viernes, 8 de diciembre de 2023

SERIE PASEOS POR LOS PARQUES Y JARDINES DE MADRID CXLII: SAN ISIDRO, DEL PARQUE DE LA ERMITA AL PARQUE DEL SANTO (2 DE 2).


Retomamos nuestra zancada anterior en el cruce de los paseos del Quince de Mayo con el paseo de la Ermita del Santo y frente a la dicha Ermita que visitamos. Nos vamos a encontrar otra vez con la presencia constante de Goya enseguida, pero antes hablemos de una escultura de grandes dimensiones sobre una meseta al nivel de calle.

 

Se trata de Ventana a Madrid, realizada en 1990 en acero corten y placa metálica por el escultor Enrique Salamanca (José Enrique Fernández y Enríquez de Salamanca) que ya hemos visto en otras ocasiones. Se trata de un obelisco oblicuo donde una gran pantalla se abre como si fuera un libro abierto, con sus volúmenes interiores vanos por los que podemos admirar al fondo el Madrid del momento, un encuadre como el que Goya pudo tener para pintar sus cuadros sobre la romería del Santo. Se asienta en una base del mismo material donde se inserta la placa y el conjunto mismo descansa sobre una losa de cemento, rodeada de césped a su alrededor otras losas menores forman una media circunferencia a su alrededor. El conjunto data de los años 70 del siglo pasado cuando los inauguró el entonces alcalde Arias Navarro, como homenaje a los restos arqueológicos hallados en este lugar, así como el fin de la urbanización de los terrenos aledaños a la Ermita. Alrededor se ubican bancos de piedra desde donde entretenerse en leer la larga inscripción conmemorativa, pero para facilitaros la cosa, aquí os la copio: 

DURANTE EL TERCIARIO (MIOCENO), / HACE UNOS DIECISIETE MILLONES / DE AÑOS, // LA FAUNA ENCONTRADA / SE COMPONE DE / EL GOMPHOTERIUM ANGUSTIDENS, / (MASTODONTE PRIMITIVO), / EL HISPANOTERIUM MATRITENSE, / 
(RINOCERONTE DE UN SOLO CUERNO), / EL BUNOLISTRIODON LOCKHARTI, / 
(JABALI PRIMITIVO), / ASI COMO GRAN NUMERO DE / ROEDORES Y REPTILES. //
EL PAISAJE ERA ABIERTO /// POCO ARBOLADO; // EL CLIMA, SECO Y CALIDO, / 
CASI TIPO SUBTROPICAL. / OCASIONALMENTE, EXTENSAS /
AREAS SE ENCHARCABAN DEBIDO / A LAS ARROYADAS PROVINIENTES /
DE LA SIERRA. // LOS SEDIMENTOS CUATERNARIOS / DEJADOS POR EL RIO /
EN ESTE CERRO PERTENECEN AL / PLEISTOCENO MEDIO, / 
HACE TRESCIENTOS MIL AÑOS; / EL ELEMENTO MÁS CARACTERISTICO / 
DE SU FAUNA ES EL / EL PALEODOXODOM ANTIQUUS, / (ELEFANTE ANTIGUO) ///
CORRESPONDIENDO SU HABITAT A / UN CLIMA TEMPLADO HUMEDO DONDE / 
LAS RIBERAS DEL RIO ESTARIAN / POBLADAS DE UN DENSO ARBOLADO. // 
EN SEDIMENTOS MAS RECIENTES, / DEL PLEISTOCENO SUPERIOR, / 
SE HAN ENCONTRADO ANIMALES / CARACTERISTICOS DE LAS EPOCAS / 
GLACIARES COMO / EL MAMMUTHUS PRIMIGENIUS / (MAMUT) / 
EL COELODONTA ANTIQUITATIS / (RINOCERONTE LANUDO) ///
EL DESCUBRIMIENTO DE ESTOS / FOSILES FUE CONOCIDO POR / 
LA COMUNIDAD INTERNACIONAL, / CONSIDERANDO SAN ISIDRO / 
UN YACIMIENTO CLASICO EN LA / PALEONTOLOGIA DE VERTEBRADOS /// 
A MEDIADOS DEL SIGLO XIX / LOS CIENTIFICOS Y NATURALISTAS /
EZQUERRA DEL BAYO Y CASIANO DEL PRADO, / DIERON A CONOCER / 
LOS PRIMEROS FOSILES / DEL TERCIARIO Y CUATERNARIO DE MADRID, /
ENCONTRADOS EN ESTE CERRO DE SAN ISIDRO. // 
DEL ESTUDIO DE ESTOS DESCUBRIMIENTOS / Y DE LOS MUCHOS POSTERIORES /
REALIZADOS EN LAS RIBERAS DEL RIO MANZANARES, / 
SE HAN PODIDO DEDUCIR IMPORTANTES DATOS / SOBRE LA EDAD, CLIMA Y PAISAJE / DE ESTAS DOS EPOCAS.


En la trasera de la Ventada de Madrid se ubica una especie de graderío que corresponde con las terrazas donde se encontraron más restos arqueológicos pero que en realidad es una fuente que derrama el agua desde la zona alta sobre dichas gradas y se recoge en una zona inferior, más o menos donde acaba el conducto central. En la inscripción citada anteriormente, se hace mención a dos minerólogos, geólogos, escritores y científicos españoles que marcaron si no el inicio si el interés popular por la paleontología: Joaquín Ezquerra del Bayo (Ferrol, La Coruña, 11 de septiembre de 1793 - Tudela, Navarra, 14 de agosto de 1859) cuya biografía podéis conocer pinchando en Real Academia de la Historia; y Casiano del Prado y Vallo  (Santiago de Compostela, 13 de agosto de 1797 - Madrid, 4 de julio de 1866) cuya biografía encontraréis pinchando en Real Academia de la Historia.


Entramos al PARQUE DE SAN ISIDRO tras cruzar el paseo del Quince de Mayo. Esta es la información oficial del Parque en la web municipal:

Superficie: 270.076 m2

Árboles: 3.778
Pino piñonero 30%
Plátano de sombra 17%
Ciprés de Lawson 8%
Ciruelo rojo 5%

Arbustos: 216
Fotinia 42%
Tuya 23%
Laurel 7%

Macizos arbustivos:4.878 m2
Junípero horizontal 24%
Adelfa 23%
Palma enana americana 16%



En la entrada principal figuran dos parejas de columnas procedentes del Palacio de los marqueses de Larios en la Castellana, que estaba donde hoy se ubica el hotel Villamagna. Cada pareja contiene una placa alusiva a la inauguración del Parque en forma de frontal sobre los capiteles. Realizadas en piedra caliza, no se corresponden con ningún orden en concreto y sin embargo, no carecen de adornos en el acanalado vertical de las columnas, las basas y capiteles. Ubicadas frente a una rampa con algunos escalones, realizados en losas de hormigón con vanos de jardinería, encuadran la entrada principal. Tras ellas se ubica la cabeza de Goya como vemos en la foto de portada.


La gran cabeza con gesto serio representa al genial pintor, es obra del escultor almeriense Juan Gabriel González Quesada, estudiante con Benlliure que trabajó con Casto Fernández-Shaw en diversos proyectos y realizó numerosas obras públicas por encargo. La idea partió de un boceto realizado para la Exposición Universal de Sevilla de 1931, que se plasmó al año siguiente en granito y se instaló en 1933 entre las dos Ermitas de San Antonio de la Florida que vimos aquí. Durante la Guerra Civil acabó muy deteriorada y se retiró a los almacenes municipales hasta que en 1967 se colocó en una ladera del Parque del Oeste junto al paseo de Rosales durante once años tras los cuales fue devuelta cerca de su antigua posición, frente a las dos Ermitas, hasta que en 1986 se sustituyó por la actual estatua sedente de Goya que hay allí y "la cabeza" fue reubicada por fin, donde ahora la vemos. la posición en función de su mirada, no es hacia la Ermita del Santo ni hacia la entrada del Parque, si no hacia las praderas que pintó en tantas ocasiones.


Moviéndonos a izquierda y derecha, por los senderos aledaños, podemos asomarnos a dos miradores distintos pero con una perspectiva parecida sobre Madrid.


Nos vamos a adentrar en el Parque en dirección al Tanatorio para conocer el JARDÍN DE LA PALMERAS, última aportación a este espacio. Podemos encontrar especies como Palmito, Whasingtonia de California, Palmera Canaria y Palma de Fortune en gran cantidad. Su creación es relativamente reciente y muy posterior a la inauguración del Parque y entraría dentro del capítulo de aportar una mayor dimensión a los distintos espacios verdes de Madrid.


A su lado se encuentra el Estanque Central del Parque consistente en un gran vaso circular casi a nivel de suelo, separado por una valla baja y pradera de césped, con más de 24 chorros hacia el interior que realizan diferentes juegos de agua. Si seguimos por el paseo central llegaremos a la Fuente de los Barcos, se llama así debido a su forma, es como si dentro de un gran círculo se hubieran dibujado otros cuatro más pequeños y se hubieran contorneado éstos, lo que se consigue con el encuadre de granito que lo rodea y para hacerlo más vistoso, se instalan surtidores en el centro de cada círculo original, cinco en total.


Haciéndose eco de un cierto estilo versallesco, en una rotonda superior que ya está junto a la carretera frente a la gasolinera, encontramos una pequeña rotonda con un jarrón sobre pilastra en el centro. Aprovechemos para repasar las vistas desde aquí, cerca de la pista de petanca.


Estos terrenos fueron surcados por numerosos arroyos que descendían hacia el Manzanares según se conserva en la memoria de los más viejos y en su recuerdo se ha realizado el siguiente conjunto. Bajamos hacia una sucesión de estanques interconectados entre ellos y cruzados en un cierto punto por un puente, para darle más lucimiento al lugar se ha añadido un surtidor en altura en uno de ellos. De orillas de sinuoso trazado, nos rebela que corresponde con el cauce antiguo de un arroyo hoy habilitado como estanque este y oeste, entre los que circula el agua mediante unas pequeñas cascadas. Al que se suma una fuente en la zona más alta cuyo fondo es un empedrado que se introduce en el agua como una falsa playa, esta fuente es un surtidor en forma de flor que se levanta sobre el agua, el cual discurre hasta el pequeño muro circular que lo rodea, si bien en la zona que linda con el estanque es más bajo por lo que desborda y derrama el líquido sobre el cauce. Las orillas son de césped acompañado de diferentes especies de arbustos y arbolado muy diversificado con Abedules, Pinos, Sauces, Cipreses, Liquidámbar, etc.


Quizá, pero sólo quizá, en recuerdo también de aquellas posibles huertas que hubo por allí, se plantaron Olivos en un par de rotondas como símbolo de nuestro origen, con la trascendencia religiosa que le otorga el pasaje de la paloma que indica a Noé que ya vuelve a aflorar la tierra. A fin de cuentas estamos sobre unos terrenos cargados de historia que llevan el nombre de un Santo.


Por supuesto, a lo largo del Parque nos vamos a encontrar con varias zonas de juegos infantiles, pistas de juego (como el campo de la Escuela de Futbol Villa de Madrid), un área de entrenamiento de mascotas, etc. Y en su prolongación llega hasta Vía Carpetana, junto a la Parroquia de Santa Rosa de Lima, al otro lado de la cual sigue el PARQUE DE LA CUÑA VERDE DE LATINA.


Y ya sólo nos queda llegar a la zona donde se sientan las actuales pistas para la celebración de la Verbena de San Isidro, en recuerdo de aquella otra que surgió hace tantos años que las fechas se confunden y amplían en función de la necesidad humana. Pero la feria se adapta, de la pradera se ha pasado al recinto asfaltado. De honrar al Santo a celebrar una fiesta nada más. Pero eso ya es otra historia. Con esto acabamos el paseo por los parques y Ermita del Santo.


@ 2023 by Santiago Navas Fernández.

No hay comentarios:

Publicar un comentario