lunes, 3 de agosto de 2020

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID IX: LA ALAMEDA DE OSUNA, DEL CASTILLO AL CAPRICHO (1ª Parte)



Presidido por EL CASTILLO desde un otero junto a la Avenida de Logroño, el actual barrio de la Alameda de Osuna, es hoy día una zona ajardinada, fresca y residencial, con edificios de viviendas amplias y cómodas y casas bajas adosadas y/o en urbanizaciones privadas, está trazada por calles que se vuelven escasas de aparcamientos para la población que allí reside. Lindando con el antiguo pueblo de Barajas, hoy también barrio de Madrid, y cercano al Aeropuerto, desde que se construyó en los años 60/70, acoge a muchos trabajadores relacionados con él. Pero el barrio nació con un


defecto: su relativo aislamiento respecto del transporte público, pero una vez que los más reticentes se conformaron, llegó la Línea 5, la misma que nos permite llegar a EL CAPRICHO y al PARQUE JUAN CARLOS I, tras una larga polémica que impidió la llegada de la Línea 8 en su momento. Al final ambas líneas se unirán en el Aeropuerto, de realizarse el proyecto que se anunció a primeros de año de prolongar la 5.


El metro horada la antigua línea ferroviaria que atravesaba la Alameda de Osuna, llamada Vía de la Gasolina, pues unía los antiguos depósitos de Barajas con el Aeropuerto para suministrar el combustible necesario, en un trazado de vía única no electrificado, que estuvo en vigor desde 1966 a 1987; la presión vecinal y que ya había un oleoducto para tal fin, consiguió eliminarlo. Luego, alguien pensó en electrificar la vía y usarla durante "los mundiales" para llevar turistas desde el avión hasta el centro, pero no pudo ser. Un alcalde posterior, propuso una autovía al aeropuerto por dicho trazado... (sin comentarios). Al final, tras el metro, se convirtió en un bulevar peatonal, que es más útil. Podéis ver una foto aérea pinchando en ecomovilidad.net/via-de-la-gasolina.


Ahora bien, ¿desde cuándo existe la "Alameda de Osuna"?, de hecho, piénsalo ¿qué fue antes "la Alameda" o el "ducado de Osuna"? Pues ya os digo que La Alameda era un asentamiento en el calcolítico, abandonado hacia el 1.500 años a.C., pero vuelto a ser habitado durante la Edad del Bronce y la del Hierro, según se ha comprobado en excavaciones que se vienen efectuando desde 1996. Y esto es porque su situación resulta privilegiada por su orientación al sol y la presencia de agua, cerca pasaba el arroyo Rejas, atravesando la actual Alameda (llamada así por los álamos de las orillas) y el corredor natural del valle de Henares, que iba en busca del vado del Jarama, que también transcurría por allí cerca: madrid.es/lamina5.


Desde dicha ocupación, no se vuelve a tener noticias de que allí viviera nadie, hasta el siglo XIII: la aldea de La Alameda pasa a formar parte, junto con la aldea de Barajas, del alfoz (o comarca) de Madrid. Parece ser que Enrique II de Trastámara entregó a Diego Hurtado de Mendoza, Almirante de Castilla y padre del Marqués de Santillana, ambos terrenos y él, conforme a los usos y costumbres, planteó la construcción de una residencia, el Castillo, en torno al año 1.400, con su foso y todo. Dice la prensa rosa de entonces que don Diego andaba liado con su prima doña Mencía de Ayala y a su muerte le deja como legado ambas aldeas y el castillo, desgajándolo del resto de títulos y propiedades de los Mendoza de toda la vida y con la conformidad del rey Juan II, que lo ofreció como dote en la boda con don Ruy Sánchez de Zapata (madrid.es/lámina3). Un descendiente, don Francisco Zapata y Cisneros, alcanzó el cargo de Presidente del Consejo de Castilla con Felipe II, el cual en agradecimiento, le nombró Conde de Barajas y señor de La Alameda en 1572. Por lo que decide hacer unas reformas importantes, entre ellas cabe destacar la construcción de la torre del homenaje y la reconversión del foso en un jardín renacentista que contaba posiblemente hasta con una huerta, un acceso desde el interior del recinto y fuentes, arboledas, jardines, arbustos, flores, etc.; de hecho y dado que la finca alrededor es muy probable que fuera tierra de labor, había hasta una alberca (dicen que contaba con una isla en el centro a la que se podía llegar en barca) que ha quedado enterrada bajo el nuevo barrio (así que si alguien tiene humedades en el suelo...), existe una foto de 1953 donde puede apreciarse, pincha en el enlace siguiente: madrid.es/lámina4a


A lo largo del tiempo, EL CASTILLO fue refugio de los partidarios de la Beltraneja tras su derrota en la batalla de Toro (dicen), también fue alojamiento para don Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel. La reina Margarita de Austria visitó el castillo en 1599 tras su boda con Felipe III, camino de Madrid. Y en él murió el III Duque de Osuna, cautivo allí entre 1622 y 1624, por una cuestión de envidias políticas.  A finales de siglo, un incendio hace abandonar el lugar a sus moradores y comienza su decadencia física. Los vecinos del lugar reciben permiso para usar la piedra en beneficio propio; hacia 1777 se concede a las religiosas del convento de Santo Domingo el Real tomar lo que necesiten para reparar la valla de su viña; diez años después comienza a construirse EL CAPRICHO y se autoriza a la duquesa a recoger la piedra que requiera... acaba derribando una parte importante de las murallas incluida la torre del homenaje (¡si es que les das la mano...!) ver en madrid.es/lamina6. También se usó parte para construir el Panteón de los Fernán Núñez, durante la Guerra Civil fue un almacen y durante la construcción del barrio (años 60 y 70 del siglo pasado), se extrajo tierra de sus laterales, contribuyendo a su deterioro. En fin, que como dice el refrán "del árbol caído, todo el mundo hace leña", pues aquí fue un castillo y piedra ¡de milagro casi que vemos algo de él!.


En 1785 pasa a manos de la familia Fernán Núñez (explicar cómo, es algo complejo, pues entre Ducado y Condado de Fernán Núñez, señorios y condados de Barajas, duques de Alameda y un largo etcétera, lo único que he deducido es que a mi no me toca nada de aquí, pero que en esa fecha, más menos, pasó de los Zapata a los Fernán Núñez). En 1856 se proyectó una reforma y ampliación del Castillo, pero no se llevó a cabo. En 1898 la III Duquesa de Fernán Núñez, doña María Pilar Ossorio y Gutiérrez de los Ríos, decide construir el Panteón familiar que está justo al lado del terreno del Castillo (de hecho tiene una puerta tapiada en la parte trasera que da a la finca) y ahí sigue, encargándole el trabajo al Marqués de Cubas (madrid.es/lamina4b). Admírese el blasón sobre la puerta de entrada. Hasta el Panteón llega un paseo cementado desde la Avenida de Logroño, arbolado con magnolios, aunque los alrededores presentan cierto aspecto de descuido. Casi al lado hay un pequeño cementerio que procede de la antigua aldea de La Alameda y al fondo, a la vista de ambos recintos, alguien con mucha vista, ha plantado un gran área de juegos para niños.

Junto a la entrada del CASTILLO se reconocen las ruinas de lo que fue la casa del mayordomo o la casa del guardia, según diferentes épocas, construida para albergar a la familia que se encargaba de su mantenimiento y seguramente de las tierras de labor a su alrededor (madrid.es/lamina2a). 


También podemos apreciar la "casamata" o vulgarmente llamado "nido de ametralladoras" (¿a qué el concepto "nido" no cuaja con el concepto "ametralladora"?, pues eso, mejor "casamata") donde se apostó una ametralladora muy potente, pues desde ahí se controlaba el paso por el antiguo camino de Alcalá, el arroyo Rejas y además, era una posición adelantada del búnker de EL CAPRICHO (madrid.es/lamina4b). Su consistencia ha favorecido su conservación, e incluso su uso como vivienda (sin permiso, claro).


A partir de los años 80 comienza a pensarse en la recuperación del Castillo, se realizan excavaciones en busca de restos arqueológicos y se reconstruye la parte que actualmente se puede visitar desde hace unos años, los sábados, domingos y festivos, de forma gratuita. Os dejo el enlace del Ayuntamiento donde aparecen los horarios, además, en la sección de Historia de esta página, encontrarás las láminas que he ido enlazando y otras varias más: madrid.es/Castillo-Alameda.




Y de regalo, esta colección de fotos de una recreación "de época" que hicieron unos voluntarios en 2014: castillosdelolvido.com.

Aquí tienes el folleto oficial con todos los datos:

No te olvides que en el Museo de los Orígenes o de San Isidro, puedes ver más sobre los asentamientos prehistóricos de Madrid.



No muy lejos de aquí, como a unos 10 ó 15 minutos andando, está la IGLESIA DE SANTA CATALINA DE ALEJANDRÍA, frente a las tapias de EL CAPRICHO, casi junto al Palacio en su entrada por la calle de la Rambla. Es muy fácil llegar desde EL CASTILLO: según sales a la calle Joaquín Ibarra, bajas hasta el cruce con la calle de la Fuente, precisamente ahí están los restos, aunque mal conservados, de la fuente que sirvió a la antigua población de La Alameda; esta corta calle desemboca contra la tapias dichas en la calle de la Rambla, asciende por ella y tras pasar entre el Palacio de El Capricho (en rehabilitación) y la Escuela de Música de El Capricho, llegas a la Parroquia. Es una pequeña iglesia que atendía a la escasa población de La Alameda, de la cual se tiene noticias de su existencia desde el siglo XVI. En 1782 parece ser que sufrió un incendio y hubo que reconstruirla. Poco después se inició la construcción del Parque. Durante la guerra civil, fue un almacén. Y hoy en día es una parroquia coqueta con mucha historia, a la que se le ha anexionado una construcción nueva para ampliar su aforo. Allí tenía el cementerio de la localidad, el que ahora está junto al Panteón y el Castillo donde fue trasladado. Es tan moderna que si no llevas "monedero", podrás hacer tu ofrenda con tarjeta bancaria.


Y ya que estamos aquí, sólo nos queda buscar la entrada al Parque, es muy sencillo, hay que bajar la calle de la Rambla hasta el Paseo de la Alameda y girar a la derecha, en el otro extremo casi de donde está la Iglesia citada, ahí es. Solo advertiros que abre sábados, domingos y festivos en horario acotado y hay que pasar por unos tornos pues su aforo es limitado, ahora más. Pero por hoy ya es bastante, en la segunda parte, visitamos EL CAPRICHO.

P.D.- No olvidaros de la web oficial donde podéis consultar todos los árboles de Madrid: UnAlcorqueUnArbol


@ 2020, by Santiago Navas Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario