domingo, 16 de agosto de 2020

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID XII: DE CUATRO CAMINOS A LA PLAZA DE SAN AMARO Y ALGO MÁS.

Nuestra ruta de hoy es amplia, pues se trata de visitar varios de esos espacios verdes que en forma de cuña, triángulo, rectángulo o cuadrado, tiñen de color huecos entre viviendas y oficinas, contribuyendo a un mejor vivir en nuestra ciudad. En concreto vamos a visitar: los JARDINES DE ANDRÉS SABORIT, los JARDINES DE LA BASILICA, el espacio AZCA y la PLAZA PICASSO, la PLAZA DE JOAN MIRO, los JARDINES DE LA AVENIDA DE BRASIL con los JARDINES DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DEL TURISMO, los JARDINES DEL GENERAL PERON y el entorno de la PLAZA DE SAN AMARO y un JARDIN cerrado al público en la calle Huesca, detrás del Instituto Jaime Vera.


Empecemos en Cuatro Caminos, descendemos por la acera de la derecha de la calle Raimundo Fernández Villaverde y nos encontramos con el PALACIO DE MAUDES, también conocido como Hospital de Sangre, de Obreros, etc. Es un edificio de los arquitectos Antonio Palacio y Joaquín Otamendi, los mismos que proyectaron el Palacio de Comunicaciones de la Plaza de Cibeles, de hecho el trazado de ambos tiene una cierta similitud. La idea de su construcción partió de una rica viuda, doña Dolores Romero y Arano, que se propuso en 1909, erigir un Hospital para obreros que carecieran de medios económicos propios, se acabó en 1916 y a su inauguración acudió Alfonso XIII acompañado de la reina; pocos meses después, el Ayuntamiento dio el permiso para funcionar. El solar era suyo y además aportó el coste de construcción y de aprovisionamiento total. Se situaba en el Paseo de Ronda, en Cuatro Caminos, aldea perteneciente a Chamartín de la Rosa, cercano al Hipódromo de la Castellana. Doña Dolores cedió su gestión a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en un principio, y a partir de 1924 a las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paul. 

Al llegar la Guerra Civil, el Hospital es convertido por las milicias republicanas en Hospital de Sangre para heridos en el frente, expulsando a las Hijas (y a los Padres); durante ese tiempo se construye un subterráneo para usar como refugio durante los bombardeos. En 1939 se reconvierte en Hospital Militar de Urgencias, recuperando a las Hijas de la Caridad para el servicio que deben compartir con el personal de Sanidad existente. En 1946 el Hospital se abre a los trabajadores y familiares de los cuerpos civiles de la Administración Militar. Cuatro años después, se efectúan obras de mantenimiento urgentes pero con bajo presupuesto. Y en 1964 al ser imposible su conservación por la Fundación propietaria, se deja abandonado, para alegría de chatarreros, mendigos, niños del barrio y gatos. 

En 1979 es declarado Monumento Artístico Histórico y en 1984, la recién creada Comunidad de Madrid lo adquiere (salvo la Iglesia y dependencias que siguen en manos de la Fundación) por subasta notarial; tras una intensa reforma, ampliación, reposición, excavaciones y adecuación al nuevo uso, se inaugura en 1986, actualmente ubica la Consejería de Territorio, Vivienda e Innovación. Entre 2004 y 2006 se realizó una reposición integral de fachadas y muros del contorno, la piedra caliza escasamente labrada que lo caracteriza y la cerámica. En cuanto a la desgajada capilla del antiguo Hospital, desde 2012 es la Parroquia de Santa María del Silencio, dedicada especialmente a las personas ciegas y sordociegas para lo cual está adaptada y prestan servicio religiosos con estas discapacidades o preparados para atenderlos; tiene toques de Triana  pues parte de las cerámicas fueron fabricadas por un conocido maestro sevillano; anteriormente fue la Iglesia de la Madre del Divino Pastor y San Francisco de Paula, de hecho, sigue perteneciendo a la Fundación San Vicente de Paul.

Recomiendo un recorrido por las ilustrativas fotos e historia en el blog Madrid sin prisa, al cual "he robado" la foto siguiente:

Cruzamos la calle Alenza y nos metemos en los JARDINES DE ANDRÉS SABORIT que ocupan el espacio dejado por el retranqueo de los nuevos edificios construidos en sustitución de la barriada de casas bajas que antaño hubo allí, cuya historia es muy interesante y que podéis leer aderezada con fotos, en el blog historias-matritenses. Se suceden los espacios frescos, con muchos bancos, un circuito biosaludable, zona merendero y zonas de juegos infantiles. Su conservación la podemos calificar de media alta, hay alguna suciedad, pero también es cierto que estando donde está, acosada por el fuerte tráfico que soporta la Avenida, es un remanso, no de silencio, pero sí de sombra. 


Esta es la ficha que refleja el Ayuntamiento en su página web:

Superficie: 5.606 m2

Árboles. Nº total de unidades: 135

Plátano de sombra 22%

Aligustre del Japón 21%

Ciruelo rojo 13%

Castaño de Indias 10%

Arbustos. Nº total de unidades: 58

Evonimo 16%

Pitosporo 14%

Cotoneaster horizontal 10%

Macizos arbustivos. Superficie: 46 m2

Junípero horizontal 50%

Palmito 15%

Rosa canina 13%

Por cierto, Raimundo Fernández Villaverde fue un político conservador y jurista, ministro con Alfonso XIII, que consiguió con su política económica como ministro de Hacienda, controlar el déficit y cambiarlo por superávit en los sufridos años del inicio del siglo XX; con una larga trayectoria política, no llegó a conseguir todos sus objetivos personales en este ámbito, pero goza de gran reconocimiento en su área, incluso por sus opositores, sin embargo, su muerte se considera anticipada (ver biografía en Real Academia de la Historia). Andrés Saborit nació en 1889, fue dirigente del Partido Socialista y ocupó varios cargos de representación entre los que está el de Concejal en Madrid, siendo él quién anunció la II República desde el balcón del consistorio, moderado de pensamiento, escribió varias biografías y una historia inacabada del Partido, entre otros textos; estuvo encarcelado en 1917 y tras la Guerra se exilió, regresando a España en 1977 donde moriría tres años después en Valencia (ver biografía en Real Academia de la Historia).

Cruzamos ahora hacia la calle dedicada al novelista y diplomático español Edgar Neville, por la que llegaremos hasta la Basílica Hispanoamericana de Nuestra Señora de la Merced, merece una parada y visita esta Basílica que le da tal nombre a la plaza y los coquetos pero pequeños JARDINES DE LA BASILICA. De hecho es más interesante la enorme Iglesia de altísimo techo, con un inusual altar mayor y varios alrededor como si fueran capillas, dedicados a distintas advocaciones de países de América del Sur y Central, también de España, que por eso es la Basílica Hispanoamericana, atendida por monjes mercedarios. 

Obra de los arquitectos Luis Laorga y Francisco Javier Sáenz de Oiza, se comenzó a construir en 1949 con un "acto de colocación de la primera piedra" al que acudieron las máximas autoridades dada la importancia que se le daba al proyecto; sin embargo no se acabó hasta 1965, no sin polémica, períodos de paralización por falta de pago, cambios en el diseño, etc., al final los autores, renegaron de su autoría. Su estructura metálica y de hormigón es impresionante, así como la luz de las cristaleras, merece entrar a verla (ver más información en artedemadrid-Basilica). 

Enfrente se sitúan los Jardines, que cuentan con una zona de juegos y un terrario, supongo que para que paseen los perros, mucha sombra y bancos en los que descansar el ruido de la calle Orense, a la que da y por la que cruzamos a nuestro próximo destino. Pero antes, veamos qué tenemos según la ficha del Ayuntamiento:

Superficie: 2.410 m2

Árboles. Nº total de unidades: 45

Ciruelo rojo 42%

Plátano de sombra 31%

Manzano japonés 18%

Cedro llorón 9%

Arbustos. Nº total de unidades: 3

Ciruelo rojo 100%

Macizos arbustivos. Superficie: 181 m2 

Kerria 53%

Fotinia 47%


Nos introducimos por uno de los varios pasillos que tiene  AZCA y que nos hacen descender a unos jardines escondidos entre los altos edificios que conforman este monumento de la arquitectura más reciente, aunque fue acabado en 1990 sobre proyecto de 1964, es hijo menor del estilo neoyorquino del Rockefeller Center. El nombre proviene de la llamada "Asociación Mixta de Compensación de la Manzana A de la Zona Comercial Avenida del Generalísimo" que luego se recortó a "Asociación Zona Comercial A", en definitiva, un proyecto muy antiguo de modernización que la especulación mantuvo sin construir a la espera de mejores resultados económicos.

Durante un tiempo fue referente del ocio nocturno, con numerosos locales en sus bajos, pero también ha servido como refugio a mendigos. Actualmente está muy renovado, con una cancha deportiva, varios jardines infantiles, un pequeño lago o piscina, muchos bancos y buenas sombras, suelo uniforme y una pequeña ría que acaba en una cascada escondida junto al acceso por el Paseo de la Castellana a la PLAZA DE PICASSO, inaugurada en mayo de 1980. Entre sus numerosas torres destacan la que lleva el nombre del pintor, Titania, de Europa... y, por supuesto, la misteriosamente desaparecida Windsor (bueno, no es que desapareciese, es que ardió una noche y hubo que derribarla). 

También merece un paseo y hasta un descanso. En ciertos días del año, en especial festivos, podemos ver a chavalería practicando con el patinete y haciendo piruetas y saltos junto al acerado del Paseo de la Castellana.

Y desde allí andamos un poco por dicho Paseo en dirección norte para llegar, frente "al Bernabéu", ante el Palacio de Congresos de Madrid, en la Plaza de Joan Miró, donde nos podemos detener a valorar la estatua de Ghandi. Fue inaugurada el 2 de octubre de 2013 por la reina Sofía, procedía de un regalo del Gobierno Indio a la ciudad de Madrid, realizada por el artista indio Ram Vanki Sutar en bronce, con un peso de 360 kilos y sobre un pedestal elaborado para sostenerle tallado con pensamientos y mensajes de Gandhi. Le representa emprendiendo la Marcha de la Sal el 12 de marzo de 1930, que le llevó hasta el Índico, 300 kilómetros andando, para adentrarse en sus aguas y recoger un puñado de sal, un elemento imprescindible para su pueblo pero sometido a la especulación de los ingleses que tenían restringido su obtención, fue el primer paso hacia la independencia de la India.

De aquí subimos a los JARDINES DEL GENERAL PERON. Lo primero que nos encontramos es la entrada de vehículos a los túneles que atraviesan bajo AZCA, indudablemente vistosos, con un césped muy cuidado y altos árboles. 

En el siguiente tramo es donde está la estatua del General Perón, obra del escultor Agustín de la Herrán, erigida un año después de su fallecimiento en 1974, en agradecimiento a la ayuda recibida de Argentina siendo él Presidente, para combatir la hambruna tras la guerra civil. Aún se recuerda la visita que éste hizo con su esposa Eva Duarte en 1947 (se alojaron en lo que hoy es la Escuela de Formación Julián Besteiro de UGT, en la calle Azcona, donde lucen 4 hermosos magnolios que regaló doña Eva, obviamente sobra decir, que entonces no era tal escuela, porque los sindicatos estaban prohibidos bajo pena de cárcel, salvo el del propio Estado, conocido como amarillo o vertical). Según subimos encontramos numerosas zonas de juego, curiosamente junto a terrazas de bares de ese lado de la calle, zona de paseo de perros y espacios de descanso. 

Su arbolado es abundante y sus sombras muchas, esta es la información que al respecto da el Ayuntamiento:

Superficie. 18.605 m2

Árboles. Nº total de unidades: 529

Plátano de sombra 33%

Álamo blanco 16%

Pino carrasco 9%

Cedro llorón 7%

Arbustos. Nº total de unidades: 68

Glicinia 54%

Piracanta 18%

Hiedra 16%

Macizos arbustivos. Superficie: 3.275 m2 

Laurentino 30%

Adelfa 19%

Pitosporo 17%


No hace falta que lleguemos al final, cogemos la calle del Presidente Carmona y ya tenemos una visión de una calle que parece alfombrada con césped, sombras y bancos que acaba en la Parroquia de Santa Micaela y San Enrique, es la PLAZA DE SAN AMARO, en cuyo entorno encontraremos rincones tranquilos y bellos, incluso una zona de juegos infantiles en una de las esquinas. Pero vamos a aclarar que el Ayuntamiento los tiene recogidos como los JARDINES DE LA CALLE TERESITA GONZÁLEZ QUEVEDO, aunque a decir verdad, entre esta calle y la de Perón, no hay interrupción del verde, así que por eso lo he llamado el entorno de la Plaza de San Amaro.

De cualquier forma, el Ayuntamiento declara en su página web (aunque no se cita, hay un pequeño espacio con bambú):

Superficie: 2.500 m2

Árboles. Nº  total de unidades: 27

Ciruelo rojo 31%

Plátano de sombra 28%

Pino piñonero 10%

Ciprés de Monterrey 10%

Arbustos. Nº  total de unidades: 1

Laurel cerezo 100%

Macizos arbustivos. Superficie: 80 m2

Acebo chino 44%

Escalonia 21%

Abelia 18%

Como veis, una superficie pequeña pero interesante. La calle está dedicada a Teresita, aunque era más bien María Teresa, que entró como Carmelita de la Caridad y fue proclamada Venerable por Juan Pablo II en 1983 por su fuerte vocación religiosa (ver su biografía en Real Academia de la Historia). 

De aquí subiremos por la calle San Germán hasta el IES Jaime Vera, a cuya espalda hay unos jardines de los que no he encontrado nombre ni referencia, eso sí, están totalmente vallados, se supone que en reparación, entre las calles Lazaga, Huesca e Infanta Mercedes, tienen zona de juegos y paseos de sombra, deben ser muy agradables, por lo que habrá que volver cuando ya estén de nuevo abiertos. De aquí bajamos para encontrarnos con la Avenida del Brasil.

Los JARDINES DE LA AVENIDA DE BRASIL con los JARDINES DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DEL TURISMO, se suceden unos a otros, saltando entre las calles que los cruzan para llegar al cercano Paseo de la Castellana. En la zona dedicada a la Organización Mundial del Turismo encontramos paseos de sombra cubiertos, zona deportiva y una preciosa fuente con un lateral cargado de Bambú (en un siguiente capítulo dedicado al PARQUE TIERNO GALVÁN, contaremos porqué hay tanto bambú por Madrid sin ser natural de aquí). En los siguientes espacios podemos encontrar paseos, zonas de juego infantil, sendas biosaludables y una estatua. 

Según la ficha del Ayuntamiento, nos encontraremos con:

Superficie: 16.955 m2

Árboles. Nº total de unidades: 444

Ciruelo rojo 15%

Castaño de Indias 12%

Plátano de sombra11%

Ciprés de Arizona 8%

Arbustos. Nº total de unidades: 81

Hiedra 27%

Laurel cerezo 15%

Madroño 14%

Macizos arbustivos. Superficie total: 7.562 m2 

Pitosporo 17%

Adelfa 12%

Laurentino 12%

La estatua a que me refiero, es del escritor brasileño del XIX, Joaquim Machado de Assis, regalo de la Academia Brasileña de las Letras (que fundó y presidió) y la Fundaçao Roberto Marinho a la Comunidad de Madrid en 1998. Para saber más de este autor, pincha en cervantesvirtual.com.

Y con esto hemos llegado al final de nuestra ruta. Ahora recordar esas terracitas que vimos en el Parque General Perón... ¿hace una cerveza fresquita?

Como siempre, no olvidaros visitar la página del Ayuntamiento, contiene información con un mapa y un vídeo de cada uno:

madrid.es-Saborit

madrid.es-Basilica

madrid.es-Peron

madrid.es-SanAmaro

madrid.es-Av.-Brasil

UnAlcorqueUnÁrbol



@ 2020, by Santiago Navas Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario