romana. En 2002 los restauró la paisajista Lucía Serredi, ese año se abrieron al público. Se conserva su estructura original, incluido los caminos construidos con ladrillos colocados a sardinal, algunos bancos de piedra a la sombra fresca de paseos cubiertos, rosales y boj... Sólo tiene entrada por la plaza de la Paja, con horarios limitados y es gratis.


Superficie: 678 m2
Árboles. Nº total de unidades arbóreas: 21
Ailanto 33%
Madroño 14%
Acacia del Japón 14%
Granado 10%
Arbustos. Nº total de unidades arbustivas: 14
Boj 29%
Laurel 29%
Rosas 29%
Macizos arbustivos. Superficie de macizos arbustivos: 149 m2 
Berberis 31%
Cotoneaster horizontal 11%
Rosas 9%

Y ya que has llegado hasta aquí (a la Plaza de la Paja me refiero) ¿por qué no andas un poquito más y te asomas a la Casa - Museo de San Isidro? es gratis y muy curiosa, encontrarás los orígenes de Madrid. 

Las fotos son mías, pero sí quieres, en la web del Ayuntamiento, encontrarás más y los planos. Pincha en los enlaces:




P.D.- Próxima entrada el sábado 25: Parque Francos Rodríguez y otros espacios de su entorno.


@ 2020, by Santiago Navas Fernández


No hay comentarios:

Publicar un comentario