lunes, 26 de julio de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES DE MADRID XLV: PARQUE JUAN CARLOS I (4 de 4): DE PIRÁMIDES, RUTAS, AGUA Y OTROS.


Acabada la senda, antes de seguir, hay que referirse a unos montículos que nos hemos encontrado y seguiremos viendo en nuestras rutas por el parque, entre todos destacan unos en concreto que son más llamativos por su elevación: LAS PIRÁMIDES, usadas en algún caso como pedestal gigante para la exposición de una escultura, en total son cinco estructuras numeradas según la costumbre romana, del I al V, de origen artificial creadas usando la tierra retirada para hacer el Lago y la Ría con sus dos estanques, Sur y Norte. La III y la IV están dentro del Anillo central y el resto, son externas.

martes, 20 de julio de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES DE MADRID XLIV: PARQUE JUAN CARLOS I (3 de 4): LA SENDA DE LAS ESCULTURAS.

 

En la rotonda de don Juan de Borbón, abuelo del actual rey, encontramos un monumento que forma parte de LA SENDA DE LAS ESCULTURAS con el número 1, así figura en el cartel que encontraremos dentro del propio PARQUE DE JUAN CARLOS I. Esta es la entrada principal del recinto y es por donde vamos a empezar hoy; por cierto, que hay un gran aparcamiento gratuito que es bien aprovechado por los propios visitantes y por los que van a trabajar a los edificios de enfrente, eso sí, tener en cuenta que es parte del Parque y por tanto, tiene horarios limitados.

jueves, 15 de julio de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES DE MADRID XLIII: PARQUE JUAN CARLOS I (2 de 4): LA ESTUFA FRÍA Y EL JARDIN DE LAS TRES CULTURAS.



La ESTUFA FRÍA se encuentra dentro del Anillo Central, junto a la Ría y la plaza Central, a un tiro de vista del Jardín de las 3 Culturas, por un camino que viene  recto desde el Pórtico principal por el Paseo de los Cipreses. Fue construida en 1996 por los mismos arquitectos que hicieron posible el Parque. La idea era crear un centro abierto de iniciación a la botánica, un jardín climatizado didáctico donde el visitante se adentrase entre la vegetación mediterránea. El problema es que se dejó un poco de la mano de la madre naturaleza a partir de su inauguración en 2001, por lo que siete años después, "la selva" tuvo que ser restaurada. Hoy día se encuentra un poco triste tras el paso de Filomena, que también ha dejado su huella aquí. No obstante, hay que saber que consta de doce espacios diferenciados que recorrer a lo largo de unos agradables paseos; desde un jardín japonés, pasando por las plantas acuáticas, palmeras, zona de bosque de ribera, cítricos, etc. según vemos en el plano que hay a la entrada y que reproducimos encima de este texto. Ya el edificio de por sí llama la atención desde lejos al ver asomar del suelo e ir creciendo unas ruedas dentadas que en realidad son la parte alta, el tejado de un edificio de estilo post industrial en su estructura abierta para dejar pasar los rayos del sol y el aire, por eso se llama fría, porque carece de calefacción artificial, se templa porque está excavada contra el norte sobre el terreno y así recoge el calor natural, mientras unos aspersores procuran la humedad necesaria en sus 4.000 m2. No te puedes perder el mirador sobre la Ría junto a la entrada sobre la plaza Central, una explanada artificial de hormigón con unas escaleras a modo de graderío que permiten subir a la Estufa.

sábado, 10 de julio de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES DE MADRID XLII: PARQUE JUAN CARLOS I (1 de 4): EL OLIVAR DE LA HINOJOSA Y EL CAMPO DE LAS NACIONES.

Con motivo de la celebración en 1992 de "Madrid Ciudad de la Cultura" se inauguró el PARQUE DE JUAN CARLOS I, dotado de unas asombrosas cifras: 160 hectáreas de extensión, 30.000 m2 de lago artificial, una Ría de casi 2 km de longitud comunicando dos estanques (Norte y Sur), un Anillo circular de 3 km, paseos señalados por más de 13 kilómetros, el JARDIN DE LAS TRES CULTURAS dedicado a las tres civilizaciones inducidas por las tres principales religiones monoteístas de occidente, una ESTUFA FRÍA con más de 200 especies distribuidas en 12 zonas diferenciadas, 19 monumentos en el mayor museo al aire libre completado con otros 3 más añadidos posteriormente (y otras propuestas arquitectónicas), un auditorio con capacidad para más de 9.500 asistentes (lamentablemente cerrado), 21 hectáreas que conservan un olivar del siglo XVIII con más de 2.800 ejemplares, que son el origen de esta gran finca, entre otros detalles y servicios que vamos a visitar con detalle, por lo cual dividiremos en dos artículos su gran extensión y variedad.

miércoles, 30 de junio de 2021

SERIE PASEOS Y JARDINES DE MADRID XLI: CUANDO LA CASTELLANA SE ACABA PERO EL ARROYO SIGUE.


El arroyo del Carcavon fue un río de extremos, prácticamente existía sólo cuando había grandes lluvias recogiendo las aguas en una vaguada que hoy, más o menos, es el eje Castellana-Recoletos-Prado. Nacía en algún punto más cerca del Hipódromo que de otra cosa y era el causante de charcos y barros; en sus tiempos lamía las tapias del Retiro, pero porque éste era mucho más extenso que ahora; y a partir de Atocha se precipitaba hacia el Manzanares arrastrando lo que otros pequeños afluentes iban sumando. Fue Carlos III el primero en soterrarlo, a pesar de lo cual, en algunas imágenes del Prado, cuando era el lugar de paseo oficial donde ir a mostrarse, se ve una acequia que, además, se usaba como desagüe. Recibió el nombre de Castellana a partir de la Fuente del Obelisco ya mencionada en anteriores artículos, que hoy se puede ver en el Parque de Arganzuela, ordenada levantar por Fernando VII al nacimiento de su hija Isabel. Pues bien, hoy vamos a acabar de recorrer el Paseo de la Castellana hasta la Plaza de Colón, si bien el arroyo aún continúa adelante sin que nosotros lo veamos.

domingo, 13 de junio de 2021

SERIE PASEOS Y JARDINES DE MADRID XL: DE PUENTE A PUENTE, CAMINANDO POR LA CASTELLANA (y 2 de 2)

En nuestro anterior paseo, nos quedamos admirando el monumento a la reina Isabel I de Castilla, nuestro fin hoy es llegar hasta el Museo al Aire Libre de la Castellana que está cerca del metro de Ruben Darío, nombre por el que se le conoce también. Así que vamos bajando por esta magnífica avenida totalmente ajardinada y con gran riqueza arquitectónica como no hay casi igual. Numerosos detalles la hacen singular, como la fuente que vemos en la foto del encabezamiento, o la farola y el detalle en la esquina del inicio de la calle del Pinar y López de Hoyos junto a la embajada de Portugal, debajo de este texto.

lunes, 7 de junio de 2021

SERIE PASEOS Y JARDINES DE MADRID XXXIX: DE PUENTE A PUENTE, CAMINANDO POR LA CASTELLANA (1 de 2)

La línea que hoy marcan los Paseos de la Castellana, Recoletos y Prado tiene su origen en las sucesivas expansiones de Madrid, desde 1911 las tres juntas recibieron el nombre único de Avenida de la Libertad; tras un nuevo plan de desarrollo y prolongación ejecutado desde 1929, se cambiaría la denominación varias veces, la primera fue Avenida de la Unión Proletaria en 1936 y hasta el final de la Guerra Civil, la segunda como Avenida del Generalísimo, nombre que perduró hasta 1980. No es cuestión de describir la historia del origen de cada tramo, que ya veremos en otros paseos, pero refiriéndonos al Paseo de la Castellana, en el momento que nos situamos alcanzaba hasta el Real Hipódromo (actuales Nuevos Ministerios que ahora veremos), ocupando el espacio por donde corría un arroyo. En 1834 creció hacia el norte bajo el nombre de Paseo Nuevo de las Delicias de la Princesa, refiriéndose a la futura Isabel II, y llegaba solamente hasta el Obelisco que se levantó en honor de la princesa en la actual plaza de Gregorio Marañón, al cual se le denominó Fuente de la Castellana (es el mismo que hoy día, tras una serie de traslados, ha acabado en el Parque de Arganzuela, dentro de Madrid Río y que vimos aquí).