sábado, 17 de agosto de 2019

¿Por qué este blog?




¡¡¡ Hay miles de blog personales !!! ¿por qué y para qué uno más?

Ego, pero un ego blandito, como de despertarse por las mañanas, mirarse al espejo y decirse a uno mismo encogiendo los hombros "¡algo tengo que decir hoy!", sin más pretensión.

Y porque todos tenemos la necesidad de transmitir, hay gente muy interesante haciéndolo, otros lo son pero no lo hacen y es una pena, así que yo que no tengo vergüenza en enseñar lo que hago, pues aquí está (la suerte es que es voluntario verlo).

Empecé a escribir muy pronto. He perdido muchos escritos y conservo otros proyectos. Casi siempre imbuidos por la edad, por la situación, pero todos originales. Sin límites. Me he metido en temas que me llamaba la atención conocerlos, por distintas razones, dispares entre sí. Y aún tengo un cuaderno con ideas a desarrollar, con mejoras para lo ya escrito. No necesariamente con segundas partes, no, aunque alguna sí.

El primer libro en salir fue Hipófisis Z (isla), tras disfrutar "como un cochino en un charco" al escribirlo. En principio lo pensé para ver si mi hijo pequeño se animaba a la lectura, lo hizo, pero sin llegar a leerse éste, demostrando un criterio que yo no fui capaz de enseñarle. Es un libro de zombis, que en 2019 reescribí ampliándolo, y del que hace mucho que tengo la segunda parte en la cabeza, que es donde mejor fraguan las historias.

Después vino Cuando el viento deja de soplar, que vio la luz tras pasar años en un cajón, como suele decirse, gracias a la insistencia de Yolanda, mi mujer. No sé si fue buena idea, pero le dimos bombo y platillo como si yo fuera Calleja (don Saturnino). Con él inauguré la manía de los blog y ya aproveché que el protagonista era un pelín moñas, para llenarlo de fotos y escritos.

La rebeldía de un hombre bueno es fruto de la situación a la que a veces la vida nos lleva, obviamente tras leerlo comprenderéis que no es mi caso, pero sí es verdad que el protagonista y yo tenemos un oficio común, por lo que algo sé de lo que habla. Vivía el texto en un cajón dormido tan a gusto, tras una edición casera de 30 ejemplares que distribuí entre amigos y familiares, impresa en Sevilla por insistencia de un amigo, cuando mi hijo mayor lo leyó y dijo que debía editarlo, así que tras revisarlo, lo volví a editar.

Las fantásticas aventuras de Alba es otro proyecto que seguramente no acabará nunca, porque es imposible que la imaginación de una niña que no crece, deje de vivir aventuras fantásticas, como dice el título, e implique a quienes la rodean. Es una obra casi infantil,  que ha sido publicada por entregas en una pagina de internet. Y que está disponible desde junio de 2020 en otra edición ampliada, a demanda.

Todas las portadas son fotos propias, salvo la de Hipófisis, no tenía ninguna radiografía propia de mi cerebro, al final, en la segunda edición de 2019, la cambié por algo frío y aséptico.

No sé a dónde llegaré con el blog, pero le iré añadiendo cositas sin fin. Ya sabes que para seguir un blog, lo mejor es suscribirte a él, recibirás un aviso por email. Una buena forma de buscar temas, son las etiquetas, pero también intentaré que las pestañas temáticas, agrupen asuntos de la misma naturaleza.

Bienvenid@ a MI MUNDO.


@ 2019, by Santiago Navas Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario