martes, 16 de marzo de 2021

SERIE PARQUES Y JARDINES DE MADRID XXXV: LA SENDA FLUVIAL DEL MANZANARES, 2ª zancada.


SEGUNDA ZANCADA: de puente a puente y sigo  ¡ por que se me lleva la corriente !


Debemos buscar la pasarela peatonal que cruza hacia el Club Puerta de Hierro. También podemos optar por cruzar sobre la M30 y seguir el ANILLO VERDE hacia la calle Arroyofresno para sortear la autovía y, abandonar dicha ruta por otra pasarela peatonal que hay voladiza tras el nudo de carreteras y volver a la Senda Fluvial que está tras el Club. Pero es más propio seguir el cauce del río desde el Puente de San Fernando. En esta segunda Zancada nuestro objetivo es sobrepasar el Puente de la carretera de entrada a la Zarzuela y llegar hasta el afluente de la Trofa. Rodeamos la entrada al Parque Deportivo Puerta de Hierro que se abre tras salir el Puente de San Fernando, junto al área de descanso de dicho Anillo hay unos carteles sobre postes de madera que nos señalan dicho camino que nos conducirá junto al río por una senda expresamente creada a este efecto.




Un poco más adelante nos encontramos la isla que fue el espacio dedicado a montar en las barcas en los tiempos del conocido "Parque Deportivo Sindical Puerta de Hierro" actual Parque Deportivo Puerta de Hierro, y que tiene pinta de que volverá a ser algo interesante algún día, pero actualmente luce así, aunque ya advierto que no se puede cruzar tan atractiva pasarela:


Durante la República se constituyó el proyecto de la Playa de Madrid en respuesta a las reclamaciones de las organizaciones sindicales y políticas de izquierda acerca de un espacio para los trabajadores y sus familias, de la mano del arquitecto Manuel Muñoz Monasterio, abriría sus instalaciones con gran éxito en 1932, una año después de que el arquitecto Luis Gutiérrez Soto inaugurara "La Isla" del Manzanares, hoy inexistente pero cuya piscina estuvo abierta para disfrute general un poco más abajo del Puente del Rey, pero eso ya es otra historia. Tras la Guerra Civil, se le encarga al mismo arquitecto Manuel Muñoz, autor de la Plaza de Toros de las Ventas y estadios como el Santiago Bernabéu o el Ramón Sánchez Pizjuán, el complejo deportivo que se inauguró en 1955 tras los II Juegos Deportivos Sindicales. en 1958 se inauguró la piscina, la mayor de Europa. Su éxito fue notorio y obtuvo el singular nombre de "el charco obrero" entre otros. ¿Que no? pues ahí va un "bonito" vídeo de la época, nostálgico para los que lo hemos conocido:



Bueno, aunque hoy mantiene algunos usos, es verdad que la mayoría de sus instalaciones están "embarrancadas"...


Seguimos disfrutando del paseo, tras pasar junto a los campos de golf de la Federación Madrileña y de la Escuela que ésta tiene, donde podemos ver practicar y jugar a este deporte, y con el Hipódromo de la Zarzuela al otro lado del caudal, llegamos al espacio de la antigua "playa de Madrid" (¡vaya, vaya, aquí sí hubo playa!), justo donde desemboca el Arroyo del Fresno. Como parte del mejoramiento de la Senda Fluvial y de la adaptación del río, se ha retirado la antigua presa. En las diferentes explicaciones del proyecto lo veremos.



Un poco después y tras pasar por debajo de la pasarela de la calle Tapia de Casariego (foto sobre este texto), llegamos a la M40, aquí encontramos un picadero y casi sobre él y las cuadras de los hermosos caballos, el nudo de la autovía con sus varias derivaciones. El camino sigue una pequeña vaguada para salvarlo que contrasta con el rectilíneo sendero que traíamos.


El camino continúa junto a las verjas del complejo familiar El Tejar y los campos deportivos de la Federación de Hockey... hasta llegar al cruce con la carretera que conduce al Palacio de la Zarzuela, se reconoce fácilmente. Aquí podemos optar por pasar por debajo del puente pegados al río, nadie te lo impide, tras saltar un arroyo y bajar y subir mientras que una cámara te observa y acongojas al vigilante; o bien, evitar todo esto y tomar el camino en dirección como si fueras a salir a la carretera de El Pardo, verás un restaurante muy apetecible, rodéale y habrás salvado el lugar. Estamos junto al Club Somontes, que lo sepas. Aquí ya hubiéramos llegado al final del tramo según el proyecto oficial del Sendero Fuvial, pero como somos algo rebeldes, continuaremos admirando el río y el florecimiento de los cerezos hasta la desembocadura del arroyo de La Trofa.


Esta incorporación fluvial causaba un verdadero desastre en el río Manzanares, pues el tal afluente pasa por terrenos de aluvión y arrastraba al caudal todo lo que se encontraba (restos vegetales, arena...), finalmente se ha construido una especie de filtro y se ha amortiguado su entrada para salvar dicha circunstancia. En la imagen de abajo, aunque no se ve bien, si os fijáis, podéis apreciar algo que no es propiamente natural, como si fuera una dentadura muy mellada o una empalizada con los troncos muy separados, por ejemplo. Pero cuya observación nos sirve para despedir este tramo.



.../...
Pasa a la siguiente Zancada, aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario