sábado, 17 de agosto de 2019

¿Por qué este blog?




¡¡¡ Hay miles de blog personales !!! ¿por qué y para qué uno más?

Ego. Ego y un lugar para quienes quieran entrar. Ego, pero un ego blandito, como de despertarse por las mañanas, mirarse al espejo y decirse a uno mismo encogiendo los hombros "¡algo tengo que hacer hoy!", sin más pretensión.

Y porque todos tenemos la necesidad de transmitir, gente muy interesante haciéndolo, otros lo son pero no lo hacen y es una pena, así que yo que no tengo vergüenza en enseñar lo que hago, pues aquí está. La suerte es que es voluntario verlo.

Empecé a escribir muy pronto. He perdido muchos escritos y conservo muchos proyectos. Casi siempre imbuidos por la edad, por la situación, pero todos originales. Sin límites, me he metido en temas que me llamaban por alguna razón. Y aún tengo un cuaderno con ideas a desarrollar, con mejoras para lo ya escrito. No necesariamente con segundas partes, no, pero alguna sí.

El primero en salir fue "Hipófisis Z (isla)" tras disfrutar "como un cochino en un charco" al escribirlo. En principio lo pensé para ver si mi hijo pequeño se animaba a la lectura, lo hizo, pero sin llegar a leerse éste, demostrando un criterio que yo no fui capaz de enseñarle. Es un libro de zombis y de este hace mucho que tengo la segunda parte en la cabeza, que es donde mejor viven los zombis.

Luego vino "Cuando el viento deja de soplar" que vio la luz tras pasar años en un cajón, como suele decirse. Gracias a la insistencia de Yolanda, mi mujer. No sé si fue buena idea, pero le dimos bombo y platillo como si yo fuera Calleja. Con él inauguré la manía de los blog y ya aproveché que el protagonista era un pelín moñas, para llenar el blog con fotos y escritos.

"La rebeldía de un hombre bueno" es fruto de la situación que a la que a veces la vida nos lleva, obviamente tras leerlo comprenderéis que no es mi caso, pero sí es verdad que el protagonista y yo tenemos un oficio común, por lo que algo sé de lo que habla. Vivía el escrito dormido tan agusto, en una edición casera de 30 ejemplares, solo para el gozo familiar, que imprimió un editor sevillano, cuando mi hijo mayor lo leyó, dijo que debía editarlo, así que me dediqué a revisarlo y lo volví a editar.

"Las fantásticas aventuras de Alba" es otro proyecto que seguramente no acabará nunca, porque es imposible que la imaginación de una niña que no crece, deje de vivir aventuras fantásticas, como dice el título, e implique a quienes la rodean. Es una obra casi infantil,  que ha sido publicada por entregas en una pagina de internet. Cuando salga el libro, tendrá muchas más. (Actualización: ya está disponible desde el 15 de junio de 2020, ver pestaña del libro en este mismo blog)

En la página encontraréis éstas y otras historias, entre ellas algunas en proyecto, espero que nadie me plagie (¡por favor!), sería lamentable para quien lo hiciera, no solo porque se demostraría a si mismo su incapacidad para imaginar historias, sino porque no estaría bien, de verdad, no está bien. Pero es que además, tengo registradas todas las obras y hasta con su ISBN y todo.

Por cierto, todas las portadas son fotos propias, salvo la de "Hipófisis", no tenía ninguna radiografía propia de esa parte de mi cuerpo. En todo caso, las mías, están registradas.


@ 2019m¡, by Santiago Navas Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario