martes, 3 de mayo de 2022

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES DE MADRID LXXX: EL PARQUE JUAN PABLO II.

 


El PARQUE JUAN PABLO II es un coqueto espacio dedicado a la jardinería relacionada con la alimentación y las culturas mediterráneas, recetas y usos a lo largo de la historia, que se encuadra dentro de la tónica del diseño al detalle de los cercanos PARQUE JUAN CARLOS I y PARQUE VALDEBEBAS-FELIPE VI (visitados en varias Zancadas a las que podéis enlazar aquí y aquí respectivamente). Se ubica en al distrito de Hortaleza, barrio de Piovera (o del Conde Orgaz), con la entrada principal en la Avenida de Machupichu número 1, dicha avenida divide el Parque en dos zonas diferenciadas: el Jardín del Sol y del Agua y los Jardines Mediterráneos. Es un parque cerrado y con horario de visita, cuenta con varias zonas infantiles, de gimnasia, un circuito ciclista y varias zonas estanciales que vamos a recorrer. Tiene una cierta continuidad con el PARQUE DE LOS LLANOS, zona verde que transcurre a veces perpendicular y a veces paralela a la M40 y a la propia Avenida Machupichu; pero también con los pinares del Conde Orgaz y las Palomas que se engloban dentro del espacio del PARQUE PINAR DE BARAJAS, también conocido como PARQUE DE LA PIOVERA, transcurriendo todos ellos paralelos a la A2; y cercano al PARQUE DE LA ESPUELA.

Su construcción fue problemática pues se encuentra en una vaguada que continuamente se inundaba de forma natural durante las obras, pero por fin se acabó e inauguró en 2008 dándole el nombre del Papa Católico en memoria de la visita a Madrid que realizó en 2003, de ahí que encontremos una escultura y un monolito como recordatorio de ello. El Parque se divide en tres fases, la I y II son las que vamos a visitar, pues la III está ocupada por instalaciones deportivas, que también son necesarias. La composición natural oficial en grandes números es la siguiente, según la web municipal:

  • Superficie: 104.100 m2
  • % Especies predominantes (nombre común) con respecto a especies principales:
    Árboles.  total de unidades arbóreas: 1.150
    Pino piñonero 9%
    Castaño de Indias 9%
    Almez 8%
    Almendro 7%
    Trachicarpo 5%
    Arbustos.  total de unidades arbustivas: 218
    Madroño 92%
    Laurel 4%
    Ciprés de Lambert 4%
    Macizos arbustivos. Superficie de macizos arbustivos:  36.000 m2 
    Hipérico 10%
    Lavanda 8%
    Romero 4%

El Jardín del Sol y del Agua

Se caracteriza esta zona por el reloj de sol que hay en el centro, en una enorme explanada que se divide en franjas y líneas curvas que nos permiten calcular la hora, pero es necesario que para hacer los cálculos exactos, se sigan las instrucciones que hay en un panel allí mismo. El parque visto desde arriba, vemos que se articula en franjas oblicuas, las cuales cada una contiene un tipo de cultivo y/o estanque y/o paisaje.


La otra característica de esta zona es el agua. Varios estanques rodean la zona del reloj y se prolongan hacia los extremos del Parque, incluso uno de ellos cuenta con una pasarela que lo pasa por encima. Los cultivos que acompañan la zona se basan en el ambiente mediterráneo como olivos, vides, frutales, terrazas con almendros mezclados con lavanda cuyo florecimiento paralelo es espectacular, etc.


Destaca también la Pérgola cargada de rosas de pitiminí, las amplias praderas de césped, el paseo central, las plantas medicínale y comestibles...


La parte alta de esta Fase, contiene una importante colección de Olivos centenarios y paseos con jardines y bancos. También en la parte opuesta hay un pequeño espacio que podría considerarse un bosque de Pinos Piñoneros.

Los jardines meditarráneos


Entrando por la puerta principal, un cartel nos advierte de este título y nos sitúa antes de conocer el interior, como estamos en un lugar un poco elevado, observamos abajo el estanque y el Palmeral con las flores en los gigantes alcornoques, lo visitaremos al final. En el punto que nos encontramos acaba también la pista asfaltada del circuito ciclista circular que recorre todo el recinto. Nos recibe un buen número de Castaños de Indias

Si subimos a la izquierda por el camino, llegaremos a los Jardines Árabes, donde encontraremos muestras de frutales y yerbas usadas en su gastronomía como por ejemplo Kaki, Membrillo, Mimosa, Oliva, Mirto, Lavanda, Higuera, Almendros, etc. junto con otros árboles y arbustos como el Fresno, Ciprés, Almez, Adelfas, etc. y una decoración que nos recuerda al estilo árabe en detalles como farolillos, un vallado con huecos en forma de estrellas de ocho puntas, las fuentes en forma de estrella cubiertas de cerámica, las pequeñas rías, el ladrillo en las escaleras, las siluetas realizadas en acero, etc.

A continuación nos encontramos con los Jardines del Próximo Oriente también llamados las terrazas mesopotámicas porque recuerdan a los Zigurat de dicha cultura y a los "jardines colgantes". Justo antes de entrar encontramos un panel sobre la Ruta de las Especias. Aprovechando el talud de la calle sobre la parte más baja del Parque, se conforman pasillos aterrazados que ofrecen diversas curiosidades en su trazado como que puedes refugiarte bajo dichas terrazas entre las enredaderas que cuelgan desde el nivel superior, ver un pequeño jardín dentro de una urna de cristal, varias copias de murales de las culturas fluviales como "la leona herida", placas con poemas orientales, etc. 

Y hay que añadir siluetas realizadas en acero, además de la vegetación propia como el Jazmín, Sauce, Glicinia, Melia... que se mezclan con árboles como el Sauce, Pino, Ginko, Olmo, Árbol de los Farolillos, Zumaque, Falsa Acacia, Árbol de Júpiter (o del amor), Arce, etc. Abajo se encuentra el lago con la isla central, nuestro próximo paso, pero antes, hay otra pequeña exposición de murales que nos hablan sobre los materiales que solían usarse.

El Paraíso es el lugar prometido en casi todas las culturas y religiones, también aquí. Está en la isla del lago frente a la entrada de la avenida del Papa Negro, desde donde se entra siguiendo unas columnas alineadas. El espacio está cubierto de césped, con bancos alrededor y un buen número de manzanos ¿Recordamos el mito del Paraíso Terrenal y la manzana de Eva? Este Lago cuenta con unos aparatos para que los niños practiquen con el agua, mediante una rueda que se gira manualmente, eleva el agua y se distribuye por un circuito que vuelve al Lago, del mismo estilo del que vimos en nuestra visita al PARQUE VALDEBEBAS-FELIPE VI (ver aquí). 

En el Lago habitan patos y se comunica mediante una amplia ría, con el estanque de abajo y cuenta, en ambos, con dos surtidores cada uno que lanzan el agua en forma de flor abierta. A lo largo de la ría hay puentes y algunos enormes Sauces que vuelcan su sombra en el agua.

Sí avanzamos junto a la ría, veremos unos enormes sauces que beben directamente desde ella y dan sombra a un puente que la cruza; enfrente se ven Olivos y Jaras. Llegamos al Jardín Medieval, una evolución desde el Hortus romano según nos explican en un panel. Aquí encontramos pequeños espacios cultivados con plantas medicinales y árboles frutales. Para darle más ambiente encontramos un alambique, un pozo, una estructura que evoca el patio de una casa romana o un convento medieval o una casa de labor. Entre la vegetación hay fresas, frambuesas, Granado, Higuera, Hierbabuena, Menta Lentisco, Peral, Morera, Madroño, Romero, Tomillo... entre otros árboles y arbustos como la citada Jara Pringosa.

Y llegamos ya al Palmeral. Un panel articulado nos permite seguir el proceso que supondría crear un oasis a partir de una pequeña afloración de agua. Así encontramos una zona que simula ser árida con un aljibe que alimenta a la Palmera Excelsa allí plantada en grandes alcornoques cuadrados donde se combina con Pensamientos de múltiples colores.

Y con esto ya podemos decir que conocemos algo más el PARQUE JUAN PABLO II, me falta por contar que cuenta con muchos varias de juego y espacios interactivos para los más peques, donde pueden jugar a conocer las plantas que encontrarán en los diferentes entornos. Y alguna que otra sorpresa, como la fuente que antes comenté en la orilla del Lago. Así mismo, los mayores encontraremos paneles informativos y también con recetas inspiradas en las materias primas que se elaboran en cada zona temática, así que os espera no solo un paseo agradable, sino un lugar de curiosidades, cultura y cocina ¡ las tres C !



@ 2022 by Santiago Navas Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario