viernes, 10 de julio de 2020

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID II: UN PASEO DE TILOS Y LA VIRGEN BLANCA.

 


En Madrid no tenemos un PASEO DE LOS TILOS como tal, pero tenemos un paseo todo rodeado de Tilos que, según me han contado, al atardecer sus hojas brillan por un efecto particular de este árbol. Es fácil de situar y agradable pasear por él, a cualquier hora, sobre todo siguiendo la ruta desde Moncloa hacia la ciudad Universitaria por el recorrido del antiguo tranvía, además, siempre es curioso cruzar la pasarela por encima del tráfico de la Avenida de los Reyes Católicos.


Bien pues, paralelo a la Avenida de la Memoria y pasando junto a la actual Facultad de Ingenieros Navales (por cierto, cuya torre imita a un faro, pero no uno cualquiera, sino el de La Coruña), el Museo de América y el Faro de Moncloa, hay un paseo peatonal que baja hasta la Plaza del Cardenal Cisneros, ese tramo está plantado de árboles del Tilo, un lugar único en la ciudad por la gran cantidad que se juntan y lo dicho del atardecer.

Si alguien tiene curiosidad por ver el viejo tranvía, aquí le dejo el enlace de un corte de la película "Margarita se llama mi amor" (1961), donde se le ve circular, mientras al fondo se distingue, primero, el Cuartel General del Aire de Moncloa y luego el actual Rectorado, con árboles bastante menos frondosos que los que actualmente tiene. El tranvía circuló desde la reapertura de las facultades universitarias, hacia los años 40, hasta casi final de los 60, cuando fue sustituido por autobuses.

 
Y como siempre, si alguien quiere conocer más sobre este tranvía, le recomiendo un blog que tiene mucha información y aún más fotos:






LA VIRGEN BLANCA, o los llamados Jardines de la Virgen Blanca, son, en realidad, un templete nada más:


Según cuentan, se trata de la imagen que estaba en la capilla del Asilo de Santa Cristina, al cual le pilló la Guerra Civil en el propio frente de batalla. Mientras el bando republicano se refugió en el Hospital de San Carlos, los atacantes sublevados ocuparon dicho asilo. La guerra fue cruenta y larga en este frente. El Asilo ocupaba el espacio entre el Hospital y el Museo de América, tenía talleres, dormitorios, cocinas, jardines, paseos arbolados y una capilla enorme en honor a la Inmaculada, además de treinta pabellones dedicados a niños, mujeres, hombres, ancianos, enfermos y era atendido por las Hermanas de la Caridad, su nombre se debía a la reina regente Doña María Cristina de Habsburgo-Lorena, segunda esposa de Alfonso XII y madre de Alfonso XIII. En él se contabilizaron hasta 700 entradas al día. A sus pies está enterrada la trinchera donde se produjo la entrega de Madrid al ejército sublevado. El lugar quedó tan perjudicado, que decidieron no reconstruirlo y sí acabar de derribarlo, con el tiempo, rellenarían de tierra los escombros.

Cuenta la leyenda que unos niños encontraron entre los restos la imagen de la Virgen, hecha en un material muy blanco y de ahí su nombre, pero muy deteriorada, incluso mutilada, por los estragos de lo sucedido. El caso es que por iniciativa popular, se erigió este templete y se colocó en 1959 la placa que lo recuerda. Por lo demás, todo lo que tiene de jardín es lo que los fieles traen y depositan.

Si queréis leer más, aquí os dejo un par de blogs con unos artículos más largos, fotos y explicaciones:

En próximos capítulos: ¿cómo sé el nombre del árbol que hay en mi calle? Una aplicación fácil de usar, gratuita, del Ayuntamiento de Madrid (no es nueva, existe desde hace tiempo).


@ 2020, by Santiago Navas Fernández


No hay comentarios:

Publicar un comentario