lunes, 23 de agosto de 2021

SERIE PASEOS, PARQUES Y JARDINES EN MADRID L: CASTILLEJOS, UN PASEO POR EL TETUAN DE LOS JARDINES.


Bravo Murillo gira en busca de Plaza de Castilla y al encuentro del Paseo de la Castellana, acotando el mapa del barrio en forma de cuña. El origen de Bravo Murillo es la antigua Carretera de Francia, cuando ni la Castellana ni la Plaza de Castilla existían, sólo había dos caminos que partían hacía Chamartín de la Rosa y Fuencarral. En nuestro paseo, lo primero que vemos es que la estructura de las casas del entorno de General Perón-San Amaro, continua en Castillejos hasta casi la calle de Sor Ángela de la Cruz que, ésta sí, marca una clara diferenciación urbanística y no la calle de San Germán.



Así, entre los años 1947 y 1948, bajo los auspicios de la nueva política de construcción de viviendas y diferentes organismos que se dedican a ello, se crea la gran manzana que se encuadra entre la avenida del General Perón, la calle Orense, la calle de Sor Ángela de la Cruz y la calle de la Infanta Mercedes, con amplios jardines interiores, árboles como el Plátano de sombra, el Aligustre, falsos Manzanos, Perales y Ciruelos, etc. y la Parroquia de Santa María Micaela y San Enrique (costumbre de poner iglesias entre las dotaciones de los nuevos barrios). Dedicadas a funcionarios, militares y policías de diferente graduación, casualmente las de los escalafones inferiores serán las lindantes con el futuro distrito de Tetuán y las otras más cercanas al Paseo de la Castellana, las de los más altos niveles.


El actual IES Jaime Vera fue inaugurado por el Presidente Alcalá Zamora en 1933, con el nombre de Emilio Castelar, en el período de la dictadura franquista se llamará Colegio Nacional Víctor Pradera hasta el año 2.000, que se cambia por su actual denominación. Se elaboró de acuerdo a los principios que durante la II República se instauraron para una educación sana, plural, gratuita y abierta al conocimiento, sobre las bases que la Institución Libre de Enseñanza divulgaba y aplicaba en la Residencia de Estudiantes, constituida poco antes. Constaba de aulas separadas, comedor y otros servicios poco habituales pero que se consideraban imprescindibles para un barrio en pleno crecimiento gracias a los inmigrantes que lo iban poblando. Grandes ventanales orientados al norte, aulas con tarima de madera, amplios pasillos, patio con árboles de hoja caduca... un ejemplo de diseño que visitaron desde otros países europeos y sirvió de ejemplo para diferentes proyectos.


Detrás del IES econtramos el único parque o jardín como tal, que se ubica fuera del área super ajardinada de los barrios de Cuatro Caminos y Castillejos que hablamos. Cuenta con zonas de juegos infantiles, arriates y paseos; ciruelos, manzanos, Catalpas, etc. En su día lo visitamos si recordáis, se ubica sobre un aparcamiento para residentes en dicha plaza y a su alrededor se levantan edificios de viviendas construidos, como he dicho, para diferentes tipos de colectivos siguiendo la estela que en los años 50 y 60 promocionaba el Instituto Social de la Vivienda, el Sindicato Vertical o el partido político único. Hace un par de años fue reformado. Hay lugares donde se le denomina JARDÍN PLAZA SAN GERMÁN, en referencia a la calle que pasa por delante del IES. Un poco más adelante nos cruzamos con la calle Alonso Castrillo que fue uno de los primeros límites del antiguo asentamiento de Tetuán, la calle tal vez esté dedicada a Demetrio Alonso Castrillo, destacado político a caballo entre el XIX y el XX cuya biografía podemos leer en la Real Academia de la Historia.


Seguimos por esta zona del barrio donde ya se aprecian edificios del siglo pasado, entre calles que están sometidas a un plan de ensanche como las de Lérida, Pensamiento, Infanta Mercedes, etc. entre las cuales encontraremos pequeños jardines particulares de los edificios ante los que se ubican y el arbolado en alcorques en el acerado: el Plátano de sombra impera en Infanta Mercedes y Pensamiento (aunque solo pasado el cruce en dirección al Paseo de la Castellana, antes no hay arbolado ninguno) y el Arce campestre en Lérida. Hasta llegar a la calle de Sor Ángela de la Cruz, bajo la cual aparece la salida del túnel que viene desde Sinesio Delgado. Enterrada en la Dehesa de la Villa casi a la altura de la Ciudad Puerta de Hierro, como vimos en el artículo correspondiente, fue la solución más aceptable para hacer una "vía rápida" para el tráfico, mejor desde luego que la que cierto Alcalde quería desarrollar talando pinos y pinos de la Dehesa. En su primer tramo entre Bravo Murillo e Infanta Mercedes y por razón de cubrir la salida de dicho túnel, la calle de Sor Ángela de la Cruz tiene un pequeño bulevar en el centro, tan seco como era de esperar de un acerado tal y sin embargo, se podría mejorar con una zona infantil, por ejemplo, arbolado vario y bancos a su alrededor; luego, pasado ese punto, cuenta con una mediana de adoquines y una sucesión de Árboles del Amor intercalando arbustos y algo de césped aunque solo en un corto tramo. Junto con los Plátanos de sombra en las aceras laterales, esta calle alcanza cierto relajamiento, pero no puede evitar su aspecto un tanto desangelado. Hay que hablar del nombre de la vía: Sor Ángela de la Cruz es una santa sevillana, fundadora de la congregación de las Hermanas de la Cruz, consolidada en 1876, cuya biografía podemos leer en Hermandades de Sevilla, de tal forma que lo correcto sería hablar de la calle de Santa Ángela de la Cruz ¿no?


Muy cerca está la calle del Roble, donde se ubicaba la primera sede donde se eligió al primer alcalde de Tetuán, cuando se constituyó, en una casa alquilada, hasta que se trasladaron al nuevo edificio, actual sede de la JMD. Por aquí el barrio va ganando en sabor añejo y vuelve a perder todo el arbolado urbano, los bloques modernos se mezclan con las pocas casas bajas que quedan y hasta en algunos casos imitan el ladrillo de las construcciones del final del XIX y principio del XX, conservando cual homenaje el estilo neo mudejar o aplicando las nuevas tendencias de la época posterior, como ocurre con el Centro de Innovación y Formación Madrid Capital, cuyo edificio os recordará, de lejos, al Cine Europa por ejemplo. Aunque por su escasa altura (dos plantas) quizá se parezca más al Cine Tetuán, que se situaba a la altura del número 238 de Bravo Murillo (frente a la boca calle de María Zayas), inaugurado en 1931 y cerrado en 1987, dando paso a edificios de viviendas. El dicho Centro de la Comunidad, se ubica en la calle del Limonero y su función es dar asistencia formativa y general al personal docente de la Comunidad de Madrid. Es llamativo que siendo Tetuán un lugar de calles con nombres de árboles, flores y plantas, apenas los tenga en sus aceras y menos, cuente con jardines donde disfrutarlos.


Si ahí torcemos por la calle Rosa de Silva llegaremos junto a la Plaza de Angel Carbajo, al lado del Colegio Público Ortega y Gasset, donde volvemos a encontrarnos con los Plátanos de sombra de Infanta Mercedes y algún Ciruelo del Japón. Angel Carbajo murió a los 29 años en el frente ruso en 1942 como integrante de la División Azul, a la que se había incorporado como voluntario poco más de un año antes, como sargento procedente de las milicias voluntarias de la FET y de las JONS; el entonces teniente de Alcalde de Tetuán amigo suyo, Manuel Torres, promovió poner su nombre a la plaza. Bien, pues es una plaza "rara", pues si la visitamos veremos que oculta dos calles interiores entre unos edificios de viviendas  que fue la Colonia Nuestra Señora de las Victorias, propiedad de la EMVS la cual, las vendió a sus vecinos y, por un acto administrativo que no voy a calificar como de mala fe, estas calles quedaron al margen dejándolas como privadas; pero a pesar de que se pueda pasar caminando por ellas (nada te lo impide), si aparcas tiene que pagar al Ayuntamiento el servicio de la ORA o te multarán (no es por comparar, pero en la Colonia Bellas Vistas, esto no pasa). Se da la incongruencia de que mientras te puedes encontrar unos agujeros en el asfalto que el consistorio no arregla año tras años (ver foto arriba), sí te cobra por aparcar como si te diera el servicio de mantenimiento correspondiente. Cosas de este Madrid tan diverso.


También aquí desemboca la calle Rosario Pino, dedicada a la actriz malagueña que fue comparada con María Guerrero y que tenía una afición poco común para una mujer de su época: era ciclista. Y por si fuera poco, las calles de Orense y la de la Infanta Mercedes confluyen sobre el aparcamiento subterráneo bajo esta plaza, la cual, se podría ampliar y en el centro crear un pequeño bulevar para disfrute del vecindario. Reivindicado lo cual a quien corresponda, seguimos por Infanta Mercedes, dejando a la izquierda más testimonios urbanísticos de lo que fueron los comienzos del barrio de Tetuán con las características calles dedicadas a plantas, flores y similares: SóforaAzaharAmalias, etc. sin ver ni una, o la amplia boca calle de Oñate. Llegamos así a la confluencia de la calle José Castán Tobeña con la calle de Ulpiana Benito, nombrada de esta forma en recuerdo de la propietaria de los terrenos donde se trazó la mencionada calle, una justa compensación. Aquí volvemos a los Plátanos de sombra. Hay quien afirma que en este entorno se encontraba el Hotel del Negro, propiedad del político canario don Domingo Negro, sobre el que ya hablamos en nuestro recorrido por la plaza de Castilla que, por cierto, no existía cuando el hotel adquirió su renombre; lugar de paso hacia el cementerio de Chamartín, era costumbre que el séquito se parase a tomar un respiro en el jardín del hotelito; también se nutría de los viajeros que llegaban por la Carretera de Francia, recordemos que justo allí se abrían los caminos hacia Fuencarral y Chamartín de la Rosa. A la muerte del político sin descendencia, se vendió y en su lugar se construyó la dicha plaza y su entorno. 


Si hemos llegado hasta aquí, delante nuestro debe estar el Triángulo de Oro, el cual está rodeado de otras variedades de arbolado como el Olmo de Siberia, el Almez o el Árbol de los farolillos (que vemos de lejos en la foto sobre este texto). El nombre del lugar y que da pie al polideportivo, procede de la ubicación de estos terrenos, muy cotizados a efectos de especulación para cualquier construcción. En 1958 la Comisaría de Urbanismo decidió su expropiación, que se prolongó hasta 1986, por aquello de que "las cosas de palacio...". Desde 1983 la recién nacida Comunidad de Madrid se hizo cargo y comprendió que: la expropiación era un hecho, debía compensarse a los vecinos desalojados y había que evitar la especulación, con lo cual, había que revertir el espacio en algo público de manifiesto interés general ¡qué tiempos aquellos!. En 1985, un trueque a tres entre el Ministerio del Interior, el Ayuntamiento y la Comunidad, deja el Triángulo de Oro en manos municipales. Y con éstas, fue como se construyó el actual polideportivo cubierto, con pistas para diferentes disciplinas y una piscina para goce de los vecinos. Ahora mismo se encuentra en remodelación interna, no estaría mal que también se procurase hacerla externamente, y darle más presencia en las grandes aceras de árboles, arbustos, cesped y flores. Así mismo, debería hacerse con el callejón que forma la peatonal calle de Pedro Moreno que separa el polideportivo el bloque de viviendas que allí se ubica.


También podemos sumar la trasera del edificio de los Juzgados, pues guarda un gran espacio con grandes posibilidades de hacer un regalo para los viandantes,  un jardín verde y fresco aunque no fuera accesible por razones de seguridad del edificio. Sería un gran remate para el arbolado de Plátanos de sombra, Almez y Olmos de la calle del Poeta Juan Maragall, padre de la poesía catalana, y de otros trece hijos más, cuya vida podemos conocer en la web de la Real Academia de la Historia.


Y nada más. Con esto damos por concluido el recorrido por el barrio de Castillejos, quizá el más pequeño, pero que no le resta importancia y mucho menos peso específico, sobre todo en ese amplio polígono de asfalto y cemento que hemos visto y que se encuadra entre la calle de San German, el Triángulo de Oro y las calles de Infanta Mercedes y Bravo Murillo. Lejos queda el resto del barrio, jardines y parques sombreados y llenos de esculturas callejeras, del que hablamos en otros paseos y que se encuadra hasta la Castellana al límite del espacio recorrido aquí. Hay mucho que hacer para mejorar esa zona. 

Para ir al artículo primero sobre Tetuán, pincha aquí.
Para ir al recorrido por el barrio de Berruguete, pincha aquí.
Para ir al recorrido por el barrio de BellasVistas, pincha aquí.
Para ir al recorrido por el barrio de Cuatro Caminos, pincha aquí.
Para ir al recorrido por el barrio de Valdeacederas, pincha aquí.
Para ir al recorrido por el barrio de Almenara-Ventilla, pincha aquí.


@ 2021, by Santiago Navas Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario