miércoles, 23 de septiembre de 2020

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID XVIII: LA BOMBILLA, GOYA Y LA FLORIDA.



Goya, el sitio de La Florida, 

San Antonio, la Bombilla... 

con solo dos versos, 

me ha salido una rima,

completo un sexteto

sin cuidar la medida.


Vale, bromas aparte, hoy vamos a darnos un paseo no sólo de jardines y parques, porque conoceremos la COLONIA DEL MANZANARES y algo de su historia, LA PLAZA DE LA REPÚBLICA DE CHILE y al primer gobernante chileno independiente, EL PARQUE DE LA BOMBILLA atravesada por la SENDA REAL y descubriremos la constante presencia de Goya, enterrado en la ERMITA DE SAN ANTONIO DE LA FLORIDA, decorada por su mano, la estatua que nos mira desde enfrente de ella (o ellas, ya veremos), el monumento que hay al otro lado de las vías del tren, en el PARQUE DEL OESTE y el cementerio donde están enterrados los héroes fusilados en mayo de 1808. No es tanta la extensión del recorrido, como sí la gran acumulación de cosas que ver. ¡Vámonos!.


Empezamos en LA PLAZA DE LA REPÚBLICA DE CHILE. Se sitúa ésta en la esquina inferior izquierda (según miras el mapa en la pantalla del ordenador o móvil) del PARQUE DEL OESTE. Donde se encuentran la Avenida de Séneca con la calle de Ruperto Chapí, la Avenida de Valladolid y la carretera de Castilla, el Puente de los Franceses y la SENDA REAL (¡ahí es ná, cómo pa perderse!).


Este señor a caballo que preside el pequeño espacio, es el General Bernardo O'Higgins (Chillán, Chile, 1778 - Lima, Perú, 1842), primer mandatario del Chile independiente, lo que consiguió con la ayuda de José de San Martín. La estatua estuvo antes en "La Paz", pero fue trasladada en 2005 a este lugar, según nos relata Madrid Patrimonio y Paisaje. El General Bernardo era hijo de una criolla y del Gobernador de Chile y Virrey del Perú, de origen irlandés pero militar español. Estudió y se hizo militar como su padre y asumió la lucha por la independencia de los Estados Hispano Americanos, según reza la placa en la peana de dicho monumento, que lleva la firma de la Hermandad Hispano Chilena (para conocer la interesante vida de este General, puedes pinchar en biografiasyvidas.com).


Desde aquí tomamos una callecita arbolada que pasa entre jardines y por debajo de un puente sobre el que cruza la vía del tren. Además de introducirnos en el PARQUE DE LA BOMBILLA, estamos caminando, posiblemente, por la SENDA REAL. Aunque ya nos ocuparemos de ella, es menester saber al respecto, que data de Enrique III de Castilla y que unía el Palacio Real en Madrid con los montes a donde iba la realeza a cazar en El Pardo, o sea, que no es ninguna tontería. De hecho, se considera que la vía central del PARQUE DE LA BOMBILLA sigue su trazado. Y aunque no es consecuencia una de otra, la senda de los Reales Sitios de la Florida transcurre sino por allí, cerca; ésta tiene su origen en Carlos IV y el antojo de María Luisa de Parma de no tener que saludar al populacho desde la carroza cada vez que iba o venía del campo. Así que le ordenó a su marido, de carácter fácil de convencer, que comprara todos los terrenos intermedios para que no fueran públicos, sino Reales, y ella pasar sin tener que arriesgarse a coger enfriamiento por tanto asomarse a la ventanilla. Y la finca de La Florida fue uno de ellos. Pero adentrémonos en el Parque.



Este bonito adorno tiene una placa en la que dice que es el kilometro 0 del "Pasillo Verde Ferroviario de Madrid". No olvidemos que nos encontramos con un Parque longitudinal delimitado por un lado por las vías del tren (con dos pasos elevados que nos llevan a la parte baja del Parque del Oeste) y por el otro la Avenida de Valladolid (con una hilera de edificios enfrente, tras los cuales discurre el Manzanares). Así que es muy posible que efectivamente se sitúe aquí dicho inicio, pues de hecho existió una ruta ferroviaria que unía las dos primeras dos grandes estaciones de Madrid: Atocha y Príncipe Pío (Mediodía y Norte, que es el nombre como se conocían), pero con el tiempo se sumaron otras conexiones hacia las estaciones de Chamartín y Delicias (tanto así que hay una ruta verde ferroviaria sobre el antiguo trazado de las vías hoy soterradas, que se podían ver hasta los años 70 y 80 en ciertas calles de Madrid, acondicionada pues, para uso de paseantes y bicicletas). De cualquier forma, la presencia de restos ferroviarios a lo largo de todo el Parque es una constante pues formaban parte de los terrenos de la Compañía del Norte, propietaria de la estación de Príncipe Pío en ese momento y del Pasillo ferroviario que acababa en Atocha. Durante un tiempo dicho circuito se utilizó para trenes de pasajeros que cruzaban la península de norte a sur y viceversa, pero finalmente se dejó en exclusiva para mercancías y luego fue aprovechado para acoplarlo a la red de cercanías en lo que se pudo, el resto permanece encerrado en sus túneles. Debajo, la valla que separa las vías del Parque y una vista del paseo central con el templete a un lado.




Estos son los datos que la web del Ayuntamiento tiene sobre la naturaleza viva que alberga el Parque:

Superficie: 110.231 m2 
Árboles: 1.776
Falsa acacia 36%
Ciruelo rojo 8%
Plátano de sombra 6%
Castaño de Indias 5%
Arbustos: 58
Glicinia 57%
Aligustre 19%
Rosa de Siria 9%
Macizos arbustivos: 1.613 m2 
Glicina 8%
Jazmín 8%
Forsitias 6%


Hay numerosas zonas de juegos infantiles y de gerontogimnasia. Pistas de deporte en el Polideportivo y aparte de éste, un Centro Cultural y hasta un colegio. Es famoso su Festival de Cine de Verano y también lo son la Fiestas de la Bombilla en junio, en conmemoración de San Antonio, el santo de las que se quieren casar. Cuenta con el templete ya indicado y una gran zona cementada para dichos usos. Tiene emparrados y aboledas muy frondosas, zonas húmedas y hasta un pequeño lago y alguna fuente que otra. Un pequeño huerto urbano vecinal y algún habitante no empadronado que ha aprovechado los desniveles de los pasos de peatones sobre las vías del tren para construir su hogar de cartón.

Justo por el extremo contrario al que entramos, está la salida que nos conduce a la Ermita, pero antes de esto, vamos a tomarnos la libertad de saltarnos la costumbre y entrar brevemente en otro Parque, para visitar un referente a Goya. Aunque esté al otro lado de las vías, sobre el terraplén de la montaña del Oeste, su conexión con elementos a este lado de dichas vías, hace que debamos visitarlo ahora, para comprender el conjunto que forman con SAN ANTONIO DE LA FLORIDA.


No seré yo quien hable sobre la vida y obra del artista, mejor lo dejo a las numerosas biografías y libros editados a miles. Pero es imposible no quedarse sorprendido por la presencia de estas enormes planchas con las cuatro letras esculpidas y colocadas en este extremo casi inhóspito de la capital. Pero también es cierto que su situación es estratégica si consideramos que está mirando a su propia tumba en primer plano y a la Quinta del Sordo un poco más "a lo lejos". Y tiene a su espalda a los héroes fusilados de mayo de 1808. ¡Qué más quieres! Pues bien, en cada una de las erectas planchas donde se imprimieron estas letras, hay un escrito de su autor, rodearlas y lo veréis:
Bueno sí, puede que me hiciera un lío al contar y no fotografié más que tres de los cuatro objetivos, pero a grandes males, remedios los que se puedan y siempre nos quedará la página de Madrid Patrimonio y Paisaje para saber más sobre este monumento y leerlas todas. Pinchar en el enlace y lo veréis. Antes cité a los héroes de mayo de 1808 porque aquí cerca hay un cementerio con 43 fusilados en dichos sucesos y que Goya intentó retratar en su cuadro de "los fusilamientos" titulado "El 3 de mayo en Madrid" como crónica de lo que estaba pasando. Estas son las placas que nos indican dónde nos hallamos:


Nada más cruzar la reja, nos encontramos una reproducción del famoso cuadro de Goya, realizada sobre azulejos. De los 43 enterrados sólo algunos pudieron ser identificados, pues se trataba de personas normales y corrientes escogidas para fusilarlas entre todos los detenidos tras el levantamiento popular del día 2, siendo responsable de todo ello, el General Murat al mando de las invasoras tropas napoleónicas que, con este acto, pretendía impresionar a su emperador para que así le nombrara gobernador de la España conquistada. Los cuerpos de los así fusilados, fueron recogidos en el monte cercano y llevados a este pequeño cementerio cuya antigüedad data de pocos años antes, pues había sido construido para los empleados del Palacio Real, trastocando tal fin. En 1931 se cerró al público, en 1959 se comienza a construir el mausoleo para albergar los restos de los héroes y un año después, la capilla interior. En 1981, el alcalde Tierno Galván decide abrirlo al público, pero el vandalismo obliga a volverlo a cerrar, en 2008 se remodela entero. Hoy en día su régimen de visitas es restringido y su cuidado y custodia está encomendado desde 1917 a la Sociedad Filantrópica de Milicianos Nacionales Veteranos, inscrita en el Censo Municipal de Entidades y Colectivos Ciudadanos, declarada de Utilidad Pública y Medalla de Plata de la Comunidad de Madrid.


Volvamos a "la Bombilla" y salgamos por el extremo hacia la ERMITA DE SAN ANTONIO DE LA FLORIDA. Como dice alguien por ahí, antes de ver hay que observar y si lo hacemos, vemos doble (y eso que aún no hemos hablado de la sidrita de Casa Mingo, ahí al lado) porque vemos dos ermitas iguales y casi pegadas, esto se debe a que la original fue decorada con frescos pintados por el propio Goya cuando se erigió entre 1792 y 1798, por obra del arquitecto Felipe Fontana, ejecutando el encargo de Carlos IV, en una de las fincas que había comprado, según expliqué más arriba, denominada La Florida, de ahí su sobrenombre, cosa práctica pues ya hubo antes otra dos ermitas sucesivas de San Antonio que fueron derribadas y trasladadas de emplazamiento hasta llegar a esta, la definitiva.


Goya murió en 1828 en Burdeos, exiliado por su oposición manifiesta a Fernando VII (hombre inteligente, Goya claro) y allí quedó enterrado junto a su amigo y consuegro Martín Miguel de Goicoechea. En 1905 se declara la Ermita monumento BIC (Bien de Interés Cultural) y viendo que podía deteriorarse, en 1928 se construye el edificio gemelo para la celebración de misas, quedando el original casi como museo de "los frescos" de Goya, cuyos restos figuraban ya depositados allí tras una populosa ceremonia efectuada en 1919, pero junto con los de su amigo, pues ambos habían sido enterrados tan juntos en Burdeos, que ahora resultaba casi imposible distinguirlos. Sin embargo, faltaba un cráneo, el de Goya precisamente, lo que ha dado lugar a numerosas especulaciones y leyendas. Hoy el propio pintor mira su tumba desde la acera de enfrente, sentado y con la paleta del oficio en mano. Para ver con detalle esta Ermita y su historia, además de una obligada visita (la entrada es gratis), podéis consultar en muchos sitios, entre ellos, la web del Ayuntamiento: madrid.es/Goya, donde también podéis ver horarios e indicaciones pertinentes a la visita. No olvidéis que la llaman "la Capilla Sixtina de Madrid". Pinchando aquí tendréis acceso a un maravilloso trabajo sobre la tumba y "los frescos".


Bueno, si es hora y nos apetece, no nos olvidemos de la cercanía de Casa Mingo, una taberna centenaria, hoy restaurante, que en 1888 fundó un asturiano en los almacenes ferroviarios de la zona; es famosa por su pollo asado y su sidra, aunque hay más cosas que degustar. En cualquier caso, con parada o sin ella, seguiremos la espalda al maestro y cruzaremos el Puente de la Reina Victoria para adentrarnos en la COLONIA DEL MANZANARES. Su origen lo volvemos a situar en los Reales Sitios de La Florida, pues aquí se construyeron las casas para los funcionarios del cercano Palacio Real hacia 1928, nombrada por ello como la Colonia de los Infantes.

Recorrerla andando es muy sencillo y gratificante, pues el barrio se estructura casi como un pueblo muy bien delimitado. No andamos muy descabellados, pues casi es una isla bordeada por el Manzanares y la M30, en este caso, inundando su remanso de paz con el ruido del tráfico, tema que no ha llegado a solucionarse nunca a pesar de los diversos intentos que podemos comprobar en la web de la Asociación de Vecinos, que también se encargan del Huerto Ecológico que vimos en el PARQUE DE LA BOMBILLA. A la Colonia original se sumaron los edificios de varias plantas y hoy, "la isla", tiene su terreno totalmente ocupado pero con verdes espacios que la hacen muy agradable de recorrer.


Tiene dos pasarelas que le unen a la Casa de Campo y en el extremo más cercano a Príncipe Pío (por situarnos), comienza el llamado bosque de Pinos, con las pistas de papel, tenis, etc. justo donde se entierra la M30. Esto de los pinos no es casualidad: proceden de las sacas efectuadas en la sierra madrileña y responden al proyecto de hacer un corredor verde alrededor el río de Madrid que, ya que no grande como el Sena, sea vigoroso en fauna y vegetación, pero esto es de otro paseo, en tal caso, por MADRID RÍO.


Decía que es fácil recorrer "la isla", pues de extremo a extremo podemos considerar tres ejes: la Ribera del Manzanares, la calle Comandante Fortea y el paseo junto a la M30. En el primer caso, es una calle que viene desde el Puente de los Franceses y continúa hacia Madrid Río; obviamente está ajardinada y cuenta con zonas de descanso, zonas de juegos, una fuente sin agua y... unas curiosas columnas griegas que en realidad no lo son: eran respiradores de conductos que quedaron sin utilidad en su anterior destino y alguien las colocó aquí, así de simple.


Al final está lo que decía de los Pinos y pegado a la autovía urbana, encontramos un espacio en forma de cuña que lleva por nombre PARQUE DE MIGUEL ZANON, en realidad es una zona de juegos infantiles y un pequeño paseo que ocupan un terreno sin utilidad pero que ejerce de espacio social y separación contra el tráfico circundante...


...con ajardinamientos que nos conducen, pegados a la carretera, por una senda arbolada y natural, mientras miramos los automóviles pasar. Está bien porque sirve de barrera visual y al tiempo de pantalla contra el ruido...


...pero sólo mientras estamos paseando por la zona de los edificios, pues cuando llegamos a las antiguas casas bajas, nos encontramos con un tramo de acera imposible de caminar con sosiego (se entienden perfectamente las quejas de los vecinos), pues los vehículos nos pasan al lado al límite de la velocidad permitida en este tramo, 70 km/h a pesar de lo cual, el ruido se nota demasiado...




Al final nos encontramos con el Centro Deportivo Municipal José María Cagigal, el IES Ortega y Gasset y una enorme pasarela que cruza sobre la M30 hacia la Casa de Campo (aunque os parezca espectacular, es sólo para bicis y peatones, eso sí, de doble sentido)...


Desde aquí debemos alcanzar el centro de la barriada de casas bajas en la Plaza de la Meseta, atravesando por la calle Santa Pola, para admirar la utilidad con que ha sido diseñada: una zona de descanso y sombra, con dos mesas con bancos adheridos en el centro de la rotonda...


Desde ahí alcanzaremos la calle Comandante Fortea, héroe de Filipinas, muerto cuando era Gobernador del archipiélago junto a su mujer, sus hijas y unas sobrinas. Y la Colonia más reciente. Llaman la atención sus numerosos espacios verdes y arbolado, en especial en la zona de las altas torres de viviendas, con zonas para juegos y paseos.



Al final desembocamos junto al famoso Teatro de San Pol (antiguamente cine), en una rotonda muy comercial y arbolada, igual que las otras dos o tres del barrio...



La calle que cruza es San Pol de Mar y en la entrada desde la autovía, hay una estatua que parece representar a una Virgen, se especula con la Virgen del Carmen, patrona de los marineros, en atención a la encomienda de la población homónima de dicha calle, que es costera...


En todo caso, en la web de www.monumentamadrid.es/ podemos encontrar algo al respecto de esta curiosa estatua, su ubicación y material con qué está elaborada, etc. Pero para monumentos, los Plátanos de sombra tan impresionantes que sobreviven al asfalto en determinados rincones...


Y ahora, si antes no fuisteis a Mingo, plantearos sí es mejor hora ésta, pero eso ya es cosa vuestra y queda fuera de este circuito. Os dejo aquí algunas webs interesantes, como siempre, pero además, un enlace al chotis de "La Bombilla" interpretado por Pepe Romero ¡A bailar!:

madrid.es/Bombilla

https://youtu.be/Klp5oRIvQG4

UnAlcorqueUnÁrbol



@ 2020, by Santiago Navas Fernández


No hay comentarios:

Publicar un comentario