sábado, 20 de noviembre de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES DE MADRID LIX: EL PARQUE DEL OESTE (4ª zancada, y final), de Esculturas y Monumentos


Entre la historia y el recuerdo, el arte y la monumentalidad, también existe un recorrido de homenajes pétreos a personajes célebres y otros no tan conocidos que conforman otra ruta aparte, la de los Monumentos y Estatuas del PARQUE DEL OESTE. Algunos desaparecieron a lo largo de los años que lleva el parque funcionando y otros aún están a la espera de la banda inaugural. Conectando con los Museos al Aire Libre que ya conocemos en este blog, quiero incluir aunque no se anuncia como tal, a éste que vamos a recorrer un poco arbitrariamente. Recordemos para ello, el famoso Museo Urbano de Palomeras en el distrito de Puente de Vallecas (ver aquí) y el de la Castellana conocido como Museo Abierto de Rubén Darío (ver aquí), pues bien, el del Oeste lo podemos ubicar más en el ámbito de los personajes reales e históricos, sin que haya una relación directa entre ellos. Podemos entrar desde Moncloa y seguir la ruta diseñada por el propio Parque y que aparece en sus carteles:



O bien podemos hacerla a nuestro aire. Por ejemplo, usando la propuesta que hice en el anterior artículo de dibujar una L imaginaria sobre el plano del parque, añadiéndole la variable de seguir las calles que lo rodean o que lo atraviesan, aunque podéis usar la orientación que prefiráis, por supuesto. Para agilizar el texto, cito los monumentos en orden y con la máxima descripción, salvo los que aparecieron en artículos anteriores, al cual me remito. Vamos a ello:


Entre el Paseo de Moret y el Paseo de Ruperto Chapí.


Según entramos desde Moncloa y junto a un espacio normalmente ocupado por la juventud universitaria que tanto abunda por aquí, nos recibe al estatua de cuerpo entero del Teniente General Cassola sobre un voluminoso pedestal, realizado en 1892 en piedra caliza por Mariano Benlliure y Gil, para ser instalada en los JARDINES DE FERRAZ ante el Cuartel de la Montaña, siendo ubicado en 1967 en este lugar. Manuel Cassola Fernández (Hellín 26/08/1837 – Madrid, 10/05/1890) participó en las campañas de Méjico y Santo Domingo, en las guerras Carlistas, las Cantonales y en Cuba; nombrado ministro por Sagasta, elaboró un proyecto de Ley sobre el Ejército que incluía la creación del servicio militar obligatorio, el cual fue rechazado y tras varios fracasos políticos, presentó su dimisión en 1888 (para leer su biografía Real Academia de la Historia).


Pegado al paseo de Ruperto Chapí, se encuentra este otro monumento al gran poeta de oficio pastor de ovejas y cabras, que perteneció a una inolvidable generación de artistas y conoció los horrores de la guerra y los peores de la postguerra. Desde arriba del paseo de Moret podemos tener una panorámica muy interesante del conjunto como vemos en la foto sobre el texto, pero si bajamos también tendremos una gran impresión al leer la composición que dice así: "esta ciudad no se aplaca con fuego, este laurel con rencor no se tala, este rosal sin ventura, este espliego... júbilo exhala..."


El monumento a Miguel Hernández es obra realizada en 1985 por el arquitecto Enrique Domínguez Uceta y el escultor Miguel Angel López Calleja, por iniciativa de la asociación de Ex-presos Represaliados Políticos. Se trata de un monumento posmoderno con vocación romántica que con su diseño y color destaca sobre el fondo alfombrado de césped y árboles. Configura una plazoleta donde ocho pilotes de piedra caliza flanquean la estela donde en bronce se alza el medallón con la efigie del poeta en altorrelieve, muros corridos de piedra arenisca rosa en forma de bancos delimitan el espacio, sobre un solado de baldosas calizas blancas y rosadas. Al lado, como asomando del suelo, se eleva una pirámide en mármol travertino. Placas recuerdan la inauguración y los datos vitales del poeta, cuya biografía podemos leer en Real Academia de la Historia.


Junto a donde hemos recogido la vista elevada sobre el monumento anterior, a la orilla del paseo de Moret, se encuentra el monumento a Concepción Arenal, del que ya hablamos en el artículo segundo dedicado a "los recuerdos del conflicto", al que me remito para no alargar este artículo.


Entre el Paseo de Ruperto Chapí y la avenida de Séneca.


También podemos entrar desde Moncloa por el paseo de Ruperto Chapí hacia la vaguada que allí se adivina, para encontrarnos con la estatua de cuerpo completo sobre pedestal de José Gervasio Artiagas (Montevideo-Uruguay, 19/06/1764 – Ibiray-Paraguay, 23/09/1850) realizada en granito, copia de otra similar realizada en 1868 por el escultor Juan Luis Blanes (1855-1895) al héroe uruguayo que luchó contra España, Brasil y el centralismo de Buenos Aires; leer su biografía en Real Academia de la Historia. Regalada a España por Uruguay en 1975 al conmemorarse el 150 aniversario de su independencia, se emplazó donde la vemos en sustitución de la que vamos a ver a continuación.


Desde ahí subimos una pequeña cuesta o bien tomamos la senda junto a la carretera de entrada a Moncloa y vamos a una amplia plaza ajardinada elevada como una glorieta, que contiene en su centro el monumento a José San Martín (Yapeyú, Corrientes, Argentina, 25/02/1778 – Boulogne sur Mer, Francia, 17/08/1850) formado por una estatua ecuestre sobre un gran pedestal, al que se accede por unas escaleras como se ve en la foto, y rodeado de una formación en piedra con diferentes motivos, con espacio para sentarse, placas, luces, etc. El general saluda y mira al frente hacia el Museo de América. Se trata de una de las muchas copias existentes realizada en 1960 sobre el original del escultor Joseph Louis Daumas realizado en 1862 para la ciudad de Buenos Aires. Otra copia se puede ver en Cádiz. José San Martín es el héroe de la independencia de Argentina tras su emigración a la zona, de su vida podemos saber en Real Academia de la Historia.


Bajamos y nos encontramos con La Fuente de la Salud hablamos en el capítulo tercero pues marcaba el inicio de la SENDA BOTÁNICA del PARQUE DEL OESTE y de la Ría del antiguo arroyo de San Bernardino. Allí me remito.


Igualmente, muy cerca de allí está nuestra siguiente parada, en este caso y por no extender el artículo también, me acojo a lo ya explicado en el capítulo segundo dedicado a los recuerdos del conflicto bélico español de 1936-39 para el monumento dedicado al Doctor Federico Rubio y Galí.


Pegado a la avenida de Séneca y con una cinta azul a la cabeza, fruto de la fiesta de algún espontáneo, encontramos la estatua de cuerpo entero sobre pedestal del Mariscal Andrés de Santa Cruz (Huarina, La Paz, 1792 - Saint-Nazaire, Francia, 1865), realizado en granito en 1985 por el arquitecto Joaquín Roldán Pascual y el escultor Santiago de Santiago Hernández, promovido por la embajada de Bolivia y el Instituto de Cooperación Iberoamericana en recuerdo del que fuera coronel del ejército español hasta 1820 que se pasó al bando de los generales Sucre y San Martín; fue partidario de una confederación formada por Perú y Bolivia y de la posterior integración de las naciones iberoamericanas. Podemos leer su biografía aquí.


Volvamos hacia el interior del Parque y sigamos bajando. Sobre una plataforma natural, a modo de mirador, encontramos este mural dedicado a José Ignacio Rivero (La Habana, 1895-1944), director del diario españolista Diario de la Marina, editado en Cuba, que se construyó en 1954 por iniciativa de su amigo Victor de la Serna. El homenajeado aparece encuadrado en un mural con motivos típicos cubanos realizados en teselas de vidrio coloreado sobre piedra blanca, una inscripción superior dice: "...el periodismo es en lo externo una progresión y en lo interno un sacerdocio". Españolista, católico y anticomunista, es miembro de una saga de periodistas cubanos.


Bajamos hacia el final de La Ría para encontrarnos con el Manantial de la Salud, del cual hablamos en el capítulo tercero dedicado a la naturaleza del Parque, a él me remito.


Casi enfrente del Manantial pero cruzando La Ría, en la cuesta que nos llevará al paseo de Camoens al que ahora iremos, nos encontramos el monumento a la escritora Elena Fortún, un mural levantado por los amigos de la escritora tras su temprana muerte en 1952; cinco años después el escultor José Planes Peñalver levantó en piedra corrida de granito macizo este mural donde la efigie en bajorrelieve de la escritora se acompaña de las figuras creadas por ella, Celia y Cuchifritín, en dos hornacinas desde las que le obsequian con una flor y un libro, respectivamente. María de la Encarnación Gertrudis Jacoba Aragoneses y de Urquijo nació en 1886 en Madrid con frágil salud y sobre protegida por su madre, con la pronta muerte de su padre aparecen las dificultares económicas, casada con un primo hermano militar republicano y escritor del que no llegó a separarse aunque nunca se sintió feliz,  Eusebio de Gorbea y Lemmi, sufrió exilio y tuvo que padecer lo que el trágico destino deparó a su entorno familiar más íntimo, sus hijos, lo cual finalmente acabó de minar su salud y provocó su fallecimiento una vez de vuelta en Madrid.


El Paseo de Camoens.


En el inicio de esta calle, pero en la acera del paseo de Ruperto Chapí donde se  cruzan ambos, encontramos el monumento a Miguel Hidalgo, que es copia del realizado en 1910 por el escultor italiano Enrique Alciati, regalado por la ciudad de Méjico a la de Madrid, a cambio de que ésta le regalase a su ver una reproducción de la fuente de la Cibeles. Miguel Gregorio Antonio Ignacio Hidalgo y Costilla Gallaga Mandarte y Villaseñor​​ (1753-1811) fue un sacerdote, militar y líder que luchó contra la esclavitud, motivo por el que fue fusilado (su biografía en Real Academia de la Historia). Se alza la escultura en una peana de granito rosa con dos figuras femeninas a sus pies, la Gloria y la Historia, y un escudo delante con la fecha de 1979, año de realización e instalación de la copia.


Y por el opuesto, al final de Camoens, donde se cruza con la calle que Francisco y Jacinto Alcántara, nos encontramos con la Fuente de Villanueva, de la que ya hablamos en el capítulo primero sobre la Historia del Parque, al que me remito.

-) Acera izquierda:


Empezamos. Sobre una pradera de cuidado césped encontramos la representación de la Puerta de Madrid, obsequio del escultor Enrique Salamanca en 1988. Dos cuerpos de acero oxidante, separados por una lámina de acero inoxidable que tiene el cometido de emitir reflejos, representa un arco con huecos perforados en ambos lados a modo de representación abstracta de la Puerta de Alcalá como símbolo de la entrada a Madrid. Es única en el sentido de que no hay ninguna otra obra abstracta en el Parque. El autor, nacido en Cádiz en 1943 tiene multitud de obras distribuidas por Madrid de las cuales algunas ya hemos visto y otras lo haremos más adelante.


Le sigue a continuación el busto en bronce sobre pedestal de granito del escritor Juan Montalvo realizado en 1988 por el escultor César Bravomalo Ruatta. Representa al escritor ecuatoriano nacido en Ambato en 1832 y fallecido de pleuresía en París en 1889, de ideas liberales progresistas que debió exiliarse de su país, dejando una fecunda obra escrita.


En relieve sobre una plataforma elevada encontramos el Mapa de la Península Ibérica de la que se dice que podría haber contenido una lámina de agua para ambientarla mejor y que fue un encargo que en 1928 realizó el entonces municipio de Madrid pintado en colores naturales. No se sabe por qué ni por quién está ahí, puede ser que desde la remodelación de 1940 y tal vez proveniente de algún otro lugar, el caso es que se ubica en una pequeña plataforma por la que se puede andar a su alrededor. Esperemos que con la colaboración de todos, sobreviva mucho tiempo más (nota personal: existe otro en el antiguo centro escolar Giner de los Ríos en la calle Francos Rodríguez, que vimos en el paseo por la Dehesa de la Villa; también existió otro en El Retiro, dicen).


Bajo una buena sombra que oscurece las fotos matinales y sobre un pedestal de granito, nos espera la escultura de cuerpo entero de Eugenio Santa Cruz Espejo realizada en bronce en 2005 por el escultor ecuatoriano Eduardo Maldonado Haro, que haría una segunda copia en 2006 para instalarla en Quito. El motivo fue conmemorar la independencia de Ecuador conjuntamente entre los alcaldes de Madrid y Quito. Francisco Javier Eugenio de Santa Cruz y Espejo (1747-1795) era hijo de un indígena y una mulata; médico, jurista, periodista, escritor y precursor de la independencia ecuatoriana, cuya biografía podemos leer en Real Academia de la Historia.


Ahora nos damos con el busto sobre pedestal de Eugenio María de Hostos (Mayagüez - Puerto Rico, 11/02/1839 – Santo Domingo - República Dominicana, 11/08/1903), ambos realizados en granito por el escultor Emilio Laíz Campos en 1980 y con la colaboración del arquitecto Joaquín Roldán Pascual. Fue levantado por suscripción popular impulsada por la casa de Puerto Rico en Madrid, el pueblo natal del homenajeado (Mayagüez, Puerto Rico) y otros organismos, en honor del pedagogo portorriqueño educado en España, reformador pedagógico y que tiene un C.P. dedicado en la Ciudad de los Poetas, Madrid. Partidario de la independencia de su país tanto respecto a España como a Estados Unidos (leer biografía en Real Academia de la Historia.


Y cierra esta acera de momento (ya veréis al final del artículo por qué lo digo), el busto en bronce sobre pedestal granítico de Juan Pablo Duarte, fundador de la República Dominicana. Fue inaugurado por el alcalde de Madrid y el presidente dominicano según obra del escultor Félix Tejada en 2006. Juan Pablo Duarte y Díaz (Santo Domingo, La Española, 1813 - Caracas, Venezuela, 1876) tiene una biografía que puedes consultar aquí.


-) Acera derecha:


Volvemos al principio de la calle para admirar la escultura Al Maestro, con esta simple leyenda que figura en el pedestal, el monumento se presenta al paso curioso del caminante. Ubicado en un principio donde ahora está el monumento a Miguel Hidalgo, se elaboró en granito por el escultor Víctor de los Ríos Campos en 1965, gracias al impulso que en un congreso de Geografía celebrado en 1943, dió el profesor José María Torroja, para que se crease un patronato que recaudara fondos para crear un monumento "al maestro", fue presidido por otro profesor Pedro Chico y Rello, renovador y creador de un método de estudio de la Geografía. La figura representa a un profesor sentado y arropado con una capa castiza que, serio, acoge a un niño con un libro al que escucha, tal vez tomándole la lección. Por cierto, que dicho niño tomó como modelo al nieto de Franco por expreso deseo de éste. Existe una copia del monumento en bronce en Santoña, de donde era natural el escultor.


Muy parecido al monumento a José San Martín, encontramos la estatua ecuestre también, sobre gran peana elevada junto a unas escaleras que nos permiten acercarnos al libertador Simón Bolívar, obra realizada en 1970 por el escultor Emilio Laíz Campos. El conjunto que lo rodea fue financiado por el municipio madrileño y elaborado en granito de la sierra, mientras que la figura fue financiada por Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela, está hecha en bronce, al igual que las placas que hay en cada lado del pedestal en las que se recogen hechos y fechas y dos relieves de batallas transcendentales. La idea de levantar un monumento al libertador, nace en 1922 pero se fue dejando y al final, treinta años después, el lugar primeramente elegido en la plaza de Salamanca ya había sido ocupado por una estatua al creador del barrio, así que se eligió este lugar donde estuvo el monumento a los héroes de Cuba y Filipinas que veremos luego, los Mártires de las Guerras Coloniales. Para conocer más sobre Simón Bolívar acudimos a la Real Academia de la Historia.


Al lado de las pistas de deporte y zona de jugos infantil de este paseo de Camoens, se halla el monumento a la Santísima Virgen impulsado en 1975 por la asociación seglar Campaña Nacional de Oración-Invocación Nacional a la Santísima Virgen mediante recaudación de fondos, el proyecto es del escultor gaditano Juan Luis Vassallo Parodi que, una vez todo preparado, falleció repentinamente. Al final se hizo cargo la escultora segoviana Prudencia Sanz Sanz y el arquitecto Rafael Carrasco Amat. Representa a la Virgen elevada en una columna, posada sobre un globo terráqueo al que rodean cuatro querubines, sobre una columna gruesa donde la figura de un ángel la custodia y se encuentran distribuidas por sus lados, las placas en relieve correspondientes con los misterios luminosos, dolorosos y gozosos. La base más ancha contiene aún más placas con textos de alabanza a la Virgen. El conjunto se halla sobre una amplia plataforma, cerrado por una verja con las puntas doradas y rodeado de rosas. Se inauguró en 1988, iba a instalarse en El Retiro según criterio del alcalde Álvarez del Manzano, pero la presión popular lo desplazó al lugar donde estuvo el monumento a Pablo Iglesias, del que hablaremos.


Sobre una vieja columna de ladrillo que tal vez correspondiera a una de las antiguas puertas del Parque, junto a la plaza donde se ubica la fuente de Villanueva, una placa nos recuerda a La Veneno, sobre la que ya hablamos en el capítulo primero. Cristina Ortiz (Adra, Almería, 1964 - Madrid, 2016) lideró la lucha por la libertad de elección de sexo en los años 90 convirtiéndose en un icono, su presencia mediática en un programa de televisión de gran audiencia, impulsó el debate y el conocimiento de la diversidad del ser humano; esta placa se instaló en 2019 en el lugar donde ejerció la prostitución hasta que saltó a la fama, fue vandalizada inmediatamente, pero se repuso de forma rápida dotándola de más seguridad y calidad. La vida de Cristina Ortiz, la Veneno, quedó plasmada en una serie de televisión que abarca desde su nacimiento hasta su fallecimiento en un piso del madrileño barrio de Tetuán, muerte que originó disquisiciones y que para muchos de sus seguidores y admiradores, nunca quedó suficientemente aclarado.


A la espalda de la citada fuente, un curioso busto sobre columna representa al rey Jaime I de Aragón, que conquistó los reinos de Valencia y Baleares. En el séptimo aniversario de su muerte, los municipios de Valencia, Castellón, Alicante y Monóvar regalaron al de Madrid a través de la Casa Regional de Valencia, este busto elaborado en bronce y sobre columna de piedra de Monóvar, obra del escultor Ignacio Bayarri Lluch elaborado en 1976. Se ubica tras unos setos frente a la Fuente de Villanueva, lo que le provoca una constante sombra que no deja apreciar sus trazados que le dan un aspecto tan diferente a otros bustos más realistas. Su biografía podemos leerla también en el enlace de la Real Academia de la Historia.



En el paseo del Pintor Rosales.

En la esquina con la calle Francisco y Jacinto Alcántara, en un pequeño jardín, se encuentra la estatua a Eduardo Rosales que da nombre a esta conocida calle. Fue levantada en 1922 por el escultor Mateo Inurria Lainosa, promovida por el Círculo de Bellas Artes, elaborada en granito sobre pedestal en mármol, representa al pintor con su batín de trabajo, sentado y con la paleta y el pincel en sus manos. Se ubicó en un principio en la glorieta que formaba la calle de su nombre con el final de la del marqués de Urquijo, pero al suprimir la rotonda, fue trasladada a la esquina  actual donde se encuadró rodeada de pequeños arbustos y cipreses por detrás (su biografía en Real Academia de la Historia).

El busto sobre columna de Paul Harris se encuentra delante de los juegos infantiles que hay en la entrada al Teleférico. Las placas relatan datos del homenajeado y se incluye el símbolo del Club Rotary que en 1983 regaló el busto en bronce elaborado por el escultor Salvador Octavio Vicent Cortina. Paul Percy Harris (1868-1947) fue un abogado norteamericano fundador de una asociación filantrópica que se dedica al apoyo mutuo y que se fue extendiendo por todo el continente americano y que hoy está presente en muchísimos países. Si te interesa conocer más, mira rotary.org/es.

María Isabel Francisca de Asís de Borbón y Borbón, "la Chata" (Madrid, 20/12/1851 – París, 23/01/1931), princesa de Asturias por ser heredera al trono e Infanta de España, fue tan apreciada entre el pueblo que se la conocía por su mote, se confiaba que llegara a reinar como Isabel III, pero el destino tiene sus propios planes. Con motivo del centenario de su nacimiento, la Real Academia de Bellas Artes propuso erigir un monumento a la Infanta doña Isabel de Borbón que se ubicaría finalmente en el Parque del Oeste, al final de la calle Quintana donde tenía un palacio "la chata". El monumento lo acabó 1953 el arquitecto Javier García-Lomas acompañado del escultor Gerardo Zaragoza, concebido sobre una plataforma cuya parte trasera, visitable, sería un mirador, en la actualidad cerrado por conservación y porque con el crecimiento de los árboles, no se ve nada. Tallado con piedra de Colmenar, sostiene el escudo de los Borbones sobre un mural enmarcado por dos columnas y con flores de lys talladas; dos jarrones enmarcan a la figura de la Infanta sobre un pedestal, a la que saludan "un castizo" y una florista como representación de la popularidad alcanzada por dicha infanta en Madrid; a la vuelta una fuente surge de una cabeza de león, los símbolos de Madrid y de los Borbones unidos. De la azarosa vida de la Infanta podemos saber en la Real Academia de la Historia.


Desde 2019 figura el busto de César Vallejo (Santiago de Chuco, Perú, 1892 - París, 1938) en esta ubicación de la calle del Pintor Rosales, por expreso deseo de Perú que lo donó a condición de situarlo cerca de su embajada. Obra en bronce del escultor peruano Miguel Baca Rossi. César Vallejo se educó y vivió por temporadas en España, compartió arte con Rafael Alberti, María Teresa León, Pedro Salinas, Luis Cerduna, Federico García Lorca, Miguel de Unamuno, Antonio Machado, Gerardo Diego y tantos otros; también estuvo presente en la Guerra Civil comprometido, su obra "España aparte de mi este cáliz" así lo atestigua. Ver más sobre él aquí.

Otros.

En la calle de la Rosaleda se encuentra este busto a Enrique Arroyo, del cual ya hablamos en el capítulo tercero al visitar dicho lugar, os invito a repasarlo.

Igualmente ocurre con el busto sobre columna Al Maestro Quiroga, ya visto en dicho capítulo.

A continuación se encuentran los JARDINES DE FERRAZ, pegados al JARDIN DEL TEMPLO DE DEBOD pero que a la fecha están en obras. Dentro encontraríamos la estatua a Sor Juana Inés de la Cruz. Ese Jardín ha quedado unido a la reforma de la Plaza de España inaugurada en noviembre de 2021, la cual visitaremos conjuntamente en un nuevo paseo.


En proyecto.

Al final del paseo de Camoens, junto a la plaza donde se encuentra la Fuente de Villanueva, espera su inauguración el monumento titulado 62 huecos 62 héroes, en referencia a los fallecidos del Yack42 que también constan en el monumento del Parque Juan Carlos I a las víctimas de la aviación civil, entre los que se incluye un homenaje a éstos. Una vez inaugurado, los visitantes entraremos entre dos estructuras de hormigón, estrechas y oscuras, para acceder a la luz de la plataforma que vemos encima de este texto en ambas circunstancias. 62 huecos dejan pasar la luz.

Monumentos desaparecidos.

Existió en su tiempo el monumento a los Mártires de las Guerras Coloniales que vemos en la foto sobre el texto, ubicado donde encontramos hoy el de Simón Bolívar, como ya dije, era el centro escultórico del Parque, dada su enormidad, lo que a la vez le convirtió en un objeto demasiado visible durante las batallas en el frente de Madrid. Bajo un templete mantenido por cuatro columnas, la madre patria sostiene a un soldado herido, el vocablo PATRIA aparece en el frontal; sobe la cúpula una esfera descansa sobre un basamento en el que se encuentran las figuras de Vara del Rey, Magallanes, Núñez de Balboa y Villamil, y exhibe la representación de los océanos y continentes; encima de ello, se yergue una figura femenina con un laurel y una corona (recordar la que sentada hace algo parecido desde el frontispicio de la Biblioteca Nacional y que vimos en el último tramo de la visita al paseo de la Castellana en este blog). Se erigió a iniciativa del comandante Burguete, miembros destacados de la Cruz Roja y otras personas por suscripción popular, entre 1903 y 1906 y medía 25 m de altura, su boceto se encuentra en el Palacio de El Pardo. Es obra del escultor Julio González-Pola y García (1865-1929), las estatuas de los militares reseñados son obra de Aurecio Cabrera y Gallardo (1870-1936). En 1954 se proyectó rehabilitar el monumento destruido por acción de la Guerra, pero no llegó a ejecutarse, con lo cual nos queda sólo el recuerdo y viejas fotografías.

Bustos de militares africanistas. El desastre del Barranco del Lobo en Marruecos, ocurrido en 1909, dio lugar a una serie de héroes a los que se llegó a levantar bustos:

-) al general Díez Vicario (leer biografía en Real Academia de la Historia), 

-) al comandante José Capapé, 

-) al coronel Álvarez Cabrera (leer biografía en Real Academia de la Historia), y 

-) al capitán Bermejo (obra del escultor y militar sevillano Manuel Delgado Brackembury; 1882-1941), 

Fueron financiados estos cuatro por el Círculo de Bellas Artes y otros organismos, 

-) el del comandante Perinat por el Regimiento de León, y 

-) el del teniente coronel Ibáñez Marín (leer su biografía en Real Academia de la Historia), 

Por el Ateneo, que lo encargó a Mariano Benlliure. 

Los seis a propuesta del alcalde Alberto Aguilera y, al menos alguno, inaugurados por el siguiente alcalde, José Francos Rodríguez, con la idea de colocarlos en torno al monumento citado anteriormente. El deterioro sufrido durante la Guerra Civil más la desidia que sobre estos temas imperó a partir de los años cuarenta, sumado a la desaparición de alguno de los bustos, llevó a retirar los restos a los almacenes municipales... ¡y hasta la fecha! 

El Mural de Pablo Iglesias también es otro de los desaparecidos como consecuencia del conflicto que en 1936 provocó el levantamiento militar, pero como ya hablamos de él en el artículo dedicado a los restos de la Guerra Civil, el segundo de la serie del PARQUE DEL OESTE, me remito a él.

Y con esto doy por finalizado los paseos por el PARQUE DEL OESTE, con el deseo de que sirva para adentrarse en la composición, distribución e historia de este espacio tan rico y tan bien cuidado.


P.D.- Te dejo aquí los enlaces al resto de artículos sobre el Parque del Oeste:

Para ver el artículo 1/4, 1ª zancada, "de la plaza de Moncloa al 1808, la Historia", pincha aquí.
Para ver el artículo 2/4, 2ª zancada, "los restos del conflicto", pincha aquí.
Para ver el artículo 3/4, 3ª zancada, "la naturaleza", pincha aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario