sábado, 21 de mayo de 2022

SERIE PASEOS PARQUES Y JARDINES DE MADRID LXXXII: LA ROSALEDA DEL PARQUE DEL CUARTO DEPÓSITO.

 


EL PARQUE DEL CUARTO DEPOSITO fue construido aprovechando la vieja estructura del depósito del Canal de Isabel II levantado en la Plaza de Castilla con el objeto de hacer llegar el agua a las zonas de Madrid en expansión, que quedaban por debajo de la cota a la que dicho Canal llegaba y donde se almacenaba. Y se ha reconvertido en Parque público al igual que ha ocurrido con otros depósitos reconvertidos también de titularidad del Canal, como son el PARQUE DE SANTANDER, el PARQUE DE BRAVO MURILLO y el PARQUE DE RÍOS ROSAS, todos ellos visitados en una sola Zancada debido a la cercanía entre ellos, que podemos volver a leer pinchando aquí, lo cual no significa que no se sigan utilizando como depósitos. En cuanto al que nos ocupa, fue proyectado en 1925 y construido hacia 1940 ante el intenso crecimiento durante el siglo XIX de la zona norte, de planta similar a los antiguos aljibes romanos e islámicos, funciona según la ley de los vasos comunicantes: se eleva el agua hasta el depósito en altura y por libre caída llega a sus destinos. Su capacidad es de 3.800 metros cúbicos y está a una altura de 40 metros, o sea, algo menos de 20 plantas de edificio.




En 2004, bajo dirección de los arquitectos José Ramón Menéndez de Luarca y Gerardo Salvador Molezún, los 45.000 m2 de superficie se convirtieron en Parque público dotado de una amplia Rosaleda, amplias praderas con estanques de agua de escasa profundidad donde viven felices familias de patos, paseos cubiertos que recorren el parque, un pequeño laberinto sobre una platina de agua con chorros y pasarelas, zona de juegos infantiles y otras sorpresas pequeños elementos propios de la empresa propietaria como el recuerdo de una gran válvula instalada en una determinada zona. 


17.256 metros ubicados en el centro corresponden con el dicho depósito que, de esta forma, marca la conformación de la estructura del parque, en la zona opuesta a la plaza de Castilla, un paseo de Buganvillas cierra el Parque. Con las viejas estructuras del depósito a la vista y aprovechando un lateral donde se abrió una amplia Sala de Exposiciones, han completado la dotación de un espacio verde y de cultura, ocio en definitiva, de una zona de Madrid poco dotada de estos servicios y que, sin embargo, tiene un gran núcleo de población y es cruce de caminos muy destacado; además el futuro pasa por la zona norte con la creación del espacio que ganará los viejos terrenos ferroviarios. Como todos los Parques y Jardines pertenecientes al Canal, tiene un horario muy amplio, pero limitado, a cambio la entrada es libre dentro de las normas básicas.

Paseando por él, podemos encontrarnos con letreros que nos informan del nombre de las diferentes especies que vamos viendo: Liquidambar, Arce plateado, Ciprés, Fresno, Acacia negra, Carpe, Morera, Tilo, Pinos… y varios frutales desperdigados como Peral, Almendro, Granado, Parra, Manzano, Ciruelo, Níspero, etc. En cuanto a arbustos encontramos Durillo, Celinda, Lilo, Abelia, Ligustrina, Aligustre, Glicina, Escaloria, Fotinia, Espino de fuego, Jazmín, etc. y en cuanto a fauna, aparte de algún gato también hay patos, palomas, gorriones, urracas, etc. por cierto, ¡no he visto cotorras!.


Si te gustan las rosas, esta rosaleda te va a encantar. Ya sabes, no te la puedes perder. Pero además, encontrarás muchas más flores en árboles frutales y otros arbustos y árboles similares, como vemos en las fotos de debajo.


Algunas fotos más de la Rosaleda:





@ 2022 by Santiago Navas Fernández


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario