miércoles, 26 de agosto de 2020

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID XIV: DEL ALJIBE AL DEPÓSITO, EN BUSCA DEL AGUA EMBALSADA

 

El título contiene una pequeña e inocente trampa, necesaria para plantear la ruta de hoy. El aljibe es un lugar de almacenamiento y distribución de agua y el depósito también. En referencia a este caso concreto, vamos a jugar con las dos formas históricas de recibir agua en Madrid: los Viajes y el Canal de Isabel II. Y comenzaremos justo al lado y debajo del PUENTE DE AMANIEL, en los JARDINES DE CARLOS PARIS, de ahí pasaremos al PARQUE JUAN XXIII para conocer el antiguo manantial de agua de CAÑO GORDO, es decir, EL ALJIBE DE AMANIEL. Luego subiremos al PARQUE DE ALMANSA, para atravesarlo y dirigirnos al PARQUE DE SANTANDER, un bello aprovechamiento del espacio sobre el tercer depósito del Canal de Isabel II. Para finalizar, daremos un rodeo por el contorno de las instalaciones del Canal, visitaremos el coqueto PARQUE DE ENRIQUE HERREROS, en remodelación, y el singular PARQUE DE RÍOS ROSAS, junto con algún monumento y sabremos quién fue Juan Bravo Murillo. ¡Vamos!




Los JARDINES DE CARLOS PARIS están dedicados a este escritor y filósofo bilbaíno, fallecido el 31 de enero de 2014 en Madrid, Presidente en ese momento del Ateneo de Madrid y fundador en 1976 de la Asociación Vecinal Solidaridad Cuatro Caminos-Tetuán. Al acto acudieron Angel Gabilondo, catedrático de Filosofía y político; Juan José Tamayo, teólogo; y su viuda, la conocida abogada y activista Lidia Falcón, entre otras personas. La biografía puedes leerla pinchando aquí


Los Jardines en sí, son un espacio discreto con zona de juegos para niños y con sombras junto al Puente de Amaniel y que, desgraciadamente, ha servido de recurso como vivienda para personas sin hogar. En él podemos encontrar Plataneros, Arces negundos, Almez, Pinos piñoneros y más escasamente Olmos, Palmeras, etc. Antiguamente una calle daba acceso por los ojos de dicho puente, a la cuesta de la Avenida Pablo Iglesias, frente al cruce con la avenida Juan XXIII, incluso lo recuerdo cuando aún no había ni la mitad de los edificios y calles construidos y era todo un campo "salvaje". Pasamos por debajo de dicho PUENTE DE AMANIEL y cruzamos el semáforo.


Tanto la foto del inicio como ésta donde aparezco señalando uno de los túneles, pertenecen al ALJIBE DE AMANIEL, llamado así porque trae (tal vez debería decir traía, pero no, funcionan, aunque ese caudal no se aproveche) las aguas de los manantiales subterráneos de la Dehesa de Amaniel, actualmente Dehesa de la Villa, y de la zona de Valdezarza. El origen de estas canalizaciones se encuentra en los países cálidos de Oriente Próximo, que buscaban el agua subterránea para conducirla hacia los lugares de uso y consumo mediante galerías excavadas en el terreno, tal y como afirman autores sobre los primeros viajes de agua traídos por los árabes a partir de su implantación sobre el siglo IX. En la aldea que era Madrid y con unos 14.000 habitantes sobre mediados del siglo XVI, los diferentes viajes de agua (Abroñigal, Alcubilla, Fuente Castellana, etc.) eran suficientes, más las aguas del Manzanares para las huertas que se situaban cerca. Pero cuando Felipe II decide en 1561 traer la Corte a Madrid, y el aluvión de personal que esto atraía, es cuando se declaran insuficientes dichos caudales y se mira hacia la Dehesa de Amaniel (llamada así en honor del ballestero de Enrique II de Castilla, don Lope de Amaniel, a los terrenos de encina y pasto que había regalado Alfonso VII en 1152 al pueblo de Madrid), parte de la cual hoy es la Dehesa de la Villa. El fin de este "viaje" era surtir a Palacio de agua fresca, por lo que sus galerías se concentraban en CAÑO GORDO y desde aquí descendían hacia San Bernardo (donde se situó una fuente), Ópera (fuente de los Caños del Peral, visitables dentro de la estación de metro) y Palacio, posteriormente se irían conectando con permiso real, casas de nobles y conventos por el camino. Aquí tienes un vídeo hecho por el Ayuntamiento: https://youtu.be/gXDOc_zs7_M


A pesar de que se habla de un flujo de hasta 90.000 litros al día, con el crecimiento de Madrid, las tomas ilegales a lo largo de todo el camino, averías y mantenimiento, fuentes para el servicio de la población, etc. se declaró insuficiente. Hasta que apareció en 1848 Juan Bravo Murillo, Presidente del Consejo de Ministros, y encargó el estudio para un abastecimiento inagotable a Madrid; en 1851 se comenzaron las obras del Pontón de la Oliva, primer paso de lo que sería el Canal de Isabel II, que traería el agua hasta los depósitos que se construyeron donde hoy podemos encontrarlos (luego veremos), siete años más tarde se inauguró la fuente surtidor instalada en la calle San Bernardo junto a la Iglesia de Monserrat. Los antiguos Viajes de agua pasaron a depender de dicho Canal. La zona del Aljibe (o Arca), fue recuperada por la acción de la Coordinadora Salvemos la Dehesa la Villa cuando casualmente salieron a la luz dichos túneles al hacer las excavaciones para construir el Parque, en principio se iban a derribar y la presión ciudadana a través de diversas asociaciones vecinales las salvó, como podemos ver en un programa de TeleMadrid dedicado a este entorno: https://youtu.be/PxqlqSUN600


El PARQUE JUAN XXIII, por otro lado, es un recinto familiar situado junto a la avenida que le da nombre (como somos así, es posible que si miras algún mapa encuentres otros nombres, pero el oficial es este), tiene paseos y una zona infantil. A lo largo de la avenida abunda la Acacia del Japón. Àlamos, Almez y Olmos alrededor del parque infantil. Y se añaden Ciruelos diversos a los dichos en la zona del Arca. Si nos adentramos, tras sobrepasar el sitio descrito por un camino ascendente a su izquierda sombreado de Almez y Ciprés, nos encontramos con un gran área canina rodeada de Almez, Olmos, algún Gingo, Tilos y una Higuera, como más significativos, y más adelante, un mirador sobre EL ALJIBE rodeado de Prunos. El camino sigue entre la muralla del edificio superior y los balcones y ventanas de los edificios inferiores, adornado de Tilos y algún Eucalipto, para salir a la Avenida Pablo Iglesias frente al Puente de Amaniel. Esta es la información de la web del Ayuntamiento:

Superficie: 14.381 m2 

Árboles: 146
Tilo de hojas grandes 23%
Almez 12%
Árbol de Júpiter 12%
Olmo de Siberia 9%
Macizos arbustivos: 8.147 m2
Cotoneaster 35%

Si quieres saber más sobre los viajes del agua, aquí te dejo un libro entero editado por la Fundación Canal: madrid.org/ViajesdelAgua. Y para ver ampliado el tema de los viajes del agua y la construcción del Canal de Isabel II, con numerosas fotos antiguas y modernas, dale un vistazo al blog de los cordelesdehesavilla.

Enfrente del Parque hay unos edificios altísimos en una manzana privada llena de vegetación y a un lado, la calle Aravaca que tiene unas escaleras que asustan, pero como somos deportistas, vamos a subirlas. Arriba está el PARQUE DE ALMANSA (cuyas fotos podéis ver sobre este texto), llamado así por la calle del mismo nombre. Encontraremos gran cantidad de Fresnos, Ciruelos, Acacias, Pinos, etc. Está situado sobre un otero que nos permitiría ver la Ciudad Universitaria si no fuera porque hay edificios delante. Es un parque tranquilo y coqueto, apartado de cualquier ruta, con una gran zona de juegos infantiles y paseos, sombras y bancos para estar un buen rato cómodos. Y una senda que rodea toda su parte más alta y luego desciende por un lateral. Como ya llevamos un rato de caminata ¡y lo que nos espera!, vamos a darnos un tiempo de descanso y cuando queramos salir, hay que hacerlo justo por el lado opuesto al de entrada, al sur y a la izquierda bajando, para ya fuera, subir por la calle Beatriz de Boadilla hasta Reina Victoria y seguir por Guzmán el Bueno hasta San Francisco de Sales, enfrente y un poco más arriba, está el...

Osea, el PARQUE DE SANTANDER. Este inmenso espacio que corresponde al tercer depósito del Canal de Isabel II, se vio sumido en una diatriba que acabó en resolución judicial, por el uso que se le pretendía dar. El terreno es propiedad del Canal de Isabel II, el cual había prometido un espacio para la ciudadanía, pero el Presidente por entonces, Ignacio González, que a su vez era Vicepresidente de la Comunidad de Madrid con Esperanza Aguirre, decidió saltarse todas las promesas (¡qué raro!)  y hacer un campo de golf privativo, al cual el Ayuntamiento no dio licencia pues ni siquiera se molestaron en hacer el correspondiente informe ambiental. Cosas de la prepotencia. El caso es que un Juez, concedida la obra ya a ACS y cobrados los primeros gastillos, dijo que nones y lo anuló todo, para beneficio de los madrileños  (ver noticia en somoschamberi.eldiario.es).

Tras eso, ha quedado un parque espléndido, amplio, variado, acondicionado para múltiples usos, con un carril ciclista y de paseo, numerosas pistas de todo tipo de deportes, incluido el minigolf, un lago con géiser y todo, rosaledas, baños,  zonas de juego infantiles, rotondas, cafetería e innumerables detalles que van sorprendiendo al paseante, que no debe olvidar que bajo sus píes se conserva y distribuye el agua que trae desde el Lozoya el Canal para el consumo de todos. En la misma dirección que di anteriormente del blog de "los cordeles de la Dehesa", podemos ver fotos de la construcción de cada depósito y su explicación. No tenemos la relación de arbolado, porque el Parque en sí es propiedad del Canal de Isabel II, pero si sobre el uso de las instalaciones deportivas en  madrid.es/Instalacion-Deportiva-Canal-de-Isabel-II

Actualmente está sometido a normas muy estrictas de uso, debido al COVID, que afectan tanto a la práctica deportiva como al uso de las zonas infantiles, los propios bancos, el horario general y uno especial para las personas de cierta edad, también se limita el aforo. Así que de ir, hay que tenerlo en cuenta. Pero merece la pena recorrer tranquilamente todo su contorno interior y perderse por los espacios abiertos o bajo los árboles, lo malo va a ser que no nos podemos sentar y es muy grande, calcular que un buen paseo puede durar una hora con vuelta completa y por todos los rincones.

En la esquina de la avenida Filipinas con calle Santander (ver vista desde el interior del Parque sobre estas líneas), está la estatua dedicada a José Rizal, a grandes rasgos, el gran héroe del independentismo filipino. Formado en los jesuitas de Manila, se licenció en la Universidad de Madrid de dicha ciudad en medicina y filosofía, cursó otros estudios en España y viajó por Europa. Su opción política se basó en la independencia pacífica de la colonia, que defendió en el Parlamento, pero los enfrentamientos políticos originaron que fuera fusilado "ejemplarmente" ante los hechos violentos perpetrados por un grupo independentista radical al que él no pertenecía. Finalmente su memoria prevalece y en 1996 el gobierno filipino regaló esta reproducción de una estatua igual que hay en el Parque de Manila, como símbolo de la historia común de ambas naciones, en bronce y de 15 metros de altura.

Salgamos por la puerta que da a la esquina de Avenida Pablo Iglesias con Avenida Filipinas, desde ahí estamos casi en la esquina de la calle dedicada al Presidente del Consejo de Ministros, en tiempos de Isabel II, que se impuso hacer los depósitos del Canal en esa zona. Si bajamos por ahí, a la derecha veremos tras la reja, la FUENTE DEL RIO LOZOYA, un monumento en el que intervinieron, entre otros, el arquitecto Juan de Ribera Piferrer y los escultores Sabino de Medina Peñas, José Pagniucci Zúmel y Andrés Rodríguez, adosada a la pared del primer depósito. Para ampliar algo más esta información sin alargar el artículo, te derivamos a patrimonioypaisaje.madrid donde figura detalle. Y sin más pausa que la necesaria, seguimos bajando hasta la esquina siguiente.

Allí nos espera el coqueto y ordenado PARQUE DE ENRIQUE HERREROS. Cuenta con zona infantil, un espacio acotado para perros, paseos emparrados, una gran fuente y hasta unos pequeños huertos urbanos. Y además, según el Ayuntamiento cuenta con los siguientes datos:

Superficie: 6.667 m2

Árboles. Nº total: 93

Ciruelo rojo 17%

Árbol del amor 11%

Castaño de Indias 10%

Plátano de sombra 9%

Arbustos. Nº total: 30 

Madreselva 37%

Plumero 23%

Laurel 20%

Macizos arbustivos. Superficie: 283 m2 

Junípero horizontal 34%

Piracanta 14%

Rosa canina 8%

Aunque puede variar en breve, pues está en remodelación con un proyecto muy ambicioso. Más información en madrid.es/Proyectos. Enrique Herreros fue un dibujante muy conocido, ilustrador de varias ediciones de El Quijote, creador de las portadas de la Codorniz, coetáneo de Tono, Mihura y Neville, sobrado de humor que desde 1993 tiene este Parque y estatua en reconocimiento a su arte, inaugurado por el alcalde Alvarez del Manzano. Para conocer bien la estatua, os redirijo a monumentamadrid.es. Y ya que estamos aquí, de monumento en monumento, crucemos la calle para ver el que tiene Juan Bravo Murillo, robándole una esquina al espacio del primer depósito del Canal, del escultor Miguel Angel Trilles, cuyas características podemos ver tranquilamente en la web oficial del Ayuntamiento de Madrid patrimonioypaisaje.madrid.es/Bravo-Murillo


Juan Bravo Murillo nació en Fregenal de la Sierra en 1803, estudió en Sevilla y en Salamanca y enseguida consiguió reputación como abogado. Se trasladó a vivir a Madrid, donde instaló su bufete ganando como clientes a personalidades de la época. Al tiempo entró en política en el Partido Moderado y tras diversas vicisitudes, pasó por varios ministerios seguidos desde 1847, de Gracia y Justicia, luego de Comercio, de Instrucción y Obras Públicas, de Hacienda hasta llegar a Presidente del Consejo desde 1851 hasta diciembre de 1852. Controvertido por su actitud, fue efectivo en lo que se propuso y entre sus logros podemos citar la legislación que determinó que el personal de la administración ganaba su puesto por méritos y no por pertenecer al Partido político de turno. También firmó el Concordato con la Santa Sede que afianzó la vida religiosa. Estableció el sistema de ferrocarril de forma radial desde Madrid hacia los extremos, acudió a la inauguración de la línea Madrid-Aranjuez junto a la Reina. Enfrentó y solucionó el tema de la Deuda Pública, cuyos intereses no se pagaban desde hacía años. Y lo que más se le recuerda, comenzó la solución para el abastecimiento del agua a Madrid a través de lo que es hoy el Canal de Isabel II. A pesar de lo cual y debido a su radicalismo práctico, encontró problemas hasta dentro de su propio partido y por diferencias y un tanto defraudado, abandonó la política, aunque no se pudo abstraer totalmente. Podéis ampliar tan interesante biografía en este enlace: Real Academia de la Historia.

No os perdáis de ver, ya que estamos aquí, el PARQUE RÍOS ROSAS, de propiedad también del Canal. Situado en Santa Engracia, junto al Depósito Elevado (Sala de Exposiciones desde 1992). Con áreas de juegos infantiles adaptados, variedad ornamental, incluido Bambú (acordaros de lo que hablamos en el anterior artículo de la SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID titulado el PARQUE ENRIQUE TIERNO GALVÁN sobre los osos panda), además cuenta con fuentes modernas y una gran protección que le da las rejas que lo separan de la calle y el horario que ha establecido de visita. Es pequeño, pero "molón". Y está casi enfrente del Parque Municipal de Bomberos de Madrid número 1, un edificio interesante declarado BIC en 1977 y que data de 1905.


Y esto es todo por hoy, ha sido una ruta intensa y algo extensa, pero merece la pena. Para finalizar, no olvidaros visitar las páginas del Ayuntamiento para ver el plano de los parques y puede que hasta algún vídeo, los que lo tengan:

madrid.es/Juan-XXIII

madrid.es/Almansa

madrid.es/Enrique-Herreros

madrid.es/Un-alcorque-un-arbol/


@ 2020, by Santiago Navas Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario